/ domingo 23 de julio de 2017

Después de tres años de remodelación, reabre el teatro Manolo Fábregas

POR JAVA

Tres años más tarde, el teatro Manolo Fábregas volvió aabrir sus puertas. Estuvo en remodelación y esperandooportunidades para levantar de nueva cuenta su telón deterciopelo. Bellísimo escenario citadino. Ahí estápresentándose La jaula de las locas, en su nueva temporada, bajola producción de Juan Torres.

Enclavado en la calle Serapio Rendón de la colonia San Rafael,entre Ribera de San Cosme y Alfonso Herrera, a unos metros de loque fuera el cine Ópera, el teatro Manolo Fábregas devolverá unpoco de esa vida y de ese ambiente que se le fue de pronto a dichacalle, antes bullanguera y salerosa.

Mientras tanto, la marquesina ha vuelto a brillar con su largahilera de lucecitas parpadeantes que iluminan la noche y la acera,el rostro de los transeúntes que sonríen, que se alegran y, comoen los viejos tiempos, se animan el alma.

¡Hay teatro otra vez en Serapio Rendón!, clama gustoso elcomercio establecido que de por sí perdió un gran cúmulo declientela tras la desaparición del cine Ópera, hoy en ruinas. Lafachada está a punto de venirse abajo por el peso de la lluvia ysus cornisas, igual, no tardan en caerse. Pero, bueno... ese esotro boleto y no precisamente para la taquilla.

La señora Fela Fábregas le tiene mucho cariño al teatro queabrió su marido, Manolo Fábregas, el bien llamado Señor Teatroen virtud de su brillante y prolífica trayectoria teatral que lollevó incluso a producir en Buenos Aires, Argentina. Pero Manoloquería tener su propio teatro en la Ciudad de México y no soloeso, sino que, además, un teatro propio, con esfuerzo, con uncrédito bancario, con mucha ilusión, desde la colocación delprimer ladrillo.

El sueño imposible

Así que ahora la familia Fábregas además del Centro TeatralManolo Fábregas, que se encuentra en la misma colonia San Rafael ycuenta con cinco espacios escénicos, mantiene activo de nuevacuenta el mencionado inmueble de Serapio Rendón, que fueinaugurado el 18 de febrero de 1965 con la obra CualquierMiércoles.

Fela nos cuenta que el citado día se realizó el “sueñoimposible” del actor al inaugurar su propio teatro.

“Este teatro se llamaba Nuevo Teatro Ideal, ya que fueconstruido para suplir el de la calle de Dolores. Manolo lo compróy tuvo que hacerle mucho trabajo de remodelación, ya que erateatro de revista y lo adaptó para dejarlo en condiciones depresentar comedia”, relató Fela, siempre tan amable.

Y agregó, tendida en la añoranza: “La inauguración fue unahermosa noche, con la presencia de la señora Guadalupe Borja deDíaz Ordaz, esposa del recién electo presidente de la República,Gustavo Díaz Ordaz, acompañada de un grupo de señoras, esposasde los ministros del gabinete”.

Fela recordó también que María Félix encabezaba la lista deactores que estaban contentos de que un compañero actor abriera unteatro de su propiedad. “Lo recuerdo como un hecho histórico,con el cual fuimos felices muchas personas. La Ciudad de Méxicoadquirió esa noche un espacio teatral donde se han hechoproducciones y obras maravillosas”.

Fela recalca que “la cristalización de este teatro sí fuehecha, les aseguro, con sangre, sudor y lágrimas. Y con muchasdeudas, Yo, lo adoro”.

En efecto, el bullicio ha vuelto a la calle Serapio Rendón, dedonde nunca debió irse. Los foquillos danzarines alegran otra vezla noche, mientras las locas de la jaula divierten a los asiduosasistentes al teatro que, en serio, deben de llenar elbutaquerío.

POR JAVA

Tres años más tarde, el teatro Manolo Fábregas volvió aabrir sus puertas. Estuvo en remodelación y esperandooportunidades para levantar de nueva cuenta su telón deterciopelo. Bellísimo escenario citadino. Ahí estápresentándose La jaula de las locas, en su nueva temporada, bajola producción de Juan Torres.

Enclavado en la calle Serapio Rendón de la colonia San Rafael,entre Ribera de San Cosme y Alfonso Herrera, a unos metros de loque fuera el cine Ópera, el teatro Manolo Fábregas devolverá unpoco de esa vida y de ese ambiente que se le fue de pronto a dichacalle, antes bullanguera y salerosa.

Mientras tanto, la marquesina ha vuelto a brillar con su largahilera de lucecitas parpadeantes que iluminan la noche y la acera,el rostro de los transeúntes que sonríen, que se alegran y, comoen los viejos tiempos, se animan el alma.

¡Hay teatro otra vez en Serapio Rendón!, clama gustoso elcomercio establecido que de por sí perdió un gran cúmulo declientela tras la desaparición del cine Ópera, hoy en ruinas. Lafachada está a punto de venirse abajo por el peso de la lluvia ysus cornisas, igual, no tardan en caerse. Pero, bueno... ese esotro boleto y no precisamente para la taquilla.

La señora Fela Fábregas le tiene mucho cariño al teatro queabrió su marido, Manolo Fábregas, el bien llamado Señor Teatroen virtud de su brillante y prolífica trayectoria teatral que lollevó incluso a producir en Buenos Aires, Argentina. Pero Manoloquería tener su propio teatro en la Ciudad de México y no soloeso, sino que, además, un teatro propio, con esfuerzo, con uncrédito bancario, con mucha ilusión, desde la colocación delprimer ladrillo.

El sueño imposible

Así que ahora la familia Fábregas además del Centro TeatralManolo Fábregas, que se encuentra en la misma colonia San Rafael ycuenta con cinco espacios escénicos, mantiene activo de nuevacuenta el mencionado inmueble de Serapio Rendón, que fueinaugurado el 18 de febrero de 1965 con la obra CualquierMiércoles.

Fela nos cuenta que el citado día se realizó el “sueñoimposible” del actor al inaugurar su propio teatro.

“Este teatro se llamaba Nuevo Teatro Ideal, ya que fueconstruido para suplir el de la calle de Dolores. Manolo lo compróy tuvo que hacerle mucho trabajo de remodelación, ya que erateatro de revista y lo adaptó para dejarlo en condiciones depresentar comedia”, relató Fela, siempre tan amable.

Y agregó, tendida en la añoranza: “La inauguración fue unahermosa noche, con la presencia de la señora Guadalupe Borja deDíaz Ordaz, esposa del recién electo presidente de la República,Gustavo Díaz Ordaz, acompañada de un grupo de señoras, esposasde los ministros del gabinete”.

Fela recordó también que María Félix encabezaba la lista deactores que estaban contentos de que un compañero actor abriera unteatro de su propiedad. “Lo recuerdo como un hecho histórico,con el cual fuimos felices muchas personas. La Ciudad de Méxicoadquirió esa noche un espacio teatral donde se han hechoproducciones y obras maravillosas”.

Fela recalca que “la cristalización de este teatro sí fuehecha, les aseguro, con sangre, sudor y lágrimas. Y con muchasdeudas, Yo, lo adoro”.

En efecto, el bullicio ha vuelto a la calle Serapio Rendón, dedonde nunca debió irse. Los foquillos danzarines alegran otra vezla noche, mientras las locas de la jaula divierten a los asiduosasistentes al teatro que, en serio, deben de llenar elbutaquerío.

Policiaca

Chocan tráileres en el Arco Norte

Los elementos de rescate encargados de remover las unidades, tardaron varias horas en despejar la vía, debido a la magnitud del percance

Local

Dan 24 horas para revocar a comisionados del ITAIH

De no hacerlo, integrantes de la Comisión de Transparencia del Congreso se harán acreedores a una multa de 4 mil 344 pesos

Celebridades

Alejandro Fernández vuelve a sus raíces en el Auditorio Nacional

El cantante dio inicio a su gira Hecho en México e interpretó sus éxitos acompañado de mariachis y vestido de charro

Deportes

Fallece el periodista deportivo Jorge Witker

Witker fue conocido por sus colaboraciones en TUDN, Televisa Deportes, Radio Fórmula, La Opinión, y El Diario de NY

Regional

Piden Alerta de Género en el Mezquital

Asesoría jurídica, medicina general, dentista y nutrición se da como apoyo a mujeres violentadas

Regional

Indígenas, preservan habla materna

4 MIL 851 personas tienen como lengua materna el náhuatl, en Tulancingo