/ viernes 15 de enero de 2021

Creman al mes 40 víctimas de Covid

El costo por cremación es de 12 mil pesos e incluye todo el trámite y hasta la urna; el proceso dura entre tres y cuatro horas

En Tulancingo solo hay un crematorio donde se han llegado a incinerar hasta cuatro víctimas de Covid-19, aunque no es una constante, pues al mes llegan a cremar cerca de 40 cuerpos, entre uno y dos al día, no solo de esta ciudad, sino también de la región.

Fue en agosto y septiembre cuando empezó a aumentar, en comparación a los primeros meses, pues hay gente que opta por sepulcro, o por llevarlos a otros crematorios de la región, habiendo en Acaxochitlán y Santiago Tulantepec.

La gente sigue en su mayoría optando por inhumar, y así lo permite el documento donde se citan los Lineamientos de Manejo General y Masivo de Cadáveres por Covid-19, aplicable en todo el país, destaca Marisa Chávez.

Recuerda que el protocolo establece que la disposición final del cadáver debe ser de forma inmediata mediante cremación o inhumación, según disponibilidad. Pero son sólo para los cuerpos identificados y reclamados, respetando la decisión de los familiares más próximos.

Comenta que son entre 800 y mil grados centígrados los que alcanza de temperatura el quemador, cuando se ingresa el cuerpo tal y como fue preparado por la funeraria que lo lleva o cuando ellos mismos como crematorio dan el servicio: “No se toca para nada por parte de los trabajadores del sitio, tanto por respeto al finado, pero igualmente por prevención y por medida sanitaria”.

Agrega que ya son 17 años de operar su crematorio el cual no solo da servicio a las funerarias sino también ella da la atención a los deudos: “Jamás había tenido la demanda que ahora, lamentablemente, se está registrando derivado de la pandemia por Covid-19”.

El cobro por cremación es de 12 mil pesos e incluye todo el trámite y hasta la urna; el proceso dura entre tres y cuatro horas, bajo establecidas normas de salubridad: “Incluso el sanitizante que uso es muy caro al igual que las bolsas y todo lo que se usa”.

El establecimiento es vigilado por autoridades sanitarias y debe acatar todo lo que se le indica, incluso ya cambió en menos de un año, tres veces la chimenea, y tuvo que hacer adecuaciones en los espacios para evitar que haya una antesala de espera, colocar marcas en el piso y proveer de mucho equipo a su personal para evitar riesgos de contagio de coronavirus.

En Tulancingo solo hay un crematorio donde se han llegado a incinerar hasta cuatro víctimas de Covid-19, aunque no es una constante, pues al mes llegan a cremar cerca de 40 cuerpos, entre uno y dos al día, no solo de esta ciudad, sino también de la región.

Fue en agosto y septiembre cuando empezó a aumentar, en comparación a los primeros meses, pues hay gente que opta por sepulcro, o por llevarlos a otros crematorios de la región, habiendo en Acaxochitlán y Santiago Tulantepec.

La gente sigue en su mayoría optando por inhumar, y así lo permite el documento donde se citan los Lineamientos de Manejo General y Masivo de Cadáveres por Covid-19, aplicable en todo el país, destaca Marisa Chávez.

Recuerda que el protocolo establece que la disposición final del cadáver debe ser de forma inmediata mediante cremación o inhumación, según disponibilidad. Pero son sólo para los cuerpos identificados y reclamados, respetando la decisión de los familiares más próximos.

Comenta que son entre 800 y mil grados centígrados los que alcanza de temperatura el quemador, cuando se ingresa el cuerpo tal y como fue preparado por la funeraria que lo lleva o cuando ellos mismos como crematorio dan el servicio: “No se toca para nada por parte de los trabajadores del sitio, tanto por respeto al finado, pero igualmente por prevención y por medida sanitaria”.

Agrega que ya son 17 años de operar su crematorio el cual no solo da servicio a las funerarias sino también ella da la atención a los deudos: “Jamás había tenido la demanda que ahora, lamentablemente, se está registrando derivado de la pandemia por Covid-19”.

El cobro por cremación es de 12 mil pesos e incluye todo el trámite y hasta la urna; el proceso dura entre tres y cuatro horas, bajo establecidas normas de salubridad: “Incluso el sanitizante que uso es muy caro al igual que las bolsas y todo lo que se usa”.

El establecimiento es vigilado por autoridades sanitarias y debe acatar todo lo que se le indica, incluso ya cambió en menos de un año, tres veces la chimenea, y tuvo que hacer adecuaciones en los espacios para evitar que haya una antesala de espera, colocar marcas en el piso y proveer de mucho equipo a su personal para evitar riesgos de contagio de coronavirus.

Policiaca

Chocan a patrulla sobre la carretera

Un oficial sufrió heridas, aunque no de gravedad

Mundo

Sí me dolió: Maduro recibe primera dosis de vacuna Sputnik V

"Estoy vacunado, no siento ningún tipo de 'skalosky', ni 'fiebrasky'", bromeó Maduro. "Dicen que uno sale hablando ruso", continuó

Deportes

Arellano se visualiza en la Copa de autos

El piloto tiene confianza en hacer un buen papel en el certamen nacional de autos

Deportes

Entrarán en acción siete esgrimistas

Hidalguenses participan en el Primer Selectivo para eventos internacionales