/ martes 10 de diciembre de 2019

Intensifican en Chile búsqueda de avión militar siniestrado

En el vuelo iban 38 personas a bordo y sobrevolaba el mar al sur de Sudamérica rumbo a la Antártida cuando desapareció

Aviones y barcos de rescate de varios países buscan frenéticamente este martes una aeronave de la Fuerza Aérea de Chile (FACH) que desapareció la víspera con 38 personas a bordo cuando sobrevolaba el mar al sur de Sudamérica rumbo a la Antártida.

"Estamos haciendo todos los esfuerzos humanamente posibles para poder encontrarlos a pesar de que las condiciones son extremadamente difíciles", afirmó el martes el presidente Sebastián Piñera, que debido a la emergencia suspendió un viaje que tenía previsto a Buenos Aires para asistir a la posesión de Alberto Fernández.

El avión Hércules C-130 despegó a las 16H55 (19H55 GMT) del lunes desde la base Chabunco de las FACH en Punta Arenas (3.016 km al sur de Santiago, en el extremo austral de Chile) rumbo a la base Eduardo Frei en la Antártida, y "perdió comunicación radial" a las 18H13 (21H13 GMT), según la FACH.

La aeronave fue declarada "siniestrada" tras siete horas de ocurrido el incidente. El avión tenía combustible para mantenerse en el aire hasta las 00H40 (03H40 GMT) del martes.

"Es posible un amarizaje", declaró a periodistas Eduardo Mosqueira, comandante de la IV Brigada Aérea en Punta Arenas, durante la madrugada.

En un último reporte la mañana de este martes, la FACH informó que a partir de esta jornada "se han intensificado las labores de búsqueda", con la ayuda de 13 aviones, entre ellos dos aeronaves C-130 de la Fuerzas Aérea de Uruguay y la de Argentina, dos buques mercantes y dos de la Marina de Chile.

A las labores de búsqueda se suman, además, dos aviones de la fuerza aérea de Brasil y un barco polar de la Marina de ese país, tras un ofrecimiento de ayuda del presidente Jair Bolsonaro.

"Acabo de hablar con Presidente @jairbolsonaro quien nos ofreció toda la ayuda de Brasil en las tareas de búsqueda del avión de @FACh_Chile. Con la ayuda de muchos estamos haciendo todos los esfuerzos humanamente posibles en las tareas de búsqueda del avión", dijo Piñera en su cuenta de Twitter.

A bordo del C-130 Hércules viajan 38 personas -17 tripulantes de la aeronave y 21 pasajeros- de las cuales 15 eran uniformados de la FACH, tres del Ejército, dos de la empresa privada de construcción Inproser y un funcionario de la Universidad de Magallanes.

Iban a cumplir "tareas de apoyo logístico" en la base Eduardo Frei, la más grande de Chile en la Antártida, para la revisión del oleoducto flotante de abastecimiento de combustible de la base y realizar tratamiento anticorrosivo de las instalaciones.

Familiares de los ocupantes se reunían la mañana del martes en la base aérea Los Cerrillos, en Santiago, aguardando noticias de la búsqueda.

Condiciones climáticas buenas

La aeronave perdió comunicación cuando sobrevolaba el mar de Drake (o de Hoces), un paso marítimo entre el continente americano y la Antártida considerado por los navegantes como uno de los más tormentoso del planeta.

"Las condiciones meteorológicas para volar eran buenas, por eso se planificó el vuelo", dijo Francisco Torres, director de Operaciones de la FACH.

El operativo de búsqueda "a fin de rescatar a posibles sobrevivientes" se concentra dentro del radio de 60 millas de la zona en la que se perdió el contacto con la aeronave.

El avión tiene sistema ELT que indica su posición satelital, pero durante la madrugada había sido infructuoso para ayudar a localizar el avión.

El último accidente de estas características en Chile ocurrió en septiembre de 2011, cuando un avión militar con 21 personas a bordo se precipitó cerca de la isla Robinson Crusoe, en medio del océano Pacífico, a unos 700 km del continente. En la aeronave viajaba un equipo de televisión, entre ellos el famoso conductor local Felipe Camiroaga, cuya muerte fue muy sentida por los chilenos.

Ese accidente fue sujeto de investigación y la FACH formuló cargos administrativos contra 13 oficiales, entre ellos dos generales que fueron llamados a retiro, por su responsabilidad en el fatal accidente.

Aviones y barcos de rescate de varios países buscan frenéticamente este martes una aeronave de la Fuerza Aérea de Chile (FACH) que desapareció la víspera con 38 personas a bordo cuando sobrevolaba el mar al sur de Sudamérica rumbo a la Antártida.

"Estamos haciendo todos los esfuerzos humanamente posibles para poder encontrarlos a pesar de que las condiciones son extremadamente difíciles", afirmó el martes el presidente Sebastián Piñera, que debido a la emergencia suspendió un viaje que tenía previsto a Buenos Aires para asistir a la posesión de Alberto Fernández.

El avión Hércules C-130 despegó a las 16H55 (19H55 GMT) del lunes desde la base Chabunco de las FACH en Punta Arenas (3.016 km al sur de Santiago, en el extremo austral de Chile) rumbo a la base Eduardo Frei en la Antártida, y "perdió comunicación radial" a las 18H13 (21H13 GMT), según la FACH.

La aeronave fue declarada "siniestrada" tras siete horas de ocurrido el incidente. El avión tenía combustible para mantenerse en el aire hasta las 00H40 (03H40 GMT) del martes.

"Es posible un amarizaje", declaró a periodistas Eduardo Mosqueira, comandante de la IV Brigada Aérea en Punta Arenas, durante la madrugada.

En un último reporte la mañana de este martes, la FACH informó que a partir de esta jornada "se han intensificado las labores de búsqueda", con la ayuda de 13 aviones, entre ellos dos aeronaves C-130 de la Fuerzas Aérea de Uruguay y la de Argentina, dos buques mercantes y dos de la Marina de Chile.

A las labores de búsqueda se suman, además, dos aviones de la fuerza aérea de Brasil y un barco polar de la Marina de ese país, tras un ofrecimiento de ayuda del presidente Jair Bolsonaro.

"Acabo de hablar con Presidente @jairbolsonaro quien nos ofreció toda la ayuda de Brasil en las tareas de búsqueda del avión de @FACh_Chile. Con la ayuda de muchos estamos haciendo todos los esfuerzos humanamente posibles en las tareas de búsqueda del avión", dijo Piñera en su cuenta de Twitter.

A bordo del C-130 Hércules viajan 38 personas -17 tripulantes de la aeronave y 21 pasajeros- de las cuales 15 eran uniformados de la FACH, tres del Ejército, dos de la empresa privada de construcción Inproser y un funcionario de la Universidad de Magallanes.

Iban a cumplir "tareas de apoyo logístico" en la base Eduardo Frei, la más grande de Chile en la Antártida, para la revisión del oleoducto flotante de abastecimiento de combustible de la base y realizar tratamiento anticorrosivo de las instalaciones.

Familiares de los ocupantes se reunían la mañana del martes en la base aérea Los Cerrillos, en Santiago, aguardando noticias de la búsqueda.

Condiciones climáticas buenas

La aeronave perdió comunicación cuando sobrevolaba el mar de Drake (o de Hoces), un paso marítimo entre el continente americano y la Antártida considerado por los navegantes como uno de los más tormentoso del planeta.

"Las condiciones meteorológicas para volar eran buenas, por eso se planificó el vuelo", dijo Francisco Torres, director de Operaciones de la FACH.

El operativo de búsqueda "a fin de rescatar a posibles sobrevivientes" se concentra dentro del radio de 60 millas de la zona en la que se perdió el contacto con la aeronave.

El avión tiene sistema ELT que indica su posición satelital, pero durante la madrugada había sido infructuoso para ayudar a localizar el avión.

El último accidente de estas características en Chile ocurrió en septiembre de 2011, cuando un avión militar con 21 personas a bordo se precipitó cerca de la isla Robinson Crusoe, en medio del océano Pacífico, a unos 700 km del continente. En la aeronave viajaba un equipo de televisión, entre ellos el famoso conductor local Felipe Camiroaga, cuya muerte fue muy sentida por los chilenos.

Ese accidente fue sujeto de investigación y la FACH formuló cargos administrativos contra 13 oficiales, entre ellos dos generales que fueron llamados a retiro, por su responsabilidad en el fatal accidente.

Policiaca

Veloz se impacta en el Colosio

Chofer no sufrió heridas de gravedadCompletamente destrozado quedó ayer por la mañana un auto particular que a gran velocidad se impactó contra la infraestructura vial de la supervía Colosio, donde milagrosamente el chofer salvó la vida . El accidente de tránsito dio a conocer la policía capitalina, se registró esta madrugada a la altura del fraccionamiento El Palmar, donde un auto tipo Bora, color blanco, se estampó contra las estructuras carreteras de dicho bulevar de reciente construcción que casi parte en dos el auto. El conductor de 24 años, que de acuerdo a las autoridades, circulaba en estado etílico, resultó con lesiones leves, sin embargo socorristas de la Cruz Roja le brindaron los primeros auxilios sin que ameritara hospitalización. El presunto responsable fue detenido y lo que quedó del vehículo asegurado, quedando a disposición de la autoridad correspondiente para deslindar su responsabilidad en los daños materiales causados.

Local

Pega coronavirus a la burocracia

El 40% del personal es adulto mayor, con diabetes, hipertensos u otras comorbilidades

Local

Diputados retoman curul al perder elección municipal

Los legisladores participaron como aspirantes de Morena en Zacualtipán y Huichapan

Celebridades

Con una bala en el pecho, hallan sin vida a medio hermano de Yolanda Andrade

Yolanda y Marilé Andrade revelaron que no tienen relación con la víctima y su familia

Exposiciones

Agenda: Actividades qué hacer del 28 de octubre al 2 de noviembre

¿Qué planes tienes para Día de Muertos y fin de semana? Checa las recomendaciones de La Señorita Etcétera esta semana

Virales

Adolescente prodigio descubre posible tratamiento para el Covid-19

Se trata de un un compuesto que puede acoplarse al coronavirus, inhibiendo su capacidad para infectar a las personas

Sociedad

Buscan aprovechar excedente de caña para generar biocombustibles

Los objetivos de este proyecto son lograr el desarrollo del sector de manera sustentable, con el propósito de generar empleo y bienestar

Turismo

¿Planeas un viaje? Repasa esta lista a la hora de planearlo

De acuerdo con los expertos, la nueva normalidad debe ofertar flexibilidad, pero también debemos tomar en cuenta otros aspectos. Te decimos cuáles