/ martes 15 de junio de 2021

Geólogos determinarán causas del dañó en viviendas

Las familias fueron reubicadas provisionalmente con algunos parientes de la misma comunidad

La coordinadora de Protección Civil (PC) de la subsecretaría de Gobierno en la Huasteca, Bertha Tovar Fuentes, informó que se ampliará la revisión a toda la comunidad de Temango, con geólogos contratados por la administración municipal y otros por el estado, para saber qué pasó exactamente con la grieta y el deslizamiento de tierra que dañó tres viviendas, en el municipio de Tlanchinol.

Tovar Fuentes aseguró que con este tipo de trabajos se espera que los geólogos puedan determinar las principales causas que originaron esta enorme abertura de la tierra, por lo que junto con las autoridades de la delegación podrán conocer el informe final que proporcionen el equipo de personas especializadas en la materia.

Además, refirió que mientras se realizan los estudios en todo este centro poblacional, a las familias afectadas las mismas autoridades delegacionales de Temango en común acuerdo con todos los vecinos, acordaron apoyarlos con la donación de dos predios, así como el alcalde de Tlanchinol, Marcos Bautista Medina, se comprometió a construir unas viviendas.

Explicó que la mano de obra para edificar estas casas el mismo ayuntamiento local es contraria a las personas de esta localidad y así poder contribuir a poder emplear a las familias de esta región de la Sierra Alta, ya que fue un acuerdo que se efectuó con la misma asamblea comunitaria, los cuales aprobaron en su mayoría.

La funcionaria estatal advirtió que dará puntual seguimiento a esta situación que pasó en Temango el pasado 3 de junio, de igual manera acompañara al grupo de geólogos a todo el polígono de esta comunidad enclavada en la zona serrana, pues el objetivo es poder saber qué causó la aparición de esta grieta y el deslizamiento de tierra.

Cabe destacar que las familias afectadas de manera provisional viven en casas prestadas que sus propios parientes les fueron otorgadas.

La coordinadora de Protección Civil (PC) de la subsecretaría de Gobierno en la Huasteca, Bertha Tovar Fuentes, informó que se ampliará la revisión a toda la comunidad de Temango, con geólogos contratados por la administración municipal y otros por el estado, para saber qué pasó exactamente con la grieta y el deslizamiento de tierra que dañó tres viviendas, en el municipio de Tlanchinol.

Tovar Fuentes aseguró que con este tipo de trabajos se espera que los geólogos puedan determinar las principales causas que originaron esta enorme abertura de la tierra, por lo que junto con las autoridades de la delegación podrán conocer el informe final que proporcionen el equipo de personas especializadas en la materia.

Además, refirió que mientras se realizan los estudios en todo este centro poblacional, a las familias afectadas las mismas autoridades delegacionales de Temango en común acuerdo con todos los vecinos, acordaron apoyarlos con la donación de dos predios, así como el alcalde de Tlanchinol, Marcos Bautista Medina, se comprometió a construir unas viviendas.

Explicó que la mano de obra para edificar estas casas el mismo ayuntamiento local es contraria a las personas de esta localidad y así poder contribuir a poder emplear a las familias de esta región de la Sierra Alta, ya que fue un acuerdo que se efectuó con la misma asamblea comunitaria, los cuales aprobaron en su mayoría.

La funcionaria estatal advirtió que dará puntual seguimiento a esta situación que pasó en Temango el pasado 3 de junio, de igual manera acompañara al grupo de geólogos a todo el polígono de esta comunidad enclavada en la zona serrana, pues el objetivo es poder saber qué causó la aparición de esta grieta y el deslizamiento de tierra.

Cabe destacar que las familias afectadas de manera provisional viven en casas prestadas que sus propios parientes les fueron otorgadas.

Regional

Falla logística en el pago de pensiones

Llegó tarde el dinero y se colocaron pocas sillas

Local

Piden apostarle más a ciclopistas

La mayoría de las vías exclusivas existentes están en desuso y son espacios inseguros, dicen activistas