/ lunes 27 de julio de 2020

Negocios de Caracas apuestan por las arepas

Zapaterías, estudios fotográficos y otros negocios no esenciales, cambiaron sus negocios originales para vender el típico platillo venezolano y verduras


CARACAS. Francis debió cerrar su zapatería cuando la pandemia de coronavirus llegó a Venezuela a mediados de marzo, obligada por las restricciones de una larga cuarentena vigente desde entonces.

Cuando sus ahorros “empezaban a desaparecer”, tuvo una idea: cambiar su negocio de calzado por uno de alimentos.

En medio de una situación límite, “vimos la opción que teníamos de vender comida”, cuenta a la AFP Francis Moreno, de 38 años, a la entrada de su negocio en Sabana Grande, céntrico bulevar caraqueño de intensa actividad comercial.Venezuela, durante dos meses y medio, prohibió abrir negocios con la excepción de los dedicados a vender alimentos, medicinas y otros productos considerados esenciales.

El país alterna, desde junio, periodos de flexibilización con periodos de confinamiento estricto en los que los comercios deben permanecer cerrados.

Por ello el local de Francis no es el único en Sabana Grande que migró a alimentación, salud o higiene personal. Esta trigueña de ojos oscuros relata que, tras su ocurrencia, decidió ir a un mercado popular para comprar alimentos empaquetados como pasta, azúcar, sal, mantequilla, aceite o harina de maíz (la base de las tradicionales arepas, pilar de la dieta del venezolano) con la idea de revenderlos. Ahora son este tipo de productos los que ocupan las estanterías de su local.

Las vidrieras con zapatos deportivos, otrora centro de atención, están cubiertas ahora con coloridas toallas.

“Lo que teníamos guardado, los ahorros que teníamos, ya no estaban o ya empezaban a desaparecer”, expresa Francis, destacando que, sea como sea, “hay que sobrevivir” a esta pandemia.

La enfermedad de Covid-19 ha forzado el cierre de 90 por ciento de los negocios, según el privado Consejo Nacional de Comercio y Servicios (Consecomercio).

Lo que teníamos guardado, los ahorros que teníamos, ya no estaban o ya empezaban a desaparecerFrancias Moreno / Vendedor de Zapatos

MEJOR VERDURAS QUE FOTOS

La situación se repite en diversas zonas de Caracas. Sintiéndose “a la deriva”, Oriana “reinventó” el negocio de fotografía de su familia, abierto hace 60 años en el acomodado sector de Chacao, transformándolo en una tienda de abasto.

“¿Qué es lo que la gente compra ahorita? Comida. Nada, decidimos montar esto”, cuenta a la agencia AFP Oriana Chavarro, de 23 años.

Oriana, junto con su madre, desmanteló la sala para tomar retratos de su estudio, un espacio que ahora ocupan cajas con cebollas, papas, pepinos, tomates y otros vegetales que adquieren semanalmente en un mercado popular.

Eventos sociales como matrimonios y cumpleaños, otrora “el fuerte” del local, venían cayendo al ritmo de la crisis económica del país, pero terminaron de desaparecer con el confinamiento. El nuevo coronavirus ha agravado una crisis que, según Consecomercio, ya había provocado una caída de 40 por ciento en el sector comercial el año pasado.

Ello en un país devastado por hiperinflación y una recesión que se encamina a su séptimo año. Entre paredes aún cubiertas con fotografías de actores estadounidenses, Oriana pasa sus días tratando de estirar el dinero de sus pocas ventas para “cubrir los gastos del día”.“Es terrible”, confiesa la joven.

CIERRE SIN EXPLICACIONES

La jornada laboral en la capital venezolana termina al mediodía incluso para los negocios que se han colado entre los sectores “esenciales” por la pandemia.

Luego de ese límite, militares y policías empiezan a pedir que sean cerrados los negocios. “Te vienen a cerrar, sin explicaciones. Sabes que uno no puede decir nada...”, se queja Oriana.

Por su parte, José Rodríguez, asesor de ventas en una tienda de disfraces en Sabana Grande, se dice “atropellado” ante la falta de claridad de medidas de cuarentena que cambian constantemente en el país, generando confusiones.

“Si viene la policía y nos encuentra vendiendo, eso nos puede cerrar el negocio”, indica José Rodríguez, mientras señala con un dedo los globos, los carteles conmemorativos, disfraces y otros artículos ocultos por bolsas negras.

Allí también se ofrece comida. Medios locales han denunciado extorsiones a comerciantes por parte de uniformados, desplegados en diversos puntos de control pidiendo salvoconductos.

De todos modos, despachar alimentos no es garantía de éxito en tiempos de Covid-19 en Venezuela, donde cuatro de cada cinco personas no pueden cubrir la canasta alimentaria en medio de una creciente pobreza, según la Encuesta sobre Condiciones de Vida (Encovi), un estudio realizado por las principales universidades del país. “Las ventas están ahorita más todavía en el suelo”, se queja José.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


CARACAS. Francis debió cerrar su zapatería cuando la pandemia de coronavirus llegó a Venezuela a mediados de marzo, obligada por las restricciones de una larga cuarentena vigente desde entonces.

Cuando sus ahorros “empezaban a desaparecer”, tuvo una idea: cambiar su negocio de calzado por uno de alimentos.

En medio de una situación límite, “vimos la opción que teníamos de vender comida”, cuenta a la AFP Francis Moreno, de 38 años, a la entrada de su negocio en Sabana Grande, céntrico bulevar caraqueño de intensa actividad comercial.Venezuela, durante dos meses y medio, prohibió abrir negocios con la excepción de los dedicados a vender alimentos, medicinas y otros productos considerados esenciales.

El país alterna, desde junio, periodos de flexibilización con periodos de confinamiento estricto en los que los comercios deben permanecer cerrados.

Por ello el local de Francis no es el único en Sabana Grande que migró a alimentación, salud o higiene personal. Esta trigueña de ojos oscuros relata que, tras su ocurrencia, decidió ir a un mercado popular para comprar alimentos empaquetados como pasta, azúcar, sal, mantequilla, aceite o harina de maíz (la base de las tradicionales arepas, pilar de la dieta del venezolano) con la idea de revenderlos. Ahora son este tipo de productos los que ocupan las estanterías de su local.

Las vidrieras con zapatos deportivos, otrora centro de atención, están cubiertas ahora con coloridas toallas.

“Lo que teníamos guardado, los ahorros que teníamos, ya no estaban o ya empezaban a desaparecer”, expresa Francis, destacando que, sea como sea, “hay que sobrevivir” a esta pandemia.

La enfermedad de Covid-19 ha forzado el cierre de 90 por ciento de los negocios, según el privado Consejo Nacional de Comercio y Servicios (Consecomercio).

Lo que teníamos guardado, los ahorros que teníamos, ya no estaban o ya empezaban a desaparecerFrancias Moreno / Vendedor de Zapatos

MEJOR VERDURAS QUE FOTOS

La situación se repite en diversas zonas de Caracas. Sintiéndose “a la deriva”, Oriana “reinventó” el negocio de fotografía de su familia, abierto hace 60 años en el acomodado sector de Chacao, transformándolo en una tienda de abasto.

“¿Qué es lo que la gente compra ahorita? Comida. Nada, decidimos montar esto”, cuenta a la agencia AFP Oriana Chavarro, de 23 años.

Oriana, junto con su madre, desmanteló la sala para tomar retratos de su estudio, un espacio que ahora ocupan cajas con cebollas, papas, pepinos, tomates y otros vegetales que adquieren semanalmente en un mercado popular.

Eventos sociales como matrimonios y cumpleaños, otrora “el fuerte” del local, venían cayendo al ritmo de la crisis económica del país, pero terminaron de desaparecer con el confinamiento. El nuevo coronavirus ha agravado una crisis que, según Consecomercio, ya había provocado una caída de 40 por ciento en el sector comercial el año pasado.

Ello en un país devastado por hiperinflación y una recesión que se encamina a su séptimo año. Entre paredes aún cubiertas con fotografías de actores estadounidenses, Oriana pasa sus días tratando de estirar el dinero de sus pocas ventas para “cubrir los gastos del día”.“Es terrible”, confiesa la joven.

CIERRE SIN EXPLICACIONES

La jornada laboral en la capital venezolana termina al mediodía incluso para los negocios que se han colado entre los sectores “esenciales” por la pandemia.

Luego de ese límite, militares y policías empiezan a pedir que sean cerrados los negocios. “Te vienen a cerrar, sin explicaciones. Sabes que uno no puede decir nada...”, se queja Oriana.

Por su parte, José Rodríguez, asesor de ventas en una tienda de disfraces en Sabana Grande, se dice “atropellado” ante la falta de claridad de medidas de cuarentena que cambian constantemente en el país, generando confusiones.

“Si viene la policía y nos encuentra vendiendo, eso nos puede cerrar el negocio”, indica José Rodríguez, mientras señala con un dedo los globos, los carteles conmemorativos, disfraces y otros artículos ocultos por bolsas negras.

Allí también se ofrece comida. Medios locales han denunciado extorsiones a comerciantes por parte de uniformados, desplegados en diversos puntos de control pidiendo salvoconductos.

De todos modos, despachar alimentos no es garantía de éxito en tiempos de Covid-19 en Venezuela, donde cuatro de cada cinco personas no pueden cubrir la canasta alimentaria en medio de una creciente pobreza, según la Encuesta sobre Condiciones de Vida (Encovi), un estudio realizado por las principales universidades del país. “Las ventas están ahorita más todavía en el suelo”, se queja José.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Policiaca

Veloz se impacta en el Colosio

Chofer no sufrió heridas de gravedadCompletamente destrozado quedó ayer por la mañana un auto particular que a gran velocidad se impactó contra la infraestructura vial de la supervía Colosio, donde milagrosamente el chofer salvó la vida . El accidente de tránsito dio a conocer la policía capitalina, se registró esta madrugada a la altura del fraccionamiento El Palmar, donde un auto tipo Bora, color blanco, se estampó contra las estructuras carreteras de dicho bulevar de reciente construcción que casi parte en dos el auto. El conductor de 24 años, que de acuerdo a las autoridades, circulaba en estado etílico, resultó con lesiones leves, sin embargo socorristas de la Cruz Roja le brindaron los primeros auxilios sin que ameritara hospitalización. El presunto responsable fue detenido y lo que quedó del vehículo asegurado, quedando a disposición de la autoridad correspondiente para deslindar su responsabilidad en los daños materiales causados.

Local

Pega coronavirus a la burocracia

El 40% del personal es adulto mayor, con diabetes, hipertensos u otras comorbilidades

Local

Diputados retoman curul al perder elección municipal

Los legisladores participaron como aspirantes de Morena en Zacualtipán y Huichapan

Política

Morena propone dar seis semanas de licencia por paternidad

La propuesta plantea reformar la ley para que se otorgue el permiso de paternidad de seis semanas y no de 6 días, como actualmente está estipulado

Local

Pide apoyo para Sincrotrón

Lamán Carranza dijo que hay seis proyectos científicos mexicanos, de los cuales uno es de Hidalgo

Finanzas

Pagos mínimos de créditos podrán pagarse hasta 2021

De acuerdo con Banxico, las entidades financieras no podrán cobrar comisiones por incumplimientos de pago de los montos mínimos

Política

Morena y PAN buscan hasta 7 años de cárcel por bloqueos carreteros

La iniciativa propone castigar a quien ocupe vía de comunicación alguna con fines de lucro o impida el cobro de peaje

Policiaca

Carambola en el entronque del Arco Norte

Dos personas resultaron lesionadas en el choque múltiple

Regional

La UNTA en Actopan protestan afuera de la alcaldía en exigencia de apoyos

La apertura de la alcaldía ya comenzó a las 9 de la mañana