imagotipo

Un espectáculo coquizadora de la refinería de Tula

  • Rosalia Maldonado
  • en Regional

TULA DE ALLENDE, Hgo.- Como su traslado vía terrestre desde el Puerto de Altamira, Tamaulipas, las maniobras de colocación del primer tambor de la planta coquizadora que está en construcción en la Refinería Miguel Hidalgo, resultaron un espectáculo, que pudo ser atestiguado, el martes, por los altos directivos de Petróleos Mexicanos y los medios de comunicación.
Por el revuelo que causó a su paso por seis estados el convoy que transportaba las monumentales piezas de la unidad coquizadora, y que captó la atención nacional, PEMEX dispuso hacer público uno de los momentos más complicados de la construcción de la planta de coquización retardada, el ensamble del primer tambor o reactor como también se le denomina, aunque ello le agregó mayor presión al equipo que ejecuta los trabajos.
Y es que según se explicó, la colocación de cada tambor que tiene un diámetro de 10.5 metros, 41.4 metros de largo y 565 toneladas, les toma entre seis y ocho horas, apoyados por dos grúas Liebherr, la principal con capacidad de tres mil toneladas, que es una de las tres que existes en el mundo y una auxiliar de mil 300 toneladas.
Por lo que ICA Flúor y la empresa ESA ESE tuvieron que hacer el trabajo para izar el tambor en partes. Previo a la llegada de los funcionarios, el tambor fue colocado en posición vertical muy cerca de la estructura donde sería montado. Luego en una maniobra que resultó espectacular y que duró un par de horas, fue izado y colocado en su lugar, con gran precisión.
Tres momentos fueron tensos para el equipo de montaje y directivos de la petrolera, cuando inició el levantamiento y por la lentitud con se hizo parecía que la pieza no se movía, pese a que se escuchaba que la grúa había comenzado a elevarla. Después, cuando fue evidente el ritmo pausado pero continuo y que no le representaba mayor problema la carga, dejaron de lado el nerviosismo.
Luego causó expectación el momento en que la pieza debería ser girada y acomodada encima de la abertura que la albergará, pero todo transcurrió sin problemas. Finalmente, el último movimiento, el descenso de la monumental pieza hasta su base, les mantuvo a los ingenieros pendientes de la maniobra, otro rato, pues si bien todo está calculado matemáticamente, cualquier error podría dañar el equipo que fue fabricado en una sola pieza para garantizar su fortaleza durante el proceso, pues es sometido a temperaturas superiores a los mil grados.
Una vez que los visitantes se retiraron, darían inicio a su aseguramiento, lo que se hace de manera manual.
Se informó que los cuatro tambores quedarán colocados en un lapso de dos semanas, aproximadamente. Pero faltan por trasladar dos tambores y la torre fraccionadora, o de destilación, que siguen detenidos en Guanajuato, y una vez colocadas las seis piezas, se terminaría la fase uno de construcción.
El director de Pemex Transformación Industrial, Carlos Murrieta Cummins, explicó que las siguientes dos fases incluyen construir una estructura encima de los tambores y otra para que cuando el coque baje puedan trasladarlo por medio de bandas a otra área de la planta y construir los hornos. Dijo que la mayor parte de los equipos, incluidos los hornos, están en este momento en construcción; falta su traslado e instalación, “por eso lleva algo de tiempo construirla”.
Carlos Murrieta detalló que la petrolera tiene un programa de expansión muy agresivo, muy rentable, que está programado terminar para el año 2022, y están buscando hacer alianzas para formalizarlo lo antes posible..
De este ambicioso proyecto, una de las primeras plantas en operar, indicó, será la coquizadora, que entrará en operación en 2020, lo cual ayudará a elevar la producción pero no mucho, estiman que solo en 30 mil barriles de destilados intermedios, pues para verdaderamente aumentarla, deberán construirse otras plantas que les permitan tener productos más destilados, en especificaciones.
Explicó que cuando las petroleras quieren vender productos, tienen que cumplir calidades, por ejemplo, la gasolina con octanaje, con contenido de aromáticos, etcétera, y el diésel lo mismo, entonces pueden producir base gasolina o base diésel, pero si no tienen plantas para terminar de prepararlas, para finalizar el producto, lo que se vende no tiene tanto valor en el mercado.