/ miércoles 13 de febrero de 2019

Un oficio de alto riesgo en los cruceros

TRABAJAN HASTA 12 HORAS

Más de doce horas al día, trabajan la mayoría de los limpiaparabrisas, de ahí alimentan a su familia, pero no les alcanza, de hecho en los cruceros de Tulancingo, Seguro, Acatlán, Jardines del Sur, cerca del estadio en Pachuca, por mencionar algunos, se les ve como suben a los carros para asear los vidrios.

Entrevistados dijeron: “Depende mucho si es que nos dejan trabajar; a veces pasan los de reglamentos o las patrullas municipales y nos piden que nos retiremos, no entendemos porque si nos ganamos unos pesos de manera honrada”, dijo en entrevista Fernando Ávila Baños.

Desde hace cuatro años que, en los cruceros, se gana la vida con esta actividad.

Fernando expresó que cuando no tiene contratiempos para trabajar, en promedio saca por día de 200 a 250 pesos.

“Cuando esta flojo o cuando no nos permiten chambear, pues solo entre 150 y 180 pesos salen”, añadió Ávila Baños.

Fernando es padre de tres hijos y dice que sus ingresos a veces no le son suficientes para sostener a su familia, por lo que en ocasiones se traslada hasta la ciudad de Pachuca.

“Allá llego a ganar de 350 a 400 pesos, pero me tengo que ir temprano regreso tarde a casa”, expresó el entrevistado.

Refirió que completa su gasto trabajando los domingos, en donde cada quince días le permiten estar en la venta de barbacoa.

Entre las dificultades que ha encontrado al desempeñar este oficio están el clima, las envidias y los arrestos.

“Cuando nos llevan los polis, ya sabemos que tenemos que cumplir las 36 horas encerrados; algunas personas que cuentan con permiso para vender son las que nos reportan con la policía municipal”concluyó.

Más de doce horas al día, trabajan la mayoría de los limpiaparabrisas, de ahí alimentan a su familia, pero no les alcanza, de hecho en los cruceros de Tulancingo, Seguro, Acatlán, Jardines del Sur, cerca del estadio en Pachuca, por mencionar algunos, se les ve como suben a los carros para asear los vidrios.

Entrevistados dijeron: “Depende mucho si es que nos dejan trabajar; a veces pasan los de reglamentos o las patrullas municipales y nos piden que nos retiremos, no entendemos porque si nos ganamos unos pesos de manera honrada”, dijo en entrevista Fernando Ávila Baños.

Desde hace cuatro años que, en los cruceros, se gana la vida con esta actividad.

Fernando expresó que cuando no tiene contratiempos para trabajar, en promedio saca por día de 200 a 250 pesos.

“Cuando esta flojo o cuando no nos permiten chambear, pues solo entre 150 y 180 pesos salen”, añadió Ávila Baños.

Fernando es padre de tres hijos y dice que sus ingresos a veces no le son suficientes para sostener a su familia, por lo que en ocasiones se traslada hasta la ciudad de Pachuca.

“Allá llego a ganar de 350 a 400 pesos, pero me tengo que ir temprano regreso tarde a casa”, expresó el entrevistado.

Refirió que completa su gasto trabajando los domingos, en donde cada quince días le permiten estar en la venta de barbacoa.

Entre las dificultades que ha encontrado al desempeñar este oficio están el clima, las envidias y los arrestos.

“Cuando nos llevan los polis, ya sabemos que tenemos que cumplir las 36 horas encerrados; algunas personas que cuentan con permiso para vender son las que nos reportan con la policía municipal”concluyó.

Local

Calor y lluvia para esta tarde

A sacar el paraguas del armario

Regional

Habitantes de Zacualtipan se manifiestan en contra de alcalde

Delegados y líderes de organizaciones piden que renuncie al cargo por no cumplir con su trabajo

Local

Turistas piden mayor seguridad en El Cedrál

Acusan falta de cuerpos de seguridad y mal estrado del espacio turístico

Policiaca

Hombre muerto al salir del palenque

El suceso ocurrió durante la celebración de un Derby de peleas de gallos, al sur de Pachuca

Policiaca

Joven golpeado afuera de un bar

Terminó hospitalizado ya que sangraba de la nariz

Local

Repunta desocupación en primer trimestre del año

El cierre de 2018 fue el periodo con la desocupación más baja en la presente década