imagotipo

Robo de combustible, un negocio sucio en aumento en Edomex

POR RODRIGO MIRANDA

El robo de hidrocarburos se ha convertido en uno de los negocios ilícitos más redondos en la entidad mexiquense y por ello, las diversas corporaciones policíacas han fortalecido los operativos que han dado como resultado un mayor número de hallazgos de tomas clandestinas, así como de personas aseguradas. Los municipios de Ixtlahuaca, Toluca, Temoaya, Jilotepec, Atlacomulco, son algunos de los municipios considerados como “minas de oro negro”.

Detrás de la “ordeña” de combustible, existe una red muy bien organizada que incluye desde los llamados “halcones” –encargados de vigilar-, choferes, ordeñadores y hasta agentes de venta del hidrocarburo, por lo que ello habla de un incremento en esta actividad ilícita que ha encendido las luces de alerta de las corporaciones policíacas.

Esta actividad se realiza por las noches o madrugadas y la utilización de unidades de carga pesadas, ha hecho que los descubrimientos de tomas clandestinas se incremente, así como el aseguramiento de pipas o camionetas, “es toda una mafia, pues hay gente que inclusive duerme para vigilar la actividad ilícita”, mencionó un mando policíaco de Ixtlahuaca, uno de los municipios con más problemática.

De acuerdo con las distintas corporaciones policíacas de los tres niveles de gobierno, los municipios de Ixtlahuaca, Temoaya, Toluca, Jilotepec, Atlacomulco, Acambay,  son los territorios por donde cruzan los ductos de Pemex.

Autoridades policiacas refieren que aunque en esta época del año, la ordeña de combustible baja debido a que no hay sembradíos de maíz, ya que eso favorece a estas “mafias”, la actividad ilícita no cesa y prueba de ello, es el número de hallazgos que se han tenido en diversos municipios de la zona norte que incluye a los municipios de Ixtlahuaca y Atlacomulco.

Cabe señalar que en estos municipios se encuentran varios negocios disfrazados conocidos como “cachimbas”, mismas que fueron aseguradas por autoridades correspondientes mediante un operativo implementado sobre la autopista Toluca-Atlacomulco.

Se trataba de negocios tales como venta de forrajes, cocinas económicas y hasta locales donde ofertaban macetas, donde fueron localizados varios tambos donde se almacenaba el combustible y posteriormente era vendido a choferes de vehículos de carga que se estacionaban para “consumir alimentos”.

En total, fueron asegurados más de una decena de estos negocios que permanecieron resguardados por elementos de la CES, “todavía quedan como dos negocios que siguen siendo custodiados por policías, ahí están afuera de estos inmuebles”, indicó un habitante de la zona de Jocotitlán.

Al respecto, Oscar Ruíz, comisario de seguridad pública de Toluca, refirió que en la zona de San Pablo Autopan y en específico la zona limítrofe con el municipio de Temoaya, es  donde más se han identificado tomas clandestinas de ordeña de combustible y se han registrado por lo menos cuatro hallazgos con al menos cuatro detenidos.

En tanto en Atlacomulco, cerca de la zona industrial, se detectó una fuga de combustible que propició inclusive la evacuación de decenas de obreros y por ende, que la zona fuera acordonada, ya que la fuga duró varias horas. Los hechos sucedieron el 19 de abril de este año en los alrededores de la colonia San Martín.

Otro decomiso fue registrado en el barrio conocido como La Escoba, municipio de Ixtlahuaca, donde se decomisó un camión con capacidad de 20 mil litros y cargado con 15 mil. En el operativo se logró la detención de tres personas, así como varios metros de manguera de alta presión.

Un acto más se puso al descubierto hace apenas unos días en la carretera libre Toluca-Atlacomulco en las inmediaciones de la comunidad de San Lorenzo Toxico, donde se logró el aseguramiento de una camioneta con miles de litros de gasolina. No hubo detenidos.