/ jueves 3 de noviembre de 2022

¿Qué hacer con la comida que se recoge de la ofrenda?

Como marca la tradición, el levantamiento de la ofrenda marca el fin de la celebración del Día de Muertos

Grandes ofrendas y altares han sido colocados en las casas como diversos lugares en México con motivo del Día de Muertos, las cuales destacan por su color y por su comida. Una de las cosas que da esencia a los altares son los alimentos tradicionales como aquellos que eran los favoritos de las personas que se buscan recordar.

Una vez que termina la celebración y los espíritus de los muertos regresan al Mictlán, se da el paso al levantamiento de la ofrenda. Pero, una duda que siempre se hace presente es qué hacer con la comida, ya que en algunas ocasiones pasa hasta una semana en la intemperie y las creencias son diversas sobre lo que pasa con estos alimentos.

Te recomendamos: Mixquic: la tradición de venerar a la muerte

¿Qué dicen las tradiciones?

Hay que comenzar con saber sobre el levantamiento de la ofrenda, momento en que las ánimas regresan y esperen a que llegue el siguiente año para volver a la celebración. Aunque en algunos casos se piensa que durante la tarde del 2 de noviembre puede comenzar a levantarse la ofrenda, la mayoría de las personas lo hace hasta el día tres.

Siendo el 2 de noviembre el día de los Fieles Difuntos, la gente espera ya que se cree que, al ser el último día, todas las almas se reúnen y visitan los altares sin importar las condiciones en las que fallecieron.

Algunas creencias señalan que desde las dos de la tarde o al mediodía se puede comenzar con el levantamiento de la ofrenda y quitar cada uno de los productos en el altar o empezar a guardar los adornos.

Si se prueba la comida, ya sean guisos, fruta o el pan, se dice que está quedará sin sabor, y se debe a que los espíritus la han consumido y se han llevado el sabor como muestra de que han estado presentes en la ofrenda.

En algunas casas como zonas del país, es tradicional comer en familia y compartir los platillos que fueron colocados en la ofrenda. Esto como una especie de despedida para las ánimas y para demostrar la unión como que el recuerdo se mantiene presente de nuestros seres queridos. Además, se suele pedir permiso antes de que se toma algo de la ofrenda.


Comida que se puede comer o reutilizar

Pasando a los productos que se colocan, existen algunos que sí es seguro consumirlos una vez que pasa el Día de Muertos. Cabe recordar que solo se debe hacer si los productos estuvieron en interiores o no sufrieron de la caída excesiva de polvo u otros materiales como sucede con los altares que son colocados en las calles.

La fruta es una de las primeras cosas que sí podremos comer, en especial aquellas que tienen cáscara, una protección extra de forma natural. Aunque no se recomienda al creer que se quita la esencia al producto, se podrían lavar para tener una mejor seguridad al comerlo.

También, se pueden consumir los dulces, botanas o productos empaquetados que hayas colocado. Aunque estos se suelen abrir en los días previos a la visita de las ánimas, en algunas casas se mantienen cerrados, de modo que seguirán frescos y listos para consumirse.

Algunas personas suelen incluso guardar las calaveritas de azúcar, al lograr mantenerse por mucho tiempo buscan ahorrar y comenzar a utilizarla como decoración más que como un alimento.

Esta ofrenda, la más grande de la zona de las Altas Montañas es una muestra del amor de una abuela de Tecamalucan, doña Socorro, hacia sus seres queridos / Foto: Cortesía | Lionely Ayala

En el caso del pan de muerto u hojaldras, la decisión podría quedar en cada persona y qué sensación obtenga del pan. Dependiendo de los días que haya pasado fuera, es posible que se ponga muy duro, por lo que es mejor es desmoronarlas para utilizarlas para alimentar aves u otro animal que guste del pan.

Si las hojaldras son de azúcar, usualmente este ingrediente extra logra que se mantengan suave por un periodo más largo de tiempo, solo se debe comprobar que la azúcar este en buen estado y no se haya creado moho u otro signo de descomposición.

Cosas como la sal, la cual se coloca para que los alimentos tengan sabor a los espíritus y como guía también para ellos, si fue colocada en un plato puede volver a usarse, pero se debe verificar que no esté sucia ya que es posible que los pétalos de la flor de cempasúchil u otros ratos de suciedad se hagan presentes.

Algo similar ocurre con las bebidas, ya que deben abrirse para que los espíritus puedan consumirlos, es posible que también algo de suciedad caiga sobre ellos, pero sí se mantuvieron limpios es seguro consumirlos.

Lo que no debes consumir

Dentro de la ofrenda también hay cosas que, por el tiempo que pasa, es mejor no consumirlas. Principalmente se tratan de los guisos y alimentos extras que se hayan colocado en el altar en honor a la persona.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Debido a la cantidad de condimentos y al proceso de esta comida, es posible que para el final de la celebración estos productos ya estén en proceso de descomposición y su consumo puede ser dañino. Esto pasa con cosas como el mole, enchiladas y demás comidas preparadas. Por ello, se recomienda colocar porciones pequeñas ya que terminará por desperdiciarse.

Nota publicada en El Sol de Puebla

Grandes ofrendas y altares han sido colocados en las casas como diversos lugares en México con motivo del Día de Muertos, las cuales destacan por su color y por su comida. Una de las cosas que da esencia a los altares son los alimentos tradicionales como aquellos que eran los favoritos de las personas que se buscan recordar.

Una vez que termina la celebración y los espíritus de los muertos regresan al Mictlán, se da el paso al levantamiento de la ofrenda. Pero, una duda que siempre se hace presente es qué hacer con la comida, ya que en algunas ocasiones pasa hasta una semana en la intemperie y las creencias son diversas sobre lo que pasa con estos alimentos.

Te recomendamos: Mixquic: la tradición de venerar a la muerte

¿Qué dicen las tradiciones?

Hay que comenzar con saber sobre el levantamiento de la ofrenda, momento en que las ánimas regresan y esperen a que llegue el siguiente año para volver a la celebración. Aunque en algunos casos se piensa que durante la tarde del 2 de noviembre puede comenzar a levantarse la ofrenda, la mayoría de las personas lo hace hasta el día tres.

Siendo el 2 de noviembre el día de los Fieles Difuntos, la gente espera ya que se cree que, al ser el último día, todas las almas se reúnen y visitan los altares sin importar las condiciones en las que fallecieron.

Algunas creencias señalan que desde las dos de la tarde o al mediodía se puede comenzar con el levantamiento de la ofrenda y quitar cada uno de los productos en el altar o empezar a guardar los adornos.

Si se prueba la comida, ya sean guisos, fruta o el pan, se dice que está quedará sin sabor, y se debe a que los espíritus la han consumido y se han llevado el sabor como muestra de que han estado presentes en la ofrenda.

En algunas casas como zonas del país, es tradicional comer en familia y compartir los platillos que fueron colocados en la ofrenda. Esto como una especie de despedida para las ánimas y para demostrar la unión como que el recuerdo se mantiene presente de nuestros seres queridos. Además, se suele pedir permiso antes de que se toma algo de la ofrenda.


Comida que se puede comer o reutilizar

Pasando a los productos que se colocan, existen algunos que sí es seguro consumirlos una vez que pasa el Día de Muertos. Cabe recordar que solo se debe hacer si los productos estuvieron en interiores o no sufrieron de la caída excesiva de polvo u otros materiales como sucede con los altares que son colocados en las calles.

La fruta es una de las primeras cosas que sí podremos comer, en especial aquellas que tienen cáscara, una protección extra de forma natural. Aunque no se recomienda al creer que se quita la esencia al producto, se podrían lavar para tener una mejor seguridad al comerlo.

También, se pueden consumir los dulces, botanas o productos empaquetados que hayas colocado. Aunque estos se suelen abrir en los días previos a la visita de las ánimas, en algunas casas se mantienen cerrados, de modo que seguirán frescos y listos para consumirse.

Algunas personas suelen incluso guardar las calaveritas de azúcar, al lograr mantenerse por mucho tiempo buscan ahorrar y comenzar a utilizarla como decoración más que como un alimento.

Esta ofrenda, la más grande de la zona de las Altas Montañas es una muestra del amor de una abuela de Tecamalucan, doña Socorro, hacia sus seres queridos / Foto: Cortesía | Lionely Ayala

En el caso del pan de muerto u hojaldras, la decisión podría quedar en cada persona y qué sensación obtenga del pan. Dependiendo de los días que haya pasado fuera, es posible que se ponga muy duro, por lo que es mejor es desmoronarlas para utilizarlas para alimentar aves u otro animal que guste del pan.

Si las hojaldras son de azúcar, usualmente este ingrediente extra logra que se mantengan suave por un periodo más largo de tiempo, solo se debe comprobar que la azúcar este en buen estado y no se haya creado moho u otro signo de descomposición.

Cosas como la sal, la cual se coloca para que los alimentos tengan sabor a los espíritus y como guía también para ellos, si fue colocada en un plato puede volver a usarse, pero se debe verificar que no esté sucia ya que es posible que los pétalos de la flor de cempasúchil u otros ratos de suciedad se hagan presentes.

Algo similar ocurre con las bebidas, ya que deben abrirse para que los espíritus puedan consumirlos, es posible que también algo de suciedad caiga sobre ellos, pero sí se mantuvieron limpios es seguro consumirlos.

Lo que no debes consumir

Dentro de la ofrenda también hay cosas que, por el tiempo que pasa, es mejor no consumirlas. Principalmente se tratan de los guisos y alimentos extras que se hayan colocado en el altar en honor a la persona.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Debido a la cantidad de condimentos y al proceso de esta comida, es posible que para el final de la celebración estos productos ya estén en proceso de descomposición y su consumo puede ser dañino. Esto pasa con cosas como el mole, enchiladas y demás comidas preparadas. Por ello, se recomienda colocar porciones pequeñas ya que terminará por desperdiciarse.

Nota publicada en El Sol de Puebla

Policiaca

Tezontepec de Aldama: Asesinan a un hombre a balazos

Su acompañante resultó ileso pero con crisis nerviosa

Elecciones 2024

Xóchitl Gálvez cerrará campaña nacional en Tepatepec, Hidalgo

Se prevé que militantes y simpatizantes de la coalición Fuerza y Corazón por México asistan

Local

Disminuyen 50 mil ocupados en Hidalgo: ENOE

Se trató del peor primer arranque de año en el estado desde la recuperación económica 

Local

Aumento de nivel del río Tula provoca incertidumbre a habitantes

Pobladores aseguraron que el agua proviene de la Ciudad de México cada vez que llueve mucho

Local

En ocho cateos en Hidalgo, se desmanteló centro de distribución de drogas

Lo anterior se informó durante la reunión semanal del Gabinete de Seguridad que encabezó el gobernador, Julio Menchaca Salazar

Local

Garantizan privacidad de infantes y adolescentes: Adelaida Muñoz

Los medios de comunicación deberán asegurar que no ponga en peligro  a los menores de edad