/ sábado 2 de marzo de 2019

Se derrumba imperio de Gerardo Sosa en UAEH

El funcionario explicó que se detectó que la institución educativa recibió recursos económicos provenientes desde cuentas en 22 países

El imperio que construyó Gerardo Sosa Castelán hace aproximadamente 40 años en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) parece derrumbarse en las últimas horas, luego de que se confirmó que es la institución educativa pública a la que le fueron congeladas sus cuentas bancarias por presunto lavado de dinero.

La institución ha permanecido durante cuatro décadas bajo el control del expresidente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH) y exrector, quien posee un negro historial político-social.

UAEH acepta que una cuenta bancaria se encuentra en investigación

Discípulo de José Antonio Zorrilla Pérez, extitular de la desaparecida Dirección Federal de Seguridad y sentenciado como autor intelectual del asesinato del periodista Manuel Buendía, Sosa Castelán se ha caracterizado por su actitud violenta y porril desde su estancia en el entonces Instituto de Ciencias Sociales (ICSo).

Por esos medios logró imponer su ley dentro y fuera de la Universidad en la década de los setenta, con el apoyo de un grupo de no menos de 50 estudiantes que sembraron pánico en la ciudad de Pachuca y otros municipios como Tulancingo. A él se le atribuyen robos, privaciones ilegales de la libertad, portación de arma de fuego, tentativas de homicidio y otros delitos durante la década de los setentas.

En la reciente elección federal, en un acto inesperado, hizo pública finalmente su renuncia al PRI. Cuando todo mundo pensó que daría a conocer su afiliación al Movimiento Regeneración Nacional (Morena), se abstuvo. En cambio, fue de dominio público que entabló una negociación con las dirigencias nacional y estatal de Morena, a través de la cual le cedieron nueve candidaturas a diputados locales y dos para legisladores federales.

Aunado a esto, la UAEH protagonizó recientemente uno de los sucesos más polémicos en su historia, con la detención de Gabriela Mejía Valencia, coordinadora de Finanzas de la Máxima Casa de Estudios, con un millón 400 mil pesos en efectivo, dinero que, si bien trataron de justificar que era para el pago de albañiles que realizaban una obra en un campus de Tulancingo, era para el pago de campañas de sus candidatos.

La disputa entre el Congreso del estado y la UAEH se agudizó en Hidalgo cuando surgió la propuesta de un órgano fiscalizador de recursos para la casa de estudios, situación que rechazó totalmente el rector Adolfo Pontigo Loyola, con la complicidad de Gerardo Sosa Castelán.


HIZO CARRERA

BAJO EL AMPARO del gobernador

Jorge Rojo Lugo (1975-1981) arrancó su presencia en la política, bajo el manto de la UAEH, a la que dominaba usando como yugo a los estudiantes

Logró posicionarse como diputado local (1981-1984)

Secretario general del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Poder Ejecutivo del Estado de Hidalgo (1980-1986)

Negoció en dos ocasiones dos diputaciones federales (2000- 2003 y 2006-2009)

Obtuvo la presidencia del Comité Directivo Estatal del PRI (2004-2006)

Aspiró a ser senador y gobernador, lo que le valió un conflicto con diferentes grupos políticos de la entidad, quienes terminaron cerrándole las puertas del tricolor

El imperio que construyó Gerardo Sosa Castelán hace aproximadamente 40 años en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) parece derrumbarse en las últimas horas, luego de que se confirmó que es la institución educativa pública a la que le fueron congeladas sus cuentas bancarias por presunto lavado de dinero.

La institución ha permanecido durante cuatro décadas bajo el control del expresidente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH) y exrector, quien posee un negro historial político-social.

UAEH acepta que una cuenta bancaria se encuentra en investigación

Discípulo de José Antonio Zorrilla Pérez, extitular de la desaparecida Dirección Federal de Seguridad y sentenciado como autor intelectual del asesinato del periodista Manuel Buendía, Sosa Castelán se ha caracterizado por su actitud violenta y porril desde su estancia en el entonces Instituto de Ciencias Sociales (ICSo).

Por esos medios logró imponer su ley dentro y fuera de la Universidad en la década de los setenta, con el apoyo de un grupo de no menos de 50 estudiantes que sembraron pánico en la ciudad de Pachuca y otros municipios como Tulancingo. A él se le atribuyen robos, privaciones ilegales de la libertad, portación de arma de fuego, tentativas de homicidio y otros delitos durante la década de los setentas.

En la reciente elección federal, en un acto inesperado, hizo pública finalmente su renuncia al PRI. Cuando todo mundo pensó que daría a conocer su afiliación al Movimiento Regeneración Nacional (Morena), se abstuvo. En cambio, fue de dominio público que entabló una negociación con las dirigencias nacional y estatal de Morena, a través de la cual le cedieron nueve candidaturas a diputados locales y dos para legisladores federales.

Aunado a esto, la UAEH protagonizó recientemente uno de los sucesos más polémicos en su historia, con la detención de Gabriela Mejía Valencia, coordinadora de Finanzas de la Máxima Casa de Estudios, con un millón 400 mil pesos en efectivo, dinero que, si bien trataron de justificar que era para el pago de albañiles que realizaban una obra en un campus de Tulancingo, era para el pago de campañas de sus candidatos.

La disputa entre el Congreso del estado y la UAEH se agudizó en Hidalgo cuando surgió la propuesta de un órgano fiscalizador de recursos para la casa de estudios, situación que rechazó totalmente el rector Adolfo Pontigo Loyola, con la complicidad de Gerardo Sosa Castelán.


HIZO CARRERA

BAJO EL AMPARO del gobernador

Jorge Rojo Lugo (1975-1981) arrancó su presencia en la política, bajo el manto de la UAEH, a la que dominaba usando como yugo a los estudiantes

Logró posicionarse como diputado local (1981-1984)

Secretario general del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Poder Ejecutivo del Estado de Hidalgo (1980-1986)

Negoció en dos ocasiones dos diputaciones federales (2000- 2003 y 2006-2009)

Obtuvo la presidencia del Comité Directivo Estatal del PRI (2004-2006)

Aspiró a ser senador y gobernador, lo que le valió un conflicto con diferentes grupos políticos de la entidad, quienes terminaron cerrándole las puertas del tricolor

Policiaca

Detectan un punto de venta de huachicol

Autoridades incautaron alrededor de cien litros de hidrocarburo abastecido en una decena de garrafones

Local

Gerardo Sosa explicó las finanzas de la UAEH

La mayoría de diputados locales no asistió a la plática con Gerardo Sosa

Regional

Acusan ceses injustificados en Tula

Señalan que violentaron sus derechos como trabajadores

Sociedad

Modernizan la telecomunicación de la Guardia Nacional con 11 mil mdp

La integración de las redes de seguridad se ubica entre las 10 prioridades para pacificar al país, poniendo por delante profesionalización y derechos humanos

Política

Recuerdan en dividido homenaje a Colosio

Familia del excandidato presidencial esperaba la llegada de Alfonso Durazo, quien fuera su secretario

Política

Resultan ambiguas las consultas para el Plan Nacional de Desarrollo

Para el académico Claudio Nieto, los ejercicios de opinión pública no tienen un mecanismo que le dé seriedad y legitimidad, por lo que son manipulables

Sociedad

Rescatan migrantes en Tamaulipas

Un grupo fue liberado de hombres armados tras un breve intercambio de disparos; hay un muerto

Literatura

Hojas de papel volando | La generación Beat (Dos) Descenso a los infiernos

A este grupo así denominado pertenecieron los hoy símbolos de su tiempo. Y su herencia cultural aún persiste. Jack Kerouac, William S. Burroughs, Allen Ginsberg, Lucien Karr, Neal Cassady y más

Cultura

Completan Sinfonía inconclusa de Schubert con inteligencia artificial

Alondra de la Parra dirige la pieza de Schubert en un concierto que unió talento humano con inteligencia artificial