/ viernes 15 de diciembre de 2017

Marco Mexicano, una fusión de teatro y danza regional

Es un ensamble que busca promover y difundir la cultura nacional a través de sus bailes y experiencias escénicas

Una de las mejores cosas que México posee, además de lo colorido de sus paisajes y de la gran gama de sabores en su gastronomía, es su cultura, sobre todo en cuanto al arte se refiere, donde cada uno de los artistas pone su alma y corazón en cada pieza que entregan.

Este es el caso de Marco Mexicano, un ensamble que aunque intenta combinar lo mejor de la danza folcklórica, la música regional y la representación teatral en todos sus montajes escénicos.

“Su objetivo es meramente preservar la cultura mexicana, y presentarla dentro de un mismo espacio; es un arte para presentarse siempre en un escenario, y como tal Marco Mexicano busca eso, ¿no? Pues el entretenimiento”, comentó Kevin Almeraya, actor en Marco Mexicano.

Desde pequeños, tanto a Kevin como a su hermana Silvia, quien también forma parte del ensamble, se les inculcó la magia y el disfrute del arte mexicano, y ambos llegaron a formar parte de Marco Mexicano por su cercana relación con el creador y director, Marco Antonio Salazar.

“Marco Mexicano nació por la necesidad de mi director de crear; siempre ha tenido ideas tan disparatadas, y me encantan sus dramas y cómo cuenta las cosas, y esa es la cuestión: que vale la pena que Marco te cuente otras cosas, otras historias; o a lo mejor la misma historia con el mismo desenlace… pero no es lo que cuenta sino cómo lo cuenta”, dijo Silvia, quien funge como actriz y cantante en la mayoría de las obras.

Con más de nueve años de trayectoria y a pesar de sólo contar con ocho personas en su elenco, Marco Mexicano tiene en su abanico de presentaciones alrededor de 12 puestas en escena, entre las que destaca singularmente una Entre copa y copa, historias de cantina.

Y es que la historia que presenta de un par de jóvenes enamorados cuyo romance se ve interrumpido por los celos y los deseos de la Catrina y de sus ayudantes quienes los persiguen a lo largo de varias cantinas del país, ha cautivado tanto al público de todos los estados de la república donde se han presentado, que se convirtió en su obra más aclamada.

“Somos un concepto un poquito diferente, porque la danza folclórica generalmente no se mezcla con el teatro o con el canto o el arte circense (que de pronto también nosotros tenemos ahí), sino que está aislada: es nada más la estampita de Nuevo León, la estampita de Tamaulipas y cierras con Jalisco y ya, es decir, no hay actuación, no hay más historia qué contar. Con nosotros es un poquito diferente, ¿no? Entonces, a la fecha, la gente no sabe qué somos.

“Nosotros tenemos una particularidad: en la mayor parte de nuestros

programas, exceptuando La tanda del general, no tenemos diálogo. Nosotros te presentamos una historia corridísima, sin pausas, de una canción con otra y con otra, y hay acciones, hay mímica, expresiones corporales, hay canto pero jamás hay diálogo. Nosotros no te vamos a decir qué pensar o qué hacer; nosotros tenemos una idea y queremos que tú te formes la tuya; que tú te cuentes tu propia historia conforme lo que estás viendo. Eso es lo rico, lo divertido de Marco Mexicano”, expresó Silvia.

Marco Mexicano, entonces, ha buscado romper con las fronteras que separan al arte escénico del país para presentar obras que ayuden a destacar lo mejor de cada forma de expresión en un todo, sin que en la mezcla se pierdan sus valores estéticos individuales, tanto en la presentación como en la escenografía o en sus vestuarios.

“Considero que debería haber un mayor acercamiento de la gente hacia las artes escénicas porque exploras en ellas, en cada obra que ves, un sentimiento diferente. Vas a conocerte a ti como espectador, porque vas a ver cosas que a lo mejor te son nuevas y puede que te causen cierta o curiosidad o hasta molestia, pero mientras te cause algo, ahí está cumpliendo ya la obra su función”, agregó Kevin.

Tanto Kevin como Silvia coinciden en que lo que le da fuerza a todo el ensamble y a cada una de las obras de Marco Mexicano es que todos los miembros siempre aportan algo de sí mismos que hace que las piezas queden como una salsita bien hecha.

Una de las mejores cosas que México posee, además de lo colorido de sus paisajes y de la gran gama de sabores en su gastronomía, es su cultura, sobre todo en cuanto al arte se refiere, donde cada uno de los artistas pone su alma y corazón en cada pieza que entregan.

Este es el caso de Marco Mexicano, un ensamble que aunque intenta combinar lo mejor de la danza folcklórica, la música regional y la representación teatral en todos sus montajes escénicos.

“Su objetivo es meramente preservar la cultura mexicana, y presentarla dentro de un mismo espacio; es un arte para presentarse siempre en un escenario, y como tal Marco Mexicano busca eso, ¿no? Pues el entretenimiento”, comentó Kevin Almeraya, actor en Marco Mexicano.

Desde pequeños, tanto a Kevin como a su hermana Silvia, quien también forma parte del ensamble, se les inculcó la magia y el disfrute del arte mexicano, y ambos llegaron a formar parte de Marco Mexicano por su cercana relación con el creador y director, Marco Antonio Salazar.

“Marco Mexicano nació por la necesidad de mi director de crear; siempre ha tenido ideas tan disparatadas, y me encantan sus dramas y cómo cuenta las cosas, y esa es la cuestión: que vale la pena que Marco te cuente otras cosas, otras historias; o a lo mejor la misma historia con el mismo desenlace… pero no es lo que cuenta sino cómo lo cuenta”, dijo Silvia, quien funge como actriz y cantante en la mayoría de las obras.

Con más de nueve años de trayectoria y a pesar de sólo contar con ocho personas en su elenco, Marco Mexicano tiene en su abanico de presentaciones alrededor de 12 puestas en escena, entre las que destaca singularmente una Entre copa y copa, historias de cantina.

Y es que la historia que presenta de un par de jóvenes enamorados cuyo romance se ve interrumpido por los celos y los deseos de la Catrina y de sus ayudantes quienes los persiguen a lo largo de varias cantinas del país, ha cautivado tanto al público de todos los estados de la república donde se han presentado, que se convirtió en su obra más aclamada.

“Somos un concepto un poquito diferente, porque la danza folclórica generalmente no se mezcla con el teatro o con el canto o el arte circense (que de pronto también nosotros tenemos ahí), sino que está aislada: es nada más la estampita de Nuevo León, la estampita de Tamaulipas y cierras con Jalisco y ya, es decir, no hay actuación, no hay más historia qué contar. Con nosotros es un poquito diferente, ¿no? Entonces, a la fecha, la gente no sabe qué somos.

“Nosotros tenemos una particularidad: en la mayor parte de nuestros

programas, exceptuando La tanda del general, no tenemos diálogo. Nosotros te presentamos una historia corridísima, sin pausas, de una canción con otra y con otra, y hay acciones, hay mímica, expresiones corporales, hay canto pero jamás hay diálogo. Nosotros no te vamos a decir qué pensar o qué hacer; nosotros tenemos una idea y queremos que tú te formes la tuya; que tú te cuentes tu propia historia conforme lo que estás viendo. Eso es lo rico, lo divertido de Marco Mexicano”, expresó Silvia.

Marco Mexicano, entonces, ha buscado romper con las fronteras que separan al arte escénico del país para presentar obras que ayuden a destacar lo mejor de cada forma de expresión en un todo, sin que en la mezcla se pierdan sus valores estéticos individuales, tanto en la presentación como en la escenografía o en sus vestuarios.

“Considero que debería haber un mayor acercamiento de la gente hacia las artes escénicas porque exploras en ellas, en cada obra que ves, un sentimiento diferente. Vas a conocerte a ti como espectador, porque vas a ver cosas que a lo mejor te son nuevas y puede que te causen cierta o curiosidad o hasta molestia, pero mientras te cause algo, ahí está cumpliendo ya la obra su función”, agregó Kevin.

Tanto Kevin como Silvia coinciden en que lo que le da fuerza a todo el ensamble y a cada una de las obras de Marco Mexicano es que todos los miembros siempre aportan algo de sí mismos que hace que las piezas queden como una salsita bien hecha.

Policiaca

Localizan muerto a taxista extraviado

No regresó a casa desde el 15 de septiembre, cuando le pidieron un servicio a Tetepango

Futbol

Tlalnepantla, opción para nuevo estadio Azul

 Se espera que en los próximos días se de a conocer más avances de los proyectos que tendrá la cooperativa en ese municipio mexiquense

Deportes

Borregos pierden en su presentación

La Universidad Panamericana de México ganó 90 - 81

Deportes

Los Tuzos tuvieron más oportunidades

Gustavo Cabral anotó su primer gol con la camiseta blanquiazul

Regional

Más de 300 negocios dejaron de dar bolsas

Director de Reglamentos, pidió a empresas reducir sus embalajes para contaminar menos