imagotipo

Otro soldado caído del escuadrón de la muerte

  • Maximiliano Sánchez
  • en POLICÍA

Pachuca, Hidalgo.-  La última siesta de un hombre fue eterna, pues su afición al alcohol lo llevó derechito a la tumba, luego de acostarse en un kiosko y quedar inerte a la vista de todos, al amanecer.
En la zona centro de la comunidad de Azoyatla, en Mineral de La Reforma, Gabriel “C” “R” se cubrió con una cobija, y a lado puso a su fiel amiga, una botella de vino.
Seguramente antes de dormir dio unos cuantos tragos, sin saber que esa noche la muerte lo sorprendería a consecuencia de una congestión alcohólica.
Los vecinos que pasaron por el transitado kiosko, creyeron que solo dormía, pero un conocido de Gabriel lo reconoció y se acercó para despertarlo.
Así descubrió que estaba muerto, pues no respondía y ya no respiraba, por lo que dio aviso a sus familiares cercanos.
El ahora extinto llevaba en vida el nombre de Gabriel “C” “R”, de 46 años, y padecía problemas de alcoholismo, aseveró su sobrino José “S” “H”, de 19 años, quien acudió al sitio para reconocer el cadáver de su tío.
A su vez, Domingo “R” “S”, de 64 años, compadre del finado, dio conocimiento a las autoridades mediante el número de emergencias 911, por lo que acudieron policías de Mineral de La Reforma para acordonar el área.
Peritos en criminalística y agentes de la Policía de Investigación adscritos a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), levantaron las pesquisas y trasladaron el cadáver al Servicio Médico Forense (Semefo).
La necropsia revelará la causa del deceso del infortunado, quien probablemente murió debido a una congestión alcohólica, se informó finalmente.