/ domingo 21 de octubre de 2018

Crisis humanitaria en la frontera

Pachuca, Hidalgo.-  El pasado fin de semana llegó a la frontera entre México y Guatemala una caravana integrada por miles de personas, en su mayoría provenientes de Honduras, cuyo propósito es atravesar el territorio nacional para llegar a Estados Unidos. La situación en torno a este fenómeno migratorio ha cobrado dimensiones internacionales. Por un lado, se trata de personas que huyen de la pobreza y la violencia que se vive en Honduras, y por otro lado, el presidente Donald Trump ha amenazado con suspender los apoyos financieros que su país realiza a Honduras y tomar medidas para impedir su ingreso a Estados Unidos. En medio de este conflicto se encuentra México, territorio que quieren cruzar en busca de mejores oportunidades para sus familias; sin embargo, carecen, en su mayoría, de documentos migratorios que les permitan el ingreso legal al país. Pese a que las autoridades mexicanas acordaron con los integrantes de la caravana permitir el acceso en grupos pequeños de alrededor de 100 personas para realizar, en su caso, ingresos legales, los migrantes violentaron la reja que separa a México de Guatemala y agredieron físicamente a elementos de la Policía Federal que se encontraban en el lugar para atender la contingencia. La presencia de los miles de inmigrantes es una manifestación de la crisis humanitaria y en materia de derechos humanos que pudiera estarse viviendo en varios países de América Latina. Para México constituye un verdadero reto, ya que aceptar el ingreso ilegal de estas personas o bien darles calidad de refugiados, implicaría generar mecanismos para su manutención, protección y garantías de respeto a sus derechos humanos. Es verdaderamente triste ver las declaraciones de mujeres embarazadas, de familias que viajan con sus hijos e incluso de niños y niñas sin acompañantes, desfalleciendo de hambre y cansancio al otro lado de la frontera y sufriendo violaciones a sus derechos humanos a la mitad del camino, pues aún les esperan diversas dificultades si logran su propósito de cruzar nuestro país y posteriormente la frontera norte. Será un gran reto para el próximo gobierno adecuar la política migratoria del país para poder atender estos fenómenos. La pobreza, la violencia y falta de oportunidades son, sin duda, el principal factor que origina esta crisis humanitaria que viven nuestros hermanos latinoamericanos; desafortunadamente a estos problemas no se les ve una pronta solución, por lo que urge una política migratoria integral que responda a una realidad que no podemos negar.

Pachuca, Hidalgo.-  El pasado fin de semana llegó a la frontera entre México y Guatemala una caravana integrada por miles de personas, en su mayoría provenientes de Honduras, cuyo propósito es atravesar el territorio nacional para llegar a Estados Unidos. La situación en torno a este fenómeno migratorio ha cobrado dimensiones internacionales. Por un lado, se trata de personas que huyen de la pobreza y la violencia que se vive en Honduras, y por otro lado, el presidente Donald Trump ha amenazado con suspender los apoyos financieros que su país realiza a Honduras y tomar medidas para impedir su ingreso a Estados Unidos. En medio de este conflicto se encuentra México, territorio que quieren cruzar en busca de mejores oportunidades para sus familias; sin embargo, carecen, en su mayoría, de documentos migratorios que les permitan el ingreso legal al país. Pese a que las autoridades mexicanas acordaron con los integrantes de la caravana permitir el acceso en grupos pequeños de alrededor de 100 personas para realizar, en su caso, ingresos legales, los migrantes violentaron la reja que separa a México de Guatemala y agredieron físicamente a elementos de la Policía Federal que se encontraban en el lugar para atender la contingencia. La presencia de los miles de inmigrantes es una manifestación de la crisis humanitaria y en materia de derechos humanos que pudiera estarse viviendo en varios países de América Latina. Para México constituye un verdadero reto, ya que aceptar el ingreso ilegal de estas personas o bien darles calidad de refugiados, implicaría generar mecanismos para su manutención, protección y garantías de respeto a sus derechos humanos. Es verdaderamente triste ver las declaraciones de mujeres embarazadas, de familias que viajan con sus hijos e incluso de niños y niñas sin acompañantes, desfalleciendo de hambre y cansancio al otro lado de la frontera y sufriendo violaciones a sus derechos humanos a la mitad del camino, pues aún les esperan diversas dificultades si logran su propósito de cruzar nuestro país y posteriormente la frontera norte. Será un gran reto para el próximo gobierno adecuar la política migratoria del país para poder atender estos fenómenos. La pobreza, la violencia y falta de oportunidades son, sin duda, el principal factor que origina esta crisis humanitaria que viven nuestros hermanos latinoamericanos; desafortunadamente a estos problemas no se les ve una pronta solución, por lo que urge una política migratoria integral que responda a una realidad que no podemos negar.

domingo 21 de octubre de 2018

Crisis humanitaria en la frontera

domingo 14 de octubre de 2018

Uñas y dientes para defender a la infancia

domingo 07 de octubre de 2018

Feminicidios

domingo 30 de septiembre de 2018

La cifra negra de la violencia

domingo 23 de septiembre de 2018

Sismo y corrupción

lunes 17 de septiembre de 2018

Atrás la reforma

domingo 09 de septiembre de 2018

No más Juanitas

domingo 26 de agosto de 2018

Infancia es destino

domingo 19 de agosto de 2018

Empoderamiento de las mujeres

domingo 12 de agosto de 2018

Pueblos indígenas

Cargar Más