imagotipo

Disputa entre ejidatarios por venta de cerro

  • Rosalia Maldonado
  • en Regional

ATOTONILCO DE TULA, Hgo.- Ejidatarios de Progreso, inconformes con sus dirigentes, clausuraron de manera simbólica el cerro La Condesa, de donde extrae material la cementera La Cruz Azul, pues están molestos con la negociación que hiciera el comisariado ejidal para la venta de piedra caliza. Aunque el asunto ha llegado a los tribunales, mientras se resuelve la controversia, advierten que no permitirán se siga desmontando el cerro.
El conflicto entre los ejidatarios, que arrastró a los tribunales a la cementera, tiene meses y se generó luego de que Jorge Estrada Vargas, quien era el comisariado ejidal, se reeligió el año pasado, lo que impugnaron ante el Tribunal Unitario Agrario Distrito 55, en el juicio 387/2017-55, quince campesinos.
En julio de 2016, ante la intención de La Cruz Azul por comprar la parte del cerro La Condesa que pertenece al Ejido de Progreso y que por décadas ha permanecido como Reserva de Producción, por decisión de los ejidatarios, se trató el tema y esa ocasión la Asamblea determinó crear una comisión para establecer el precio de piedra caliza, el cual se integró con cinco excomisariados. Pero el comisariado no los tomó en cuenta.
La mayor inconformidad radica en el precio de explotación y venta que el comisariado pactó, que es de 9.70 pesos por tonelada, lo cual los campesinos consideran muy bajo.
Luego, durante la asamblea del 30 de abril pasado, los integrante de esta comisión cuestionaron al comisariado en funciones, Jorge Estrada, si había negociado y acordado el precio de venta del material pétreo y si había recibido pago alguno por ello, pero este les aseguró que no.
Así que cuando la cementera comenzó a descapotar el cerro, hubo molestia por el engaño.
Entonces los inconformes también iniciaron el juicio agrario 69/2017-55 para la nulidad de los acuerdos para la posible venta de la materia del cerro La Condesa, que hiciera Estrada Vargas, por lo que como medida precautoria, el tribunal ordenó que La Cruz Azul no puede realizar negociación alguna sobre los bienes del ejido hasta que se solucione este problema interno..
Y para dejar en claro su postura, los ejidatarios inconformes se manifestaron el lunes y clausuraron el acceso al cerro.
El ex comisariado Rigoberto López Miranda, quien es integrante de la comisión negociadora, explicó que para la cementera es importante poder adquirir esta parte del cerro, pues necesitan desmontar esta parte para seguir ampliando su cantera, la cual colinda con el Ejido Progreso.
“Esta parte del cerro es una puerta de oportunidades para La Cruz Azul, porque además de poder ampliar su cantera, la cual se está cerrando conforme van sus cortes, les daría acceso a más cerros”.
En esa lógica es que los ejidatarios basan su pretensión de que les paguen a un mejor precio por la explotación del cerro.
Los campesinos advirtieron que no permitirán se siga devastando el cerro y que iniciarán demandas por la devastación de la flora y los trabajos que se iniciaron sin consentimiento de la Asamblea.