imagotipo

Priismo desunido

  • Alma Leticia Sánchez
  • en Regional

ACTOPAN, Hgo.- Las intenciones de mantener en la unidad al priismo actopense quedarán muy lejos de la realidad, pues ayer el militante Reyes Vargas Paredes, reconocido en el municipio con gran capital político, manifestó a nombre de muchos más su inconformidad con el proceso de selección que aplicó el Comité Directivo Estatal para renovar la dirigencia municipal.
En entrevista con EL SOL DE HIDALGO, Reyes Vargas primero dejó en claro que su postura no es contra la próxima presidenta del partido en el municipio, Ariadna Ramírez Gutiérrez, y el secretario Miguel Zamora Hernández.
Detalló que durante los días de selección él y más priistas solicitaron evitar confrontaciones, así que propusieron a la entonces secretaria del partido en el estado, Emilse Miranda Munive, designar como dirigente municipal a una persona joven, ajena a los grupos políticos más fuertes de Actopan.
Ellos entendieron que así sería; sin embargo, manifestó que fueron engañados al enterarse que la presidenta será Ariadna Ramírez, hija del reconocido priista Leonardo Ramírez Álvarez, mejor conocido como “Chapey”.
Reyes Vargas lamentó que han transcurrido pocos meses y en los eventos políticos encabezados ya por Ariadna Ramírez no asistan más militantes que aquellos de su simpatía.
“Hay un poco de malestar y no solo mío, de más actores políticos que estuvimos en el proceso de sacar la nueva dirigencia; está Pepe Luna, Alfredo Olvera, Manolo Núñez y otros”, expresó.
Refirió: “Sentimos que estuvimos engañados. La nueva dirigencia merece todo nuestro respeto, pero estamos en contra de la forma como se llevó el proceso. Ante ello hay un desánimo por parte de nosotros. No tiene ningún caso asistir a los eventos y la nueva dirigencia ahora tiene la obligación y el compromiso de entregar resultados. Nosotros estaremos en la raya, observando sus trabajos”.
Confesó que muchas veces como buenos priistas leales en las negociaciones no externan su verdadero sentir, a veces por un compromiso o hasta por temor callan y aceptan, “cuando podemos ayudar más con decir nuestro verdadero sentir”.
Recordó haber recibido mucho del partido, pues ya fue presidente municipal, así como diputado local.
En cuanto su apoyo al PRI actopense a futuro, indicó que continuará, pero puntualizó que no existe el mismo ánimo que antes, por lo que auguró una tarea muy difícil en resolver los compromisos internos ante las elecciones federales que se aproximan en el 2018.
“Se tendrá que hacer grandes cosas, yo creo que hasta maravillas para entregar buenos resultados”, dijo.
A pregunta expresa, puntualizó que su postura no responde a “un ardor porque no nos dieron la dirigencia, sino por el engaño”.
En cuanto a su permanencia en el PRI, Vargas Paredes respondió que ello dependerá de las circunstancias políticas futuras; mientras tanto, si no tiene otra actividad prioritaria qué atender estaría asistiendo a la toma de protesta de la nueva dirigencia municipal programada el viernes 30 de junio.