/ jueves 6 de octubre de 2022

Día de Muertos: ¿Por qué no se debe poner ofrenda a los recién fallecidos?

Según los usos y las costumbres es necesario que pase un año para que como espíritus trasciendan y bajen por su “itacate”

Según la creencia popular, las ofrendas de Día de Muertos, inician desde el 29 de septiembre, día de San Miguel Arcángel, pues desde esa fecha, las almas comienzan a formarse para sus días de regreso.

Posterior a esto, el 28 de octubre, acuden los que tuvieron la mala fortuna de morir de manera trágica y violenta, ya sea en accidentes o asesinados.

El 29 de octubre se puede prender una veladora y se coloca un vaso con agua dedicado a difuntos olvidados, a los que ya nadie les ofrenda nada y no se les recuerda.

El 30 de octubre, el altar se dedica a los niños que murieron sin ser bautizados y que se encuentran en el limbo.

El 1 de noviembre es Día de Todos Santos o de los “chiquitos”, y ese se recuerda a los niños que murieron.

El 2 de noviembre es para los “grandes" o el día fuerte se les espera en el altar con todo tipo de comidas regionales, que son preparados desde la noche anterior, pero en punto de las 12 horas, nuestros difuntos deben regresar al Mictlán.

También te puede interesar: Inicia venta de veladoras; suben de precios

¿Por qué no se les debe poner ofrenda a los recién fallecidos?

Según las costumbres que pasan de generación en generación, se cree que a los familiares y seres queridos que fallecieron o fueron asesinados después del mes de agosto, no se les debe poner ofrenda aún, pues de ser así, ya no trascienden al Mictlán o el mundo de los muertos, explicó Elena Romero, mujer longeva que año con año pone su ofrenda.

Recuerda que su abuela le contaba que los recién fallecidos servían de “mulas” o “cargadores”, porque, aunque sí regresaban al mundo de los vivos, no lo hacían para degustar sus alimentos ni acudir a sus casas, venían de compañero de los fieles difuntos y les cargaban su “itacate” de regreso.

Ya una vez que cumplieron el año luctuoso, ya pueden bajar a sus ofrendas y visitar a sus familiares.

“Se cuenta que cuando una persona muere entre agosto y octubre no se les puede colocar la ofrenda porque se les cortaría su camino y entonces ellos sufrirían mucho por eso es recomendable que cumplido un año de difuntos ya se les coloque su ofrenda, esto es porque ya fueron juzgados y ya tiene permiso de venir”, explicó.



Según la creencia popular, las ofrendas de Día de Muertos, inician desde el 29 de septiembre, día de San Miguel Arcángel, pues desde esa fecha, las almas comienzan a formarse para sus días de regreso.

Posterior a esto, el 28 de octubre, acuden los que tuvieron la mala fortuna de morir de manera trágica y violenta, ya sea en accidentes o asesinados.

El 29 de octubre se puede prender una veladora y se coloca un vaso con agua dedicado a difuntos olvidados, a los que ya nadie les ofrenda nada y no se les recuerda.

El 30 de octubre, el altar se dedica a los niños que murieron sin ser bautizados y que se encuentran en el limbo.

El 1 de noviembre es Día de Todos Santos o de los “chiquitos”, y ese se recuerda a los niños que murieron.

El 2 de noviembre es para los “grandes" o el día fuerte se les espera en el altar con todo tipo de comidas regionales, que son preparados desde la noche anterior, pero en punto de las 12 horas, nuestros difuntos deben regresar al Mictlán.

También te puede interesar: Inicia venta de veladoras; suben de precios

¿Por qué no se les debe poner ofrenda a los recién fallecidos?

Según las costumbres que pasan de generación en generación, se cree que a los familiares y seres queridos que fallecieron o fueron asesinados después del mes de agosto, no se les debe poner ofrenda aún, pues de ser así, ya no trascienden al Mictlán o el mundo de los muertos, explicó Elena Romero, mujer longeva que año con año pone su ofrenda.

Recuerda que su abuela le contaba que los recién fallecidos servían de “mulas” o “cargadores”, porque, aunque sí regresaban al mundo de los vivos, no lo hacían para degustar sus alimentos ni acudir a sus casas, venían de compañero de los fieles difuntos y les cargaban su “itacate” de regreso.

Ya una vez que cumplieron el año luctuoso, ya pueden bajar a sus ofrendas y visitar a sus familiares.

“Se cuenta que cuando una persona muere entre agosto y octubre no se les puede colocar la ofrenda porque se les cortaría su camino y entonces ellos sufrirían mucho por eso es recomendable que cumplido un año de difuntos ya se les coloque su ofrenda, esto es porque ya fueron juzgados y ya tiene permiso de venir”, explicó.



Local

Tula de Allende: Lentos van los trabajos en la calle 5 de Mayo

Desde hace más de dos meses empleados introducen nuevo drenaje público

Local

AMLO y Sheinbaum evalúan obras en Tula y anuncian Plan Hídrico

La virtual presidenta electa detalló el proyecto para saneamiento y dotación de agua potable en el centro del país

Local

Tren AIFA-Pachuca: armado de vagones consolidará la generación de empleos en Hidalgo 

El gobernador Julio Menchaca afirmó que favorecerá a egresados de instituciones de educación superior, quienes no tendrán que migrar a otras entidades 

Regional

Deslizamiento bloquea la vía federal México-Tampico a la altura de El Cantil

PC de Tlanchinol prevé tardar hasta cuatro horas para retirar escombros

Local

Clima en Hidalgo: Pronóstico de lluvias para el fin de semana del 12 al 14 de julio

La onda tropical 9 recorrerá gradualmente el sur, oriente, centro y occidente de la república mexicana originando lluvias fuertes y muy fuertes