/ sábado 2 de enero de 2021

Juan de O´Donojú y la Independencia de México

Su participación en la independencia de La Nueva España fue vital. Aunque su nombre es frecuentemente olvidado por la historia. Juan José Rafael Teodomiro de O´Donojú y O´Ryan, nació en Sevilla el 30 de julio de 1762. En su adolescencia, Juan se inclinó por la carrera militar e ingresó al ejército español a los veinte años, alcanzando el grado de Teniente General. En la Guerra de Independencia de España contra Francia fue capturado, logró escapar en el año 1811 y llegó a Cádiz.

En Cádiz, las Cortes lo nombraron Ministro de Guerra por sus méritos y por ser un hombre comprometido con las ideas liberales Al retornar al poder Fernando VII, O´Donojú fue nuevamente a prisión y luego liberado. En 1820 los liberales acceden al gobierno y obligan a Fernando VII a jurar la Constitución de 1812. En marzo de ese mismo año, el gobierno liberal sustituyó los antiguos Virreinatos por provincias equivalentes a las que se formaron en la Península y gobernadas por los llamados Jefes Políticos Superiores.

El gobierno sustituyó al Virrey de Nueva España, Juan Ruíz de Apodaca, y Juan O´Donojú, fue nombrado primer Jefe Político Superior y Capitán General de Nueva España y no Virrey de la Nueva España. Juan O´Donojú llegó al puerto de Veracruz el 3 agosto de 1821. Al llegar vio que la situación política era insostenible, y además supo de la sublevación de Agustín de Iturbide en favor de la independencia mexicana.

Ese mismo día realizó una proclama en la que se declaró liberal, y explicó la novedad que suponía el restablecimiento de la Constitución y cómo el nuevo régimen estaba dispuesto a atender las demandas de las provincias. O´Donojú envió a Iturbide una carta donde pedía reunirse con él. Iturbide eligió la ciudad de Córdoba, la reunión fue el 24 de agosto de 1821 y firmaron el Tratado de Córdoba, en el que se otorgó la independencia al Imperio Mexicano. Agustín de Iturbide firmó el tratado como Jefe del ejército Trigarante y Juan O´Donojú como Jefe Supremo de la Provincia de Nueva España.

La independencia de México fue entonces una realidad. O´Donojú falleció pocos días después en Ciudad de México, el 8 de octubre de 1821, al parecer de pleuresía, sin conocer el resultado pleno de su intervención en el nacimiento de una nueva nación. Acerca de su muerte inesperada, hubo rumores de que pudo ser envenenado, nunca se pudo comprobar el señalamiento. Juan O´Donojú fue sepultado con honores en la Catedral de Ciudad de México. Un hombre al que México le debe en gran parte su independencia.

Su participación en la independencia de La Nueva España fue vital. Aunque su nombre es frecuentemente olvidado por la historia. Juan José Rafael Teodomiro de O´Donojú y O´Ryan, nació en Sevilla el 30 de julio de 1762. En su adolescencia, Juan se inclinó por la carrera militar e ingresó al ejército español a los veinte años, alcanzando el grado de Teniente General. En la Guerra de Independencia de España contra Francia fue capturado, logró escapar en el año 1811 y llegó a Cádiz.

En Cádiz, las Cortes lo nombraron Ministro de Guerra por sus méritos y por ser un hombre comprometido con las ideas liberales Al retornar al poder Fernando VII, O´Donojú fue nuevamente a prisión y luego liberado. En 1820 los liberales acceden al gobierno y obligan a Fernando VII a jurar la Constitución de 1812. En marzo de ese mismo año, el gobierno liberal sustituyó los antiguos Virreinatos por provincias equivalentes a las que se formaron en la Península y gobernadas por los llamados Jefes Políticos Superiores.

El gobierno sustituyó al Virrey de Nueva España, Juan Ruíz de Apodaca, y Juan O´Donojú, fue nombrado primer Jefe Político Superior y Capitán General de Nueva España y no Virrey de la Nueva España. Juan O´Donojú llegó al puerto de Veracruz el 3 agosto de 1821. Al llegar vio que la situación política era insostenible, y además supo de la sublevación de Agustín de Iturbide en favor de la independencia mexicana.

Ese mismo día realizó una proclama en la que se declaró liberal, y explicó la novedad que suponía el restablecimiento de la Constitución y cómo el nuevo régimen estaba dispuesto a atender las demandas de las provincias. O´Donojú envió a Iturbide una carta donde pedía reunirse con él. Iturbide eligió la ciudad de Córdoba, la reunión fue el 24 de agosto de 1821 y firmaron el Tratado de Córdoba, en el que se otorgó la independencia al Imperio Mexicano. Agustín de Iturbide firmó el tratado como Jefe del ejército Trigarante y Juan O´Donojú como Jefe Supremo de la Provincia de Nueva España.

La independencia de México fue entonces una realidad. O´Donojú falleció pocos días después en Ciudad de México, el 8 de octubre de 1821, al parecer de pleuresía, sin conocer el resultado pleno de su intervención en el nacimiento de una nueva nación. Acerca de su muerte inesperada, hubo rumores de que pudo ser envenenado, nunca se pudo comprobar el señalamiento. Juan O´Donojú fue sepultado con honores en la Catedral de Ciudad de México. Un hombre al que México le debe en gran parte su independencia.

ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 13 de febrero de 2021

Agustín de Iturbide no es motivo de loas

PASO A DESNIVEL

David Cárdenas

sábado 06 de febrero de 2021

Vasco de Quiroga, Tata Vasco

PASO A DESNIVEL

David Cárdenas

sábado 30 de enero de 2021

Pepita Mon Amour. La Mariscala

PASO A DESNIVEL

David Cárdenas

sábado 16 de enero de 2021

PEDRO MORENO

PASO A DESNIVEL

David Cárdenas

domingo 27 de diciembre de 2020

Columna Paso a desnivel

Somos palabra…

David Cárdenas

Cargar Más