/ sábado 8 de mayo de 2021

Componentes en riesgo por patentes libres

El debate mundial por las vacunas ha dejado de lado un problema mayor, que será la escasez de materias primas

PARÍS. El apoyo de Estados Unidos a levantar las patentes de las vacunas anticovid eclipsó otro anuncio importante: Washington prometió suministrar suficientes materias primas para fabricarlas, ante la amenaza de escasez.

El gobierno de Estados Unidos “trabajará para asegurar que haya más materias primas disponibles para producir estas vacunas”, anunció el miércoles por la noche la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Esta promesa figuraba al final del comunicado en el que se proclamaba al apoyo de Washington a la supresión de las patentes de las vacunas, en un momento en que los países pobres se enfrentan a una drástica escasez de dosis.

Mientras se avecinan largos debates jurídicos y económicos sobre este tema, sobre todo en la Organización Mundial del Comercio (OMC), la complicada búsqueda por parte de algunos laboratorios de todos los componentes de las vacunas sigue siendo la cuestión más urgente.

Dos de ellos han dado la voz de alarma y señalan como responsable a EU.

La alemana Curevac dijo que no lograba conseguir ciertos materiales producidos en suelo estadounidense. Unos días antes, el indio Serum Institute, el mayor fabricante de vacunas del mundo, hizo un llamado al presidente Joe Biden.

“Le pido humildemente que levante el embargo a las exportaciones de materias primas fuera de Estados Unidos, para que la producción pueda acelerarse”, dijo su jefe, Adar Poonawalla, en Twitter.

Los dos laboratorios apuntan a una ley, la Defense Production Act, que normalmente enmarca los esfuerzos bélicos pero que fue invocada por los presidentes Donald Trump y luego Joe Biden para hacer frente a la pandemia.

No prohíbe explícitamente las exportaciones, pero da prioridad al gobierno ante determinados productos fabricados en suelo estadounidense.

“Hay tantas (vacunas) que se fabrican en todo el mundo que los proveedores no pueden mantener el ritmo”, se justificó a finales de abril un funcionario del gobierno estadounidense.

CADENA DE SUMINISTRO

Desde hace más de dos meses, numerosos actores públicos y privados constatan que la situación se ha vuelto cada vez más difícil para reunir todos los componentes necesarios para producir una vacuna.

Se necesitan al menos 50 (a veces hasta 100) componentes. Figura por ejemplo el vidrio para los frascos, o un plástico de calidad especial para conservar la vacuna en bolsas, para que no se estropee.

Y a esto se suma, por encima de todo, los ingredientes del propio suero. Es uno de ellos el que preocupa a Curevac: los nucleótidos. No hay nada sorprendente a esta escasez: la lucha ha llevado la producción de vacunas a una nueva dimensión.

La industria farmacéutica espera producir este año el doble de lo normal, unos 10 mil millones de dosis, cifra que no sólo incluye las vacunas contra el covid.

Ya había un consenso sobre la necesidad de promover la libre circulación de mercancías, ya que la producción de ingredientes y materiales para vacunas está fragmentada en muchos países.

Los datos de la OCDE de 2018 lo muestran que China dominaba la exportación de frascos, EU la de jeringuillas, mientras que mientras que Francia lidera ciertos estabilizadores como el sorbitol y Holanda se especializa en el hielo seco, que se utiliza para refrigerar la vacuna.

Por no hablar de los conservantes, que Alemania exporta en abundancia, o de los adyuvantes, que se exportan de México y China, según los mismos datos.



Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music


PARÍS. El apoyo de Estados Unidos a levantar las patentes de las vacunas anticovid eclipsó otro anuncio importante: Washington prometió suministrar suficientes materias primas para fabricarlas, ante la amenaza de escasez.

El gobierno de Estados Unidos “trabajará para asegurar que haya más materias primas disponibles para producir estas vacunas”, anunció el miércoles por la noche la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Esta promesa figuraba al final del comunicado en el que se proclamaba al apoyo de Washington a la supresión de las patentes de las vacunas, en un momento en que los países pobres se enfrentan a una drástica escasez de dosis.

Mientras se avecinan largos debates jurídicos y económicos sobre este tema, sobre todo en la Organización Mundial del Comercio (OMC), la complicada búsqueda por parte de algunos laboratorios de todos los componentes de las vacunas sigue siendo la cuestión más urgente.

Dos de ellos han dado la voz de alarma y señalan como responsable a EU.

La alemana Curevac dijo que no lograba conseguir ciertos materiales producidos en suelo estadounidense. Unos días antes, el indio Serum Institute, el mayor fabricante de vacunas del mundo, hizo un llamado al presidente Joe Biden.

“Le pido humildemente que levante el embargo a las exportaciones de materias primas fuera de Estados Unidos, para que la producción pueda acelerarse”, dijo su jefe, Adar Poonawalla, en Twitter.

Los dos laboratorios apuntan a una ley, la Defense Production Act, que normalmente enmarca los esfuerzos bélicos pero que fue invocada por los presidentes Donald Trump y luego Joe Biden para hacer frente a la pandemia.

No prohíbe explícitamente las exportaciones, pero da prioridad al gobierno ante determinados productos fabricados en suelo estadounidense.

“Hay tantas (vacunas) que se fabrican en todo el mundo que los proveedores no pueden mantener el ritmo”, se justificó a finales de abril un funcionario del gobierno estadounidense.

CADENA DE SUMINISTRO

Desde hace más de dos meses, numerosos actores públicos y privados constatan que la situación se ha vuelto cada vez más difícil para reunir todos los componentes necesarios para producir una vacuna.

Se necesitan al menos 50 (a veces hasta 100) componentes. Figura por ejemplo el vidrio para los frascos, o un plástico de calidad especial para conservar la vacuna en bolsas, para que no se estropee.

Y a esto se suma, por encima de todo, los ingredientes del propio suero. Es uno de ellos el que preocupa a Curevac: los nucleótidos. No hay nada sorprendente a esta escasez: la lucha ha llevado la producción de vacunas a una nueva dimensión.

La industria farmacéutica espera producir este año el doble de lo normal, unos 10 mil millones de dosis, cifra que no sólo incluye las vacunas contra el covid.

Ya había un consenso sobre la necesidad de promover la libre circulación de mercancías, ya que la producción de ingredientes y materiales para vacunas está fragmentada en muchos países.

Los datos de la OCDE de 2018 lo muestran que China dominaba la exportación de frascos, EU la de jeringuillas, mientras que mientras que Francia lidera ciertos estabilizadores como el sorbitol y Holanda se especializa en el hielo seco, que se utiliza para refrigerar la vacuna.

Por no hablar de los conservantes, que Alemania exporta en abundancia, o de los adyuvantes, que se exportan de México y China, según los mismos datos.



Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music


Local

Por irregularidades, Congreso cancela remate de vehículos

El Poder Legislativo recibió denuncia sobre supuestos actos de concentración

Local

Por falta de clientes ya cerraron 22 carnicerías

Bajas ventas y la incapacidad para sostener los costos de operación obligaron a bajar la cortina a los establecimientos

Deportes

Pachuca cayó ante Mazatlán

Los locales se repusieron de un marcador adverso en el Kraken

Deportes

El entrenador Iván Bautista quiere oro

Ha ganado al menos un podio durante tres Juegos Olímpicos de manera consecutiva

Policiaca

Vehículo arrastra a motociclista

El afectado fue trasladado al Hospital Regional del Altiplano. El aparatoso accidente vial ocurrió en una carretera de Apan

Policiaca

Muere dentro de un rastro

Encontraron su cuerpo colgando de un cable