/ lunes 18 de septiembre de 2023

Isela vivió diferentes situaciones de violencia, así salió de ellas [TESTIMONIO]

La sociedad, la familia y la religión pesan mucho para no salir de un círculo de violencia

Estar en una situación de violencia como mujer es complicado porque en muchas ocasiones no se sabe cómo salir de ellas, ya sea por miedo, por el que dirá el núcleo social en el que se desenvuelve, religión, dependencia o un sin fin de prejuicios que las propias mujeres crean.

La violencia se complica más si esta se genera en el propio núcleo familiar, ya que se pueden presentar de diferentes formas como son: económica, psicológica, emocional, sexual y física.

Isela López Hernández es una mujer que no sólo vivió en una ocasión violencia, sino esta se presentó en círculos familiares por dos parejas a las cuales creía que amaba.

Su historia inicia desde que era novia de un hombre (que por seguridad de Isela no se dará a conocer su nombre). Desde el noviazgo se dieron varias situaciones de violencia psicológica, pero por creer que “lo amaba” no se daba cuenta de ellas.

El hombre le decía frases como “no sabes”, “no puedes”, “eres una inútil” “eres fea”, “eres flaca”, y ella permaneció ahí todo el tiempo durante nueve años. A pesar de que se presentaba este tipo de violencia, decidió casarse por una presión social (ya que tenía 26 años y su familia le decía que era muy grande).

Cuenta Isela que, en la parte de vivir en matrimonio, la violencia se agrandó más. Se presentaron infidelidades por parte de él, pero cuando salían a comer juntos, la palabra que le decía era “por mi tragas”, la empujaba e incluso en una ocasión la quiso ahorcar.

Vivía en un círculo en donde me decía que no era verdad, lo que él mismo me comentaba y yo lo creía”, señaló.

Isela tuvo su primera hija y dijo que se quedó ahí por cuestiones culturales y religiosas. “Era de cómo me voy a divorciar, voy a ser una divorciada con una niña”.

Hasta que llegó el momento en que no pudo y fue tanto su estrés que la garganta se le cerró y tuvo que ser hospitalizada, lo cual la hizo reflexionar y le pidió el divorcio a su primer esposo.

“El hecho de que no me amará a mí, me hizo que entrará a un segundo círculo de violencia. Como yo no me quería, sentía que nadie más me podría querer. También entra el miedo a la soledad”, dijo Isela López.

Sin embargo, Isela López, al sentirse sola y no valorada inicia una nueva relación con otra persona (su exnovio) con quien empezó a vivir juntos y a los tres meses, le dio una patada en la espalda por que puso su computadora en el piso.

Pero por los mismos prejuicios sociales la hicieron quedarse, porque estaba segura de que su familia le reclamaría por la doble separación. “Vienen muchos pensamientos, de que yo tuve la culpa para que se enojará. Yo estoy mal, yo no sé elegir pareja, nadie me quiere”.

Isela manifestó que estuvo así mucho tiempo, y por la parte religiosa, le dicen que su matrimonio va mal porque no estaba casada por la iglesia, entonces realiza todos los trámites y al poco tiempo se embaraza.

Un episodio de su vida que la hizo despertar es que cuando muere su papá, la segunda persona la agredió justamente en el velorio. “Estábamos a punto de entrar al velatorio, cuando comenzó a gritarme que me odia, que no me ama y que me quiere dejar”.

La sociedad, cultura, familia, roles que desempeñan las mujeres y la religión formaron parte esencial para quedarse no sólo en uno, sino en dos círculos de violencia, de los cuales Isela pudo salir antes de que fuera demasiado tarde.

A su segundo esposo lo acusó de violencia familiar, sin embargo, él dijo que era infiel, pero era tanta la dependencia emocional que Isela tenía que llego el momento, ya separados, que le hablo y en los juzgados, él solicitó que No lo buscará más y eso fue que la hizo reaccionar, para lograr un SÍ en su vida.

Isela López Hernández entró a estudiar psicología, lo cual le ayudó mucho, además de un vídeo que vio en una plataforma para valorarse como mujer y no perder su identidad en donde decía frases como “eres inteligente”, “eres capaz”, “eres hermosa”, “eres única”, “eres fuerte”, pegó las frases en su cuarto y todas las mañanas las decía.

“En estos círculos de violencia, el valor es lo primero que se pierde y perdemos el auto respeto, la autoconciencia que tiene que ver con la autoestima. Hoy lo sé, pero en ese momento estaba perdida”, dijo con un poco de lágrimas en los ojos.

En este momento su trabajo, es apoyar a más mujeres para que puedan salir adelante y decirles que no están solas. Ella además de contadora, es psicóloga, maestra de inglés y coaching. Lleva 200 sesiones en línea con pláticas.

Pero la labor más importante y valiosa que tiene Isela es evitar que sus hijas sufran lo mismo que ella, sobre toda con la mayor de 21 años, a quien le enseña a valorarse a quererse, ya que ella vivió la violencia física que tuvo en su segundo matrimonio, además de que vio a una mamá que no se quería, por lo que empezó a recordarle quien es y ha llevarla a ambientes seguros.

Escribió un libro “Renuévate” con un método que se llama DODDA (Detente, Observa, Descubre, Decide y Actúa) que ayuda a las mujeres a salir adelante, en donde les enseña la autoestima, el auto respeto y la reconstrucción.

El primer caso de violencia lo vivió en Guanajuato y el segundo en Pachuca.

En este momento, Isela López vive sola, sin ningún hombre a su lado, sólo con sus hijas y se siente bien y tranquila. “Hoy me conozco tanto, que ya no me conformó con lo que me ofrecen, sino lo que yo quiero. Ya no me conformo”.

Pide a todas las mujeres valorarse, no creer lo que otras personas dicen y sobre todo quererse para evitar círculos de violencia que incluso pueden llegar a la muerte. “¿Duele? Sí duele, pero si se puede salir adelante, se puede ser feliz sin pareja y puede cambiar nuestra historia”, finalizó.


Estar en una situación de violencia como mujer es complicado porque en muchas ocasiones no se sabe cómo salir de ellas, ya sea por miedo, por el que dirá el núcleo social en el que se desenvuelve, religión, dependencia o un sin fin de prejuicios que las propias mujeres crean.

La violencia se complica más si esta se genera en el propio núcleo familiar, ya que se pueden presentar de diferentes formas como son: económica, psicológica, emocional, sexual y física.

Isela López Hernández es una mujer que no sólo vivió en una ocasión violencia, sino esta se presentó en círculos familiares por dos parejas a las cuales creía que amaba.

Su historia inicia desde que era novia de un hombre (que por seguridad de Isela no se dará a conocer su nombre). Desde el noviazgo se dieron varias situaciones de violencia psicológica, pero por creer que “lo amaba” no se daba cuenta de ellas.

El hombre le decía frases como “no sabes”, “no puedes”, “eres una inútil” “eres fea”, “eres flaca”, y ella permaneció ahí todo el tiempo durante nueve años. A pesar de que se presentaba este tipo de violencia, decidió casarse por una presión social (ya que tenía 26 años y su familia le decía que era muy grande).

Cuenta Isela que, en la parte de vivir en matrimonio, la violencia se agrandó más. Se presentaron infidelidades por parte de él, pero cuando salían a comer juntos, la palabra que le decía era “por mi tragas”, la empujaba e incluso en una ocasión la quiso ahorcar.

Vivía en un círculo en donde me decía que no era verdad, lo que él mismo me comentaba y yo lo creía”, señaló.

Isela tuvo su primera hija y dijo que se quedó ahí por cuestiones culturales y religiosas. “Era de cómo me voy a divorciar, voy a ser una divorciada con una niña”.

Hasta que llegó el momento en que no pudo y fue tanto su estrés que la garganta se le cerró y tuvo que ser hospitalizada, lo cual la hizo reflexionar y le pidió el divorcio a su primer esposo.

“El hecho de que no me amará a mí, me hizo que entrará a un segundo círculo de violencia. Como yo no me quería, sentía que nadie más me podría querer. También entra el miedo a la soledad”, dijo Isela López.

Sin embargo, Isela López, al sentirse sola y no valorada inicia una nueva relación con otra persona (su exnovio) con quien empezó a vivir juntos y a los tres meses, le dio una patada en la espalda por que puso su computadora en el piso.

Pero por los mismos prejuicios sociales la hicieron quedarse, porque estaba segura de que su familia le reclamaría por la doble separación. “Vienen muchos pensamientos, de que yo tuve la culpa para que se enojará. Yo estoy mal, yo no sé elegir pareja, nadie me quiere”.

Isela manifestó que estuvo así mucho tiempo, y por la parte religiosa, le dicen que su matrimonio va mal porque no estaba casada por la iglesia, entonces realiza todos los trámites y al poco tiempo se embaraza.

Un episodio de su vida que la hizo despertar es que cuando muere su papá, la segunda persona la agredió justamente en el velorio. “Estábamos a punto de entrar al velatorio, cuando comenzó a gritarme que me odia, que no me ama y que me quiere dejar”.

La sociedad, cultura, familia, roles que desempeñan las mujeres y la religión formaron parte esencial para quedarse no sólo en uno, sino en dos círculos de violencia, de los cuales Isela pudo salir antes de que fuera demasiado tarde.

A su segundo esposo lo acusó de violencia familiar, sin embargo, él dijo que era infiel, pero era tanta la dependencia emocional que Isela tenía que llego el momento, ya separados, que le hablo y en los juzgados, él solicitó que No lo buscará más y eso fue que la hizo reaccionar, para lograr un SÍ en su vida.

Isela López Hernández entró a estudiar psicología, lo cual le ayudó mucho, además de un vídeo que vio en una plataforma para valorarse como mujer y no perder su identidad en donde decía frases como “eres inteligente”, “eres capaz”, “eres hermosa”, “eres única”, “eres fuerte”, pegó las frases en su cuarto y todas las mañanas las decía.

“En estos círculos de violencia, el valor es lo primero que se pierde y perdemos el auto respeto, la autoconciencia que tiene que ver con la autoestima. Hoy lo sé, pero en ese momento estaba perdida”, dijo con un poco de lágrimas en los ojos.

En este momento su trabajo, es apoyar a más mujeres para que puedan salir adelante y decirles que no están solas. Ella además de contadora, es psicóloga, maestra de inglés y coaching. Lleva 200 sesiones en línea con pláticas.

Pero la labor más importante y valiosa que tiene Isela es evitar que sus hijas sufran lo mismo que ella, sobre toda con la mayor de 21 años, a quien le enseña a valorarse a quererse, ya que ella vivió la violencia física que tuvo en su segundo matrimonio, además de que vio a una mamá que no se quería, por lo que empezó a recordarle quien es y ha llevarla a ambientes seguros.

Escribió un libro “Renuévate” con un método que se llama DODDA (Detente, Observa, Descubre, Decide y Actúa) que ayuda a las mujeres a salir adelante, en donde les enseña la autoestima, el auto respeto y la reconstrucción.

El primer caso de violencia lo vivió en Guanajuato y el segundo en Pachuca.

En este momento, Isela López vive sola, sin ningún hombre a su lado, sólo con sus hijas y se siente bien y tranquila. “Hoy me conozco tanto, que ya no me conformó con lo que me ofrecen, sino lo que yo quiero. Ya no me conformo”.

Pide a todas las mujeres valorarse, no creer lo que otras personas dicen y sobre todo quererse para evitar círculos de violencia que incluso pueden llegar a la muerte. “¿Duele? Sí duele, pero si se puede salir adelante, se puede ser feliz sin pareja y puede cambiar nuestra historia”, finalizó.


Policiaca

Recupera la Policía Municipal de Pachuca tres vehículos con reporte de robo

Los aseguramientos se realizaron en tres distintas colonias ubicadas entre este municipio y Mineral de la Reforma, durante dos de estos dispositivos se detuvieron a dos personas, quienes conducían los automóviles

Local

Gas LP aumenta en Hidalgo: Precios del 23 al 29 de junio

Un tanque de gas de 20 kilos costará casi 380 pesos directo al consumidor

Local

Clima en Hidalgo: lluvias siguen el fin de semana en estos municipios

El SMN prevé la formación de una zona de baja presión con probabilidad de desarrollo ciclónico sobre el suroeste del Golfo de México

Local

En Mineral de la Reforma construyen casas para lomitos con lonas de campañas electorales

Realizaron acciones de limpieza y reacondicionamiento en el refugio “La Jauría de Balú”

Regional

Yahualica: Lluvias provocan deslave de piedras y árboles

Protección Civil del municipio mantiene coordinación con delegados para prevenir accidentes