/ miércoles 13 de febrero de 2019

HOMENAJE A GENARO GUZMAN MAYER

El pasado 16 de enero conmemoraron se celebró el 150 aniversario de la erección del Estado de Hidalgo

El pasado 16 de enero conmemoraron, en la explanada de la Plaza Juárez, el 150 aniversario de la erección del Estado de Hidalgo. En el acto cívico, el gobernador del estado, Omar Fayad, celebró con solemnidad el decreto con que se diera identidad a los hidalguenses; enseguida con las voces de estudiantes de la secundaria Genaro Guzmán Mayer, así como de los Niños Cantores de Hidalgo y el Coro Artístico del Estado, se cantó el himno al Estado de Hidalgo. Ahí se efectuó un reconocimiento post mórtem a los creadores de la letra y música del Himno, Genaro Guzmán Mayer y Roberto Oropeza Licona, respectivamente, elogiados por tal contribución al estado.

Lo anterior fue la mejor manera de honrar a uno de los más grandes poetas de Hidalgo: Genaro Guzmán Mayer. El nació en Actopan Hidalgo, un día de mayo de 1909, es decir hace 110 años. Abrevó de su padre, el profesor Agustín Guzmán Aguirre, algunas dotes artísticas ya que éste tenía estrecha relación con poetas como Fernando Celada, Manuel Carbajal, Guillermo Symonds y otros integrantes de la Bohemia hidalguense con quienes realizaba veladas literarias, haciendo que Genaro adquiriera su afición por las letras.

Un detalle importante es que estudiando con la maestra María Dosamantes, en la Escuela Oficial número 7, esta le pidió un resumen de la clase a Genaro y él se lo entregó en un hermoso verso, demostrando que tendría una brillante labor poética.

Ingresado en el ICL del estado, publicó en el Observador de la capital hidalguense una de sus primeras poesías, que tituló: “A una hada”, cuando contaba ya con 16 años de edad. Después se fue a la ciudad de México a estudiar teatro y canto en la escuela “Manuel M. Ponce” y en el Instituto Nacional de Bellas Artes, INBA.

También se dedicó a la novela y a la comedia creando importantes obras como dramaturgo, entre las que destaca el “Bufón”, del cual fue autor e intérprete, en el teatro Bartolomé de Medina, en 1928. Las crónicas dicen que al montar esta obra tuvo tal éxito que fue llevado en hombros por el público que lo paseó por las calles de Pachuca; esto tuvo resonancia nacional por lo cual repitió su presentación exitosa en el Teatro Hidalgo de la Ciudad de México.

Guzmán Mayer fue considerado precursor del Teatro Revolucionario en el pasado siglo, pues cultivó exitosamente todos los géneros: poético, épico, humorístico, folclórico, sobresaliendo también sus investigaciones históricas y sus dramas.

Llegó a ser fundador y director de lo que fuera el Instituto Hidalguense de Bellas Artes y en 1953 al crearse el “Ateneo Hidalguense”, es presentado como uno de los poetas más importantes de nuestro estado.

Dueño de una prodigiosa inspiración su producción fue de las más fecundas en las letras nacionales, sobre todo en la dramaturgia y como periodista.

Por eso y más, el homenaje a Guzmán Mayer, el pasado 16 de enero, es en suma merecido; ya que como autor del Himno al Estado de Hidalgo, hace 50 años, ganó por concurso, convocatoria expedida a nivel nacional por el Comité organizador de los festejos de la celebración del 1er. Centenario de la Erección del Estado de Hidalgo. Al escuchar el Himno, uno de los más hermosos cantos al estado que lo vio nacer es sin duda una honrosa y acertada disposición que una vez más lo podamos escuchar en los grandes eventos.

El 31 de diciembre de 1966, la H. Asamblea Municipal de Pachuca, lo declaró “Cantor de la Ciudad”. Genaro Guzmán Mayer, el inigualable poeta, murió en Pachuca, el 7 de mayo de 1974. cronistadepachuca@yahoo.com.mx

El pasado 16 de enero conmemoraron, en la explanada de la Plaza Juárez, el 150 aniversario de la erección del Estado de Hidalgo. En el acto cívico, el gobernador del estado, Omar Fayad, celebró con solemnidad el decreto con que se diera identidad a los hidalguenses; enseguida con las voces de estudiantes de la secundaria Genaro Guzmán Mayer, así como de los Niños Cantores de Hidalgo y el Coro Artístico del Estado, se cantó el himno al Estado de Hidalgo. Ahí se efectuó un reconocimiento post mórtem a los creadores de la letra y música del Himno, Genaro Guzmán Mayer y Roberto Oropeza Licona, respectivamente, elogiados por tal contribución al estado.

Lo anterior fue la mejor manera de honrar a uno de los más grandes poetas de Hidalgo: Genaro Guzmán Mayer. El nació en Actopan Hidalgo, un día de mayo de 1909, es decir hace 110 años. Abrevó de su padre, el profesor Agustín Guzmán Aguirre, algunas dotes artísticas ya que éste tenía estrecha relación con poetas como Fernando Celada, Manuel Carbajal, Guillermo Symonds y otros integrantes de la Bohemia hidalguense con quienes realizaba veladas literarias, haciendo que Genaro adquiriera su afición por las letras.

Un detalle importante es que estudiando con la maestra María Dosamantes, en la Escuela Oficial número 7, esta le pidió un resumen de la clase a Genaro y él se lo entregó en un hermoso verso, demostrando que tendría una brillante labor poética.

Ingresado en el ICL del estado, publicó en el Observador de la capital hidalguense una de sus primeras poesías, que tituló: “A una hada”, cuando contaba ya con 16 años de edad. Después se fue a la ciudad de México a estudiar teatro y canto en la escuela “Manuel M. Ponce” y en el Instituto Nacional de Bellas Artes, INBA.

También se dedicó a la novela y a la comedia creando importantes obras como dramaturgo, entre las que destaca el “Bufón”, del cual fue autor e intérprete, en el teatro Bartolomé de Medina, en 1928. Las crónicas dicen que al montar esta obra tuvo tal éxito que fue llevado en hombros por el público que lo paseó por las calles de Pachuca; esto tuvo resonancia nacional por lo cual repitió su presentación exitosa en el Teatro Hidalgo de la Ciudad de México.

Guzmán Mayer fue considerado precursor del Teatro Revolucionario en el pasado siglo, pues cultivó exitosamente todos los géneros: poético, épico, humorístico, folclórico, sobresaliendo también sus investigaciones históricas y sus dramas.

Llegó a ser fundador y director de lo que fuera el Instituto Hidalguense de Bellas Artes y en 1953 al crearse el “Ateneo Hidalguense”, es presentado como uno de los poetas más importantes de nuestro estado.

Dueño de una prodigiosa inspiración su producción fue de las más fecundas en las letras nacionales, sobre todo en la dramaturgia y como periodista.

Por eso y más, el homenaje a Guzmán Mayer, el pasado 16 de enero, es en suma merecido; ya que como autor del Himno al Estado de Hidalgo, hace 50 años, ganó por concurso, convocatoria expedida a nivel nacional por el Comité organizador de los festejos de la celebración del 1er. Centenario de la Erección del Estado de Hidalgo. Al escuchar el Himno, uno de los más hermosos cantos al estado que lo vio nacer es sin duda una honrosa y acertada disposición que una vez más lo podamos escuchar en los grandes eventos.

El 31 de diciembre de 1966, la H. Asamblea Municipal de Pachuca, lo declaró “Cantor de la Ciudad”. Genaro Guzmán Mayer, el inigualable poeta, murió en Pachuca, el 7 de mayo de 1974. cronistadepachuca@yahoo.com.mx

Policiaca

Estudiantes graves tras accidente en inmediaciones de la UPP

Se incorporaban al asfalto al salir de la escuela y tráiler embistió el auto en el que viajaban

Local

La encomienda de Ambrosio: entregar rosarios bendecidos por el Papa Francisco

El Sumo Pontífice se los obsequió para que los entregará a las familias afectadas de Tlahuelilpan

Mundo

El lado oscuro del mundo virtual

Suscita temores la creación de tecnologías que suplanten un muro físico y que ya están siendo probadas en distintos puntos de la frontera con México

Gossip

División Minúscula renueva su sonido

Para los integrantes de División Minúscula, volver a presentar sus éxitos con otras mezclas es una oportunidad para mostrar su diversidad artística

Local

En Tula, 20% de empleos formales

En esta región se generan exportaciones por 900 millones de pesos, dice el titular de la Sedeco

Sociedad

Así lucha el Ejército contra el huachicoleo

Los elementos de la Sedena ya desactivaron cuatro tomas