/ jueves 6 de octubre de 2022

Día de Muertos: ¿Por qué no se debe poner ofrenda a los recién fallecidos?

Según los usos y las costumbres es necesario que pase un año para que como espíritus trasciendan y bajen por su “itacate”

Según la creencia popular, las ofrendas de Día de Muertos, inician desde el 29 de septiembre, día de San Miguel Arcángel, pues desde esa fecha, las almas comienzan a formarse para sus días de regreso.

Posterior a esto, el 28 de octubre, acuden los que tuvieron la mala fortuna de morir de manera trágica y violenta, ya sea en accidentes o asesinados.

El 29 de octubre se puede prender una veladora y se coloca un vaso con agua dedicado a difuntos olvidados, a los que ya nadie les ofrenda nada y no se les recuerda.

El 30 de octubre, el altar se dedica a los niños que murieron sin ser bautizados y que se encuentran en el limbo.

El 1 de noviembre es Día de Todos Santos o de los “chiquitos”, y ese se recuerda a los niños que murieron.

El 2 de noviembre es para los “grandes" o el día fuerte se les espera en el altar con todo tipo de comidas regionales, que son preparados desde la noche anterior, pero en punto de las 12 horas, nuestros difuntos deben regresar al Mictlán.

También te puede interesar: Inicia venta de veladoras; suben de precios

¿Por qué no se les debe poner ofrenda a los recién fallecidos?

Según las costumbres que pasan de generación en generación, se cree que a los familiares y seres queridos que fallecieron o fueron asesinados después del mes de agosto, no se les debe poner ofrenda aún, pues de ser así, ya no trascienden al Mictlán o el mundo de los muertos, explicó Elena Romero, mujer longeva que año con año pone su ofrenda.

Recuerda que su abuela le contaba que los recién fallecidos servían de “mulas” o “cargadores”, porque, aunque sí regresaban al mundo de los vivos, no lo hacían para degustar sus alimentos ni acudir a sus casas, venían de compañero de los fieles difuntos y les cargaban su “itacate” de regreso.

Ya una vez que cumplieron el año luctuoso, ya pueden bajar a sus ofrendas y visitar a sus familiares.

“Se cuenta que cuando una persona muere entre agosto y octubre no se les puede colocar la ofrenda porque se les cortaría su camino y entonces ellos sufrirían mucho por eso es recomendable que cumplido un año de difuntos ya se les coloque su ofrenda, esto es porque ya fueron juzgados y ya tiene permiso de venir”, explicó.



Según la creencia popular, las ofrendas de Día de Muertos, inician desde el 29 de septiembre, día de San Miguel Arcángel, pues desde esa fecha, las almas comienzan a formarse para sus días de regreso.

Posterior a esto, el 28 de octubre, acuden los que tuvieron la mala fortuna de morir de manera trágica y violenta, ya sea en accidentes o asesinados.

El 29 de octubre se puede prender una veladora y se coloca un vaso con agua dedicado a difuntos olvidados, a los que ya nadie les ofrenda nada y no se les recuerda.

El 30 de octubre, el altar se dedica a los niños que murieron sin ser bautizados y que se encuentran en el limbo.

El 1 de noviembre es Día de Todos Santos o de los “chiquitos”, y ese se recuerda a los niños que murieron.

El 2 de noviembre es para los “grandes" o el día fuerte se les espera en el altar con todo tipo de comidas regionales, que son preparados desde la noche anterior, pero en punto de las 12 horas, nuestros difuntos deben regresar al Mictlán.

También te puede interesar: Inicia venta de veladoras; suben de precios

¿Por qué no se les debe poner ofrenda a los recién fallecidos?

Según las costumbres que pasan de generación en generación, se cree que a los familiares y seres queridos que fallecieron o fueron asesinados después del mes de agosto, no se les debe poner ofrenda aún, pues de ser así, ya no trascienden al Mictlán o el mundo de los muertos, explicó Elena Romero, mujer longeva que año con año pone su ofrenda.

Recuerda que su abuela le contaba que los recién fallecidos servían de “mulas” o “cargadores”, porque, aunque sí regresaban al mundo de los vivos, no lo hacían para degustar sus alimentos ni acudir a sus casas, venían de compañero de los fieles difuntos y les cargaban su “itacate” de regreso.

Ya una vez que cumplieron el año luctuoso, ya pueden bajar a sus ofrendas y visitar a sus familiares.

“Se cuenta que cuando una persona muere entre agosto y octubre no se les puede colocar la ofrenda porque se les cortaría su camino y entonces ellos sufrirían mucho por eso es recomendable que cumplido un año de difuntos ya se les coloque su ofrenda, esto es porque ya fueron juzgados y ya tiene permiso de venir”, explicó.



Policiaca

Pachuca: Detienen a seis presuntos ladrones en la colonia Nueva Francisco I. Madero

Los persiguieron con ayuda de las cámaras hasta dar con ellos en Fernández de Lizardi

Local

"Quien critica los programas sociales no tiene idea del cambio que significa para las personas": Julio Menchaca

Las Rutas por la Transformación son para señalar lo que falta por hacer, dijo el gobernador

Local

Protestan por exclusión de apoyos federales al no tener celular o computadora

Aproximadamente 100 personas se manifestaron frente a Palacio de Gobierno

Local

Confirma Menchaca deuda de Olvera por 5 mmdp

“Cada quien es responsable de lo que hace”, dijo el mandatario estatal al referir que el adeudo es requerido por la federación 

Local

¿Quién es Dulce Díaz? La bióloga egresada de la UAEH reconocida por la ONU

“Si la gente no va a la ciencia, la ciencia tiene que ir a la gente”: Dulce Díaz

Local

WhatsApp Modo Rojo: ¿Cómo activarlo y para qué sirve?

La famosa aplicación de mensajería llega con una nueva actualización