/ martes 29 de enero de 2019

Detectan con cámaras modus operandi de bandas

PRINCIPALES VÍCTIMAS, LOS CUENTAHABIENTES

Actualmente el Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4) atiende mil 825 eventos relacionados con probables hechos delictivos, consumados por bandas conformadas entre 5 y 7 personas.

El área de análisis se concentra en 118 casos que la Secretaría de Seguridad Pública del estado pasa a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) para el seguimiento correspondiente y la posible aprehensión de algunos delincuentes.

Lo anterior derivado del funcionamiento de las cámaras de video vigilancia instaladas en Pachuca y otros municipios, aseveró Israel Anguiano Romano, coordinador general del C4 en la entidad.

Gracias a esta evidencia es como han detectado algunas agrupaciones que se dedican al robo a cuentahabiente y casa habitación, lo que les permite tener un amplio panorama de sus movimientos.

También han detectado objetos robados que se han revendido mediante redes sociales, no obstante, hasta ahí termina su labor como corporación policial, pues compete a la PGJEH darle seguimiento.

Se conoció que algunas características que se han detectado entre estas bandas de probable ladrones son, que, viajan en vehículos con placas del Estado de México, casi siempre operan en al menos cuatro automóviles y una motocicleta.

Después de cometer el ilícito, se cambian de unidades para despistar a las autoridades.

Gracias a estos datos y a la coordinación con la Fiscalía General del Estado de México, dos presuntos ladrones fueron arrestados en Toluca, derivado del análisis y seguimiento de un hecho delictivo consumado en Pachuca, añadió Anguiano Romano.

Tras las pruebas y evidencias recabadas con las cámaras de video vigilancia, fue descartada prácticamente una incógnita en cuanto al robo a cuentahabiente. Los cajeros no están coludidos.

El funcionario agregó que estas bandas operan con gente dentro y fuera de los bancos, pero no como empleados, sino como “clientes”.

“Ese es su trabajo, esperar a que se hagan los trámites, ver cuánto va a retirar y cuando la víctima sale del banco informan al resto para que continúen la operación y se consume el atraco”, agregó.

También se ha detectado otro modus operandi, las llantas ponchadas, un técnica que utilizan los hampones para que, cuando la víctima se detenga a cambiar o revisar el neumático, aprovechen para apoderarse del dinero, algunas veces, esta forma funciona sin el uso de violencia.

De acuerdo con Israel Anguiano, no hay reporte de personas heridas tras un asalto registrado en las cámaras de videovigilancia.

Agregó que en cuanto opere el C5i, la estrategia para combatir y disuadir los hechos delictivos que afectan el patrimonio serán minimizados, pues podrán dar seguimiento más puntual a los casos.

Mientras tanto, exhortó a la población a no realizar retiros grandes de dinero, preferiblemente que todo sea mediante nómina, pues ello, coadyuva a que se erradiquen estos delitos.

Actualmente el Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4) atiende mil 825 eventos relacionados con probables hechos delictivos, consumados por bandas conformadas entre 5 y 7 personas.

El área de análisis se concentra en 118 casos que la Secretaría de Seguridad Pública del estado pasa a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) para el seguimiento correspondiente y la posible aprehensión de algunos delincuentes.

Lo anterior derivado del funcionamiento de las cámaras de video vigilancia instaladas en Pachuca y otros municipios, aseveró Israel Anguiano Romano, coordinador general del C4 en la entidad.

Gracias a esta evidencia es como han detectado algunas agrupaciones que se dedican al robo a cuentahabiente y casa habitación, lo que les permite tener un amplio panorama de sus movimientos.

También han detectado objetos robados que se han revendido mediante redes sociales, no obstante, hasta ahí termina su labor como corporación policial, pues compete a la PGJEH darle seguimiento.

Se conoció que algunas características que se han detectado entre estas bandas de probable ladrones son, que, viajan en vehículos con placas del Estado de México, casi siempre operan en al menos cuatro automóviles y una motocicleta.

Después de cometer el ilícito, se cambian de unidades para despistar a las autoridades.

Gracias a estos datos y a la coordinación con la Fiscalía General del Estado de México, dos presuntos ladrones fueron arrestados en Toluca, derivado del análisis y seguimiento de un hecho delictivo consumado en Pachuca, añadió Anguiano Romano.

Tras las pruebas y evidencias recabadas con las cámaras de video vigilancia, fue descartada prácticamente una incógnita en cuanto al robo a cuentahabiente. Los cajeros no están coludidos.

El funcionario agregó que estas bandas operan con gente dentro y fuera de los bancos, pero no como empleados, sino como “clientes”.

“Ese es su trabajo, esperar a que se hagan los trámites, ver cuánto va a retirar y cuando la víctima sale del banco informan al resto para que continúen la operación y se consume el atraco”, agregó.

También se ha detectado otro modus operandi, las llantas ponchadas, un técnica que utilizan los hampones para que, cuando la víctima se detenga a cambiar o revisar el neumático, aprovechen para apoderarse del dinero, algunas veces, esta forma funciona sin el uso de violencia.

De acuerdo con Israel Anguiano, no hay reporte de personas heridas tras un asalto registrado en las cámaras de videovigilancia.

Agregó que en cuanto opere el C5i, la estrategia para combatir y disuadir los hechos delictivos que afectan el patrimonio serán minimizados, pues podrán dar seguimiento más puntual a los casos.

Mientras tanto, exhortó a la población a no realizar retiros grandes de dinero, preferiblemente que todo sea mediante nómina, pues ello, coadyuva a que se erradiquen estos delitos.

Regional

Falla logística en el pago de pensiones

Llegó tarde el dinero y se colocaron pocas sillas

Local

Piden apostarle más a ciclopistas

La mayoría de las vías exclusivas existentes están en desuso y son espacios inseguros, dicen activistas