imagotipo

Vigilancia con videocámaras

  • José Luis Rico
  • en Local

Pachuca, Hidalgo.- Gran parte de las empresas que operan en la Central de Autobuses de Pachuca han optado por instalar sistema de videovigilancia dentro de las unidades de transporte de pasajeros.
Aparte de que estos tipos de aparatos ya se ubican en andenes y en la sala principal de esa terminal, igualmente ya se empezaron a instalar a bordo para inhibir asaltos contra pasajeros.
El gerente de la Central de Autobuses de Pachuca, Hazael Rivera Gutiérrez, expresó que desde hace varios meses no se produce ni un solo asalto en la autopista México-Pachuca, ni en la ida a Tampico o Tulancingo.
De hecho, no hay reportes de ilícitos cometidos contra pasajeros, para despojarlos de sus pertenencias, en los trayectos que cubren los autobuses que salen desde la Central de Pachuca.
Agregó que actualmente se exige en todas las líneas de autobuses la credencial de elector o identificación personal vigente a todos los pasajeros adultos.
Con esto puede precisarse la identidad de los viajeros por su propia seguridad.
Independientemente, añadió, son videograbados en el momento de abordar o en algunos otros casos se les toman fotografías personales para que en caso de incidentes estén plenamente identificados.
Esto ha permitido aumentar la seguridad para los viajeros, incluso en la ruta México-Pachuca.
Expresó que dentro de los planes de seguridad se encuentra la instalación de videovigilancia en el interior de las unidades, independientemente de las acciones preventivas que se realizan antes del abordaje..
Rivera Gutiérrez comentó que se pide a los pasajeros que eviten ser rechazados cumpliendo con las normas previamente establecidas.
Se tiene prohibido abordar con bebidas alcohólicas, armas blancas o de cualquier otra índole u objetos que pudieran ser usados como arma o para amedrentar.
Igualmente está prohibido que suban a los autobuses personas en visible estado etílico, pues desde la taquilla se les niega la venta del boleto.
Pero si alguno de ellos llegara hasta los andenes, se le invita abandonarlo y que le reembolsen el precio de su boleto, porque en ningún caso pueden viajar en estado etílico, puntualizó Hazael Gutiérrez.