/ lunes 22 de enero de 2024

Ganan menos los jóvenes trabajadores: ENOE

Las mayoría de los jóvenes se encuentran en la informalidad, lo que implica que no tienen seguridad social

En Hidalgo una tercera parte de la población ocupada son jóvenes, es decir, tienen entre 18 y 29 años de edad, por lo cual representan el sector demográfico más grande, sin embargo, reciben en promedio 15 por ciento ingresos económicos menos que las personas más adultas, de acuerdo con datos desagregados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El reporte federal reveló que las personas jóvenes tienen ingresos económicos menores que quienes tienen mayor experiencia, aunado a que la precarización laboral en la que se encuentran está asociada con menos derechos sociales laborales que quienes tienen más tiempo en una empresa.

De acuerdo con la ENOE, en los sectores donde más se observa la precarización laboral son las áreas de ciencias informáticas, ingenierías, así como en el campo de la educación, principalmente en los rubros privados, mientras que en el ámbito público tampoco cuentan con diferentes derechos sociales como la antigüedad y el sistema de pensiones.

De la misma manera, se identifican deficiencias en cuanto al acceso a seguridad social para las personas jóvenes, de más de 456 mil jóvenes que están ocupados en el estado, menos de la mitad tienen acceso a la seguridad social, así como a otros derechos sociales, pues la mayor parte de la población están en la informalidad.

Según datos de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social federal (STPS), las personas jóvenes que obtienen su primer empleo reciben remuneraciones económicas de entre uno y dos salarios mínimos, pero la mayoría se ubican en la informalidad, es decir, que no tienen acceso a derechos sociales básicos como vacaciones, pago de aguinaldo, primas vacacionales, entre otros.

Asimismo, la ENOE detalló que los jóvenes destinan más horas en realizar actividades laborales que el resto del sector de la población ocupada, por lo cual sus ingresos económicos son inferiores respecto al tiempo de trabajo efectuado durante el sector laboral.

Además, las personas ocupadas jóvenes se concentran en los municipios urbanos como Pachuca, Mineral de la Reforma, Tulancingo, Tula y Tizayuca, mientras que en las demarcaciones rurales apenas laboran el 25 por ciento de los jóvenes que realizan alguna actividad laboral, por la cual obtienen ingresos económicos.

Las personas con mayores remuneraciones económicas se encuentran entre 45 y 55 años de edad, quienes destinaron menos esfuerzo laboral con relación a los jóvenes que destinaron más tiempo en el trabajo.


En Hidalgo una tercera parte de la población ocupada son jóvenes, es decir, tienen entre 18 y 29 años de edad, por lo cual representan el sector demográfico más grande, sin embargo, reciben en promedio 15 por ciento ingresos económicos menos que las personas más adultas, de acuerdo con datos desagregados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El reporte federal reveló que las personas jóvenes tienen ingresos económicos menores que quienes tienen mayor experiencia, aunado a que la precarización laboral en la que se encuentran está asociada con menos derechos sociales laborales que quienes tienen más tiempo en una empresa.

De acuerdo con la ENOE, en los sectores donde más se observa la precarización laboral son las áreas de ciencias informáticas, ingenierías, así como en el campo de la educación, principalmente en los rubros privados, mientras que en el ámbito público tampoco cuentan con diferentes derechos sociales como la antigüedad y el sistema de pensiones.

De la misma manera, se identifican deficiencias en cuanto al acceso a seguridad social para las personas jóvenes, de más de 456 mil jóvenes que están ocupados en el estado, menos de la mitad tienen acceso a la seguridad social, así como a otros derechos sociales, pues la mayor parte de la población están en la informalidad.

Según datos de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social federal (STPS), las personas jóvenes que obtienen su primer empleo reciben remuneraciones económicas de entre uno y dos salarios mínimos, pero la mayoría se ubican en la informalidad, es decir, que no tienen acceso a derechos sociales básicos como vacaciones, pago de aguinaldo, primas vacacionales, entre otros.

Asimismo, la ENOE detalló que los jóvenes destinan más horas en realizar actividades laborales que el resto del sector de la población ocupada, por lo cual sus ingresos económicos son inferiores respecto al tiempo de trabajo efectuado durante el sector laboral.

Además, las personas ocupadas jóvenes se concentran en los municipios urbanos como Pachuca, Mineral de la Reforma, Tulancingo, Tula y Tizayuca, mientras que en las demarcaciones rurales apenas laboran el 25 por ciento de los jóvenes que realizan alguna actividad laboral, por la cual obtienen ingresos económicos.

Las personas con mayores remuneraciones económicas se encuentran entre 45 y 55 años de edad, quienes destinaron menos esfuerzo laboral con relación a los jóvenes que destinaron más tiempo en el trabajo.


Elecciones 2024

PT deberá retirar publicidad relacionada con la 4T tras fallo del IEEH

Luego de la denuncia de Morena, aplica solo en candidaturas a diputaciones locales

Local

¿Le faltan vacunas a tus hijos? Activa en Hidalgo campaña para completar esquema

Se emitirá un recado escolar a los padres de familia para que autoricen aplicar las vacunas que les falta a los menores de acuerdo con su edad

Local

Gas LP en Hidalgo: Otra semana con incremento en el precio al público

Un tanque de 20 kilos costará a partir de este domingo 383 pesos en la mayoría de los municipios hidalguenses

Elecciones 2024

Morena, PT, PAN y PVEM sustituyen candidaturas en reserva

El IEEH llevó a cabo la segunda sesión extraordinaria y votó por unanimidad las nuevas candidaturas que en su mayoría de ellas renunció a la postulación 

Local

Investigadores plantean acciones para no abandonar la agricultura

La sequía y la falta de lluvia obligan a plantear alternativas que utilicen poca agua