/ viernes 10 de mayo de 2019

Operan unas 35 fábricas queseras clandestinas en Acatlán

Productores no quieren invertir en infraestructura y tramitar permisos

Algunas fábricas de queso ubicadas en Acatlán, que trabajan de manera clandestina han sido clausuradas y este año, la dirección de Ecología de este municipio reportó tres a la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (PROESPA), que es la que tiene injerencia en el tema, no obstante, se estima que en estas condiciones laboran unas 35.

En el área municipal citada, se consideró que no se regularizan por no invertir recursos en infraestructura, y no tramitar los permisos correspondientes y por lo regular, trabajan de noche para no llamar la atención.

La dependencia local al detectar plantas queseras irregulares, envía el reporte, este año ha realizado tres, a la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente de donde acude personal a inspeccionar si cuentan con permiso, infraestructura adecuada y determinan la infracción, incluso la clausura.

Ecología del municipio solo recibe información respecto a que las plantas revisadas deben contar con los permisos correspondientes, de lo contrario no pueden operar.

Los permisos municipales, agregó el titular de Ecología, tienen un costo de entre mil y mil 500 pesos, no obstante, hay convenio de la presidencia con los productores de queso, si éstos acuden a reuniones de ese giro y participan en exhibición de producto en ferias, no se les cobra dichas autorizaciones.

Además, los que están regularizados reciben de Ecología una constancia de que separan residuos sólidos y líquidos, ya que no los deben echar a cuerpos de agua.

Algunas fábricas de queso ubicadas en Acatlán, que trabajan de manera clandestina han sido clausuradas y este año, la dirección de Ecología de este municipio reportó tres a la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (PROESPA), que es la que tiene injerencia en el tema, no obstante, se estima que en estas condiciones laboran unas 35.

En el área municipal citada, se consideró que no se regularizan por no invertir recursos en infraestructura, y no tramitar los permisos correspondientes y por lo regular, trabajan de noche para no llamar la atención.

La dependencia local al detectar plantas queseras irregulares, envía el reporte, este año ha realizado tres, a la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente de donde acude personal a inspeccionar si cuentan con permiso, infraestructura adecuada y determinan la infracción, incluso la clausura.

Ecología del municipio solo recibe información respecto a que las plantas revisadas deben contar con los permisos correspondientes, de lo contrario no pueden operar.

Los permisos municipales, agregó el titular de Ecología, tienen un costo de entre mil y mil 500 pesos, no obstante, hay convenio de la presidencia con los productores de queso, si éstos acuden a reuniones de ese giro y participan en exhibición de producto en ferias, no se les cobra dichas autorizaciones.

Además, los que están regularizados reciben de Ecología una constancia de que separan residuos sólidos y líquidos, ya que no los deben echar a cuerpos de agua.

Regional

Falla logística en el pago de pensiones

Llegó tarde el dinero y se colocaron pocas sillas

Local

Piden apostarle más a ciclopistas

La mayoría de las vías exclusivas existentes están en desuso y son espacios inseguros, dicen activistas