imagotipo

Más de un año que el puma caza su presa en Actopan

  • Alma Leticia Sánchez
  • en Regional

ACTOPAN, Hgo.- Pocas son las personas que han visto al puma rondar y atacar al ganado de los pobladores en la comunidad Santa María Magdalena. “Yo lo vi después de matar los animales; mi hijo corrió a auxiliar los chivos cuando el animal corrió y lo alcancé a ver. Es muy grande”.
Así se expresó una de las mujeres de la manzana Golondrinas, mientras informaba a las autoridades que ya perdió diez chivos grandes en los ataques del felino que comenzaron a registrarse desde el año 2016.
De la misma forma, otra mujer, con domicilio en la manzana Chiquihuiteros, dio a conocer que también lo observó, pero que era pequeño, con manchas negras, como el pelaje de un tigrillo de tamaño alto y largo.
Recordó que en el primer ataque murieron algunos; no conforme, el animal regresó en la noche. Al final, sumaron una yegua grande y 14 chivos muertos del corral.
Ambas son algunos de los nueve afectados con 49 cabezas de ganado atacados por el felino.
Hoy en día, muchos ya saben que si ven un felino, no deben correr, estar tranquilos, sin intentar enfrentarlo; además, a este tipo de mamíferos el ruido los ahuyenta, así que deben cargar un objeto que suene fuerte como una campana.
Respecto al temor de los padres de familia con sus hijos pequeños que deben caminar largos trayectos para llegar a la primaria más cercana, saben ahora que no pueden estar solos.
Antonio Pérez López, subdelegado de la comunidad La Magdalena, donde Mesa Chica, Chiquihuiteros, El Paraje y Golondrinas son las manzanas más afectadas de la zona montañosa, concedió una entrevista en exclusiva en el referido poblado a EL SOL DE HIDALGO.
Mencionó la disposición de todos los habitantes para contrarrestar los efectos en presencia del puma, el cual comenzó rondar por la zona montañosa de Actopan desde finales del año pasado.
Confesó que el estilo de vida de los lugareños no ha cambiado de forma drástica, pese al acecho del felino hacia el ganado, aunque sí han hecho caso de todas las recomendaciones de las autoridades de las delegaciones federales de Agricultura (Sagarpa) y Medio Ambiente (Semarnat)..
Confesó su tranquilidad al saber que un puma no ataca a las personas, aunque no deja de preocuparse la comunidad por los niños al toparse con un felino y correr de inmediato por temor.
Expuso que están conformes con toda la información y auxilio de la autoridad, especialmente municipal, debido a que enseguida recibieron respuesta a la presencia del puma.
Antonio Pérez indicó que iniciaron los comentarios sobre la presencia del puma en diciembre de 2016, sin que se confirmara.
“Pero ahora ya se confirmó que sí existe, que anda cerca de la población porque varios lo han visto; además, está haciendo daño continuamente, antes era muy esporádico”, expresó.