/ lunes 2 de octubre de 2023

Recuerdan enseñanzas de Santa Teresita del Niño Jesús 

Es considerada Patrona de las Misiones y tiene el título de Doctora de la Iglesia

Cada primero de octubre, la iglesia católica celebra a Santa Teresita del Niño Jesús, considerada patrona de las misiones de la iglesia católica desde 1927, esta carmelita descalza se convirtió en monja desde los 15 años y sin salir del convento fue misionera, por lo que se recordaron algunas de sus enseñanzas para servir a los demás con amor y agradar a Dios.

María Francisca Teresa Martin Guérin, nombre real de Teresita, nació el 2 de enero de 1873 en Normandía Francia, murió el 30 de septiembre de 1897 en Lisieux, sus restos se encuentran en el cementerio de la misma localidad y a pesar de que solo vivió solo 24 años, su historia es uno de los testimonios de vida más reconocidos por la iglesia católica.

Esta religiosa, siguiendo los pasos de sus hermanas, María y Paulina, pidió a su padre ingresar al Convento de las Carmelitas en Luxcious y a pesar de ser muy joven, la petición le fue concedida, por lo que desde los 15 años empezó su vida religiosa dentro del recinto en donde al paso de los años enseñó con el ejemplo que el único camino para llegar a Dios era teniendo sencillez en el alma.

De acuerdo a información difundida por la revista Desde la Fe, Santa Teresita siempre tuvo detalles de amor con los que la rodeaban, por lo que decía, “Quiero pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra”, y siempre trató de servir a los demás con amor y perfección, viendo en ellos a Jesús, por lo que a pesar que nunca salió de dicho convento, fue catalogada como un gran misionera.

Asimismo, esta Santa, enseñó a tener paciencia con los semejantes y ante las dificultades de la vida, lo que predicó con el ejemplo al serle diagnosticada una tuberculosis, la cual aceptó y supo sobrellevar con dignidad y optimismo hasta el día de su muerte en 1897, no sin antes externar que “haría caer una lluvia de rosas después de su muerte”, es decir, una lluvia de bendiciones hacia todos aquellos que la invocaran y amaran a Dios, situación por la que su imagen es representada como una monja carmelita, que sostiene un crucifijo y rosas en los brazos.

La religiosa fue beatificada por Pío XI el 29 de abril de 1923 y el 17 de mayo de 1925 fue canonizada por el mismo Pontífice, además, un año después de su muerte se publicó el libro ‘Historia de una alma’, basado en escritos que revelan el amor que profesaba por Jesús.


Cada primero de octubre, la iglesia católica celebra a Santa Teresita del Niño Jesús, considerada patrona de las misiones de la iglesia católica desde 1927, esta carmelita descalza se convirtió en monja desde los 15 años y sin salir del convento fue misionera, por lo que se recordaron algunas de sus enseñanzas para servir a los demás con amor y agradar a Dios.

María Francisca Teresa Martin Guérin, nombre real de Teresita, nació el 2 de enero de 1873 en Normandía Francia, murió el 30 de septiembre de 1897 en Lisieux, sus restos se encuentran en el cementerio de la misma localidad y a pesar de que solo vivió solo 24 años, su historia es uno de los testimonios de vida más reconocidos por la iglesia católica.

Esta religiosa, siguiendo los pasos de sus hermanas, María y Paulina, pidió a su padre ingresar al Convento de las Carmelitas en Luxcious y a pesar de ser muy joven, la petición le fue concedida, por lo que desde los 15 años empezó su vida religiosa dentro del recinto en donde al paso de los años enseñó con el ejemplo que el único camino para llegar a Dios era teniendo sencillez en el alma.

De acuerdo a información difundida por la revista Desde la Fe, Santa Teresita siempre tuvo detalles de amor con los que la rodeaban, por lo que decía, “Quiero pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra”, y siempre trató de servir a los demás con amor y perfección, viendo en ellos a Jesús, por lo que a pesar que nunca salió de dicho convento, fue catalogada como un gran misionera.

Asimismo, esta Santa, enseñó a tener paciencia con los semejantes y ante las dificultades de la vida, lo que predicó con el ejemplo al serle diagnosticada una tuberculosis, la cual aceptó y supo sobrellevar con dignidad y optimismo hasta el día de su muerte en 1897, no sin antes externar que “haría caer una lluvia de rosas después de su muerte”, es decir, una lluvia de bendiciones hacia todos aquellos que la invocaran y amaran a Dios, situación por la que su imagen es representada como una monja carmelita, que sostiene un crucifijo y rosas en los brazos.

La religiosa fue beatificada por Pío XI el 29 de abril de 1923 y el 17 de mayo de 1925 fue canonizada por el mismo Pontífice, además, un año después de su muerte se publicó el libro ‘Historia de una alma’, basado en escritos que revelan el amor que profesaba por Jesús.


Policiaca

Arrestan a un posible dealer en Apan

Fue detenido sobre la céntrica calle de Reforma Sur, derivado de un reporte ciudadano

Local

Ayuntamiento de Pachuca impugna tardíamente amparo a Comuni Park

Recurre, a pesar de que Tribunal de Justicia Administrativa emitió nuevo fallo, como solicitó la empresa

Regional

Bomberos de Huejutla capturan un hurón grisón dentro de una escuela primaria

La especie, de la familia de los Hurones, permanece temporalmente en la estación

Local

Poder Judicial estrena Ley Orgánica 

La firma digital, así como nuevas áreas, entre otros 165 artículos modificados se agregó a la reforma aprobada  

Elecciones 2024

Educación y migración, lo destacado en debate en La Reforma

Los cinco candidatos a la diputación local expusieron propuestas

Local

Anular prisión preventiva oficiosa no es liberar a todos

Precisó Marco Antonio Mendoza al señalar que suele utilizarse este concepto en la política