/ viernes 24 de septiembre de 2021

Río Tula lo dejó sin su negocio

“Yo lo único que pido es que no se olviden de nosotros”, señaló Felipe de Jesús Ruiz Arteaga en entrevista para este diario. El pasado 7 de septiembre perdió todo en su negocio de juguetes y peluches por la inundación ocurrida tras desbordarse el río Tula.

De entre los escombros, trató de rescatar y limpiar algo de mercancía, pero sus pérdidas, continúa, rondan los 250 mil pesos.

Como él, miles de empresarios perdieron la forma de ganarse el sustento en un abrir y cerrar de ojos.

En su local, ubicado a 10 minutos de la presidencia municipal, dos bodegas con mercancía y muebles quedaron inservibles y aun así enfrentaron dificultades para deshacerse de los despojos, pues las autoridades se han concentrado únicamente en la limpieza de las calles.

Vestido con jeans, playeras y botas de hule, Felipe de Jesús pidió apoyo y recursos para hacerle frente a la desgracia provocada por el desbordamiento de los ríos Tula y Salado, pues incluso, él tuvo que comprar el calzado apto para realizar las faenas de limpieza.

El agua también afectó a su otro negocio llamado “Fábrica de sueños”, por ello, en medio de las complicaciones, reprocha que las autoridades nunca notificaron sobre el peligro que les acechaba, pese a que ya lo sabían.

“Yo lo único que pido es que no se olviden de nosotros”, señaló Felipe de Jesús Ruiz Arteaga en entrevista para este diario. El pasado 7 de septiembre perdió todo en su negocio de juguetes y peluches por la inundación ocurrida tras desbordarse el río Tula.

De entre los escombros, trató de rescatar y limpiar algo de mercancía, pero sus pérdidas, continúa, rondan los 250 mil pesos.

Como él, miles de empresarios perdieron la forma de ganarse el sustento en un abrir y cerrar de ojos.

En su local, ubicado a 10 minutos de la presidencia municipal, dos bodegas con mercancía y muebles quedaron inservibles y aun así enfrentaron dificultades para deshacerse de los despojos, pues las autoridades se han concentrado únicamente en la limpieza de las calles.

Vestido con jeans, playeras y botas de hule, Felipe de Jesús pidió apoyo y recursos para hacerle frente a la desgracia provocada por el desbordamiento de los ríos Tula y Salado, pues incluso, él tuvo que comprar el calzado apto para realizar las faenas de limpieza.

El agua también afectó a su otro negocio llamado “Fábrica de sueños”, por ello, en medio de las complicaciones, reprocha que las autoridades nunca notificaron sobre el peligro que les acechaba, pese a que ya lo sabían.

Policiaca

Se accidentan policías de Chapantongo

La patrulla que tripulaban se salió de la carretera

Local

Modificarán el puente peatonal en La Herradura

Los vecinos y las dueñas de plaza comercial fijaron 45 días para obtener permisos y licencias, así como tres meses para las obras

Local

Invita la OFIP a concierto navideño por la niñez

Integran la OFIP 59 jóvenes de entre 12 a 29 años

Local

Incrementa tabaquismo en pandemia

El reporte federal indica que las personas entre 25 a 55 años son los más vulnerables a sufrir este padecimiento

Local

Fiestas navideñas, un riesgo de rebrote

La mortalidad de la cuarta ola en Europa es severa en países donde más de 60 por ciento de la población rechaza vacunarse

Local

Exigen a mercados claridad en cambios

La presidencia municipal reiteró que son autónomos en administración, pero están regulados en funcionamiento