/ lunes 29 de julio de 2019

Heno motita ayuda a limpiar el aire

Investigadora de la UTTT dice que la planta capta metales pesados como plomo, cadmio y cromo

TULA DE ALLENDE, Hgo.- El heno motita es una especie indicadora que toma todos sus nutrientes del medio ambiente y no de los árboles, y como procesa metales pesados, contribuye a limpiar el aire. Pero debe ser controlada. Es importante que no se retire en verano, cuando ha floreado y dado frutos, porque ello ayuda a su propagación.

Dio a conocer Marysol Reséndiz Vega, profesora de la Universidad Tecnológica Tula-Tepeji (UTTT), quien dirigió una investigación sobre el Tillandsia recurbata, el cual está secando los árboles en la región, principalmente los mezquites y huizaches.

La investigadora, profesora de Química Ambiental, explicó que los daños causados por esta planta a la flora de la zona, en especial a especies propias del Valle del Mezquital, como el mezquite y el huizache, les llevó el año pasado a los alumnos que cursan la materia integradora, a realizar esta investigación.

En la primera etapa del estudio eligieron analizar el heno alojado en los huizaches que hay en la universidad, dijo, y encontraron que las plantas absorben todos sus nutrientes de la humedad del ambiente a través de tricomas, una especie de escamas, y no de la planta hospedaria. Lo único que le proporciona el árbol es soporte. Entonces, destacó, las ramas de los arboles infestados mueren, porque el heno no permite el paso del sol y se debilita y entonces se vuelven vulnerables al ataque de hongos.

El heno motita, aseveró la investigadora, puede vivir fijo a cables y estructuras metálicas y de madera, porque su sustento lo adquiere por completo del aire y es capaz de procesar metales pesados. En las plantas analizadas encontraron metales como plomo, cadmio y cromo. Entonces si hay gran contaminación, la planta prolifera.

La presencia del heno motita no es tan malo. La planta ha evolucionado para poder crecer de otra planta sin absorber nada por las raíces y tiene una función ambiente. Para sobrevivir, es capaz de retirar de la atmósfera sustancias que no son favorables para el ser humano ni para el ambiente. Pero, dijo, precisamente por las ventajas biológicas que tiene la planta, debe tener un control para que no termine convertida en una plaga.

Sobre su control, explicó que esta especie florea al inicio del verano, alrededor del 21 de junio, y en estas fechas ya ha producido frutos y semillas, por lo que al retirarlo manualmente se contribuye a su diseminación.

Entonces debe retirarse antes de su floración, antes del verano y poco antes de que comience el invierno, teniendo cuidado de no dejar hijuelos en el árbol, pues volverá a reproducirse. “Hay que tener cuidado de retirarlo completamente, volviendo al mismo lugar cada 8 días, dos o tres ocasiones y además hay que hacer un control químico aplicando vinagre o carbonato.

En el laboratorio encontramos que al rociar el árbol con una de estas sustancias o las dos la planta muere. Se seca. Y luego hay que retirarla y quemarla, para que no vuelva a crecer.” Comentó que la aplicación de vinagre y carbonato es un importante avance realizado en el laboratorio por los alumnos, porque hay poca investigación sobre esta planta y solo hay un producto que está aprobado en Argentina para controlarla, pero es muy contaminante.

“Y lo que nosotros proponemos son sustancias más amigables con el ambiente, que ya probaron su efectividad”, comentó. Reséndiz Vega dijo que buscando posibles usos de heno motita, vieron que podría ser un excelente abono, siempre que este no tenga grandes cantidades de metales pesados. Y entonces buscaron ejemplares de la planta de sitio que en apariencia son zonas libres de contaminación por procesos industriales, en el estado de México, pero también tiene presencia de esas sustancias,

“No es recomendable usarlas, porque la contaminación se trasladaría al suelo”.

TULA DE ALLENDE, Hgo.- El heno motita es una especie indicadora que toma todos sus nutrientes del medio ambiente y no de los árboles, y como procesa metales pesados, contribuye a limpiar el aire. Pero debe ser controlada. Es importante que no se retire en verano, cuando ha floreado y dado frutos, porque ello ayuda a su propagación.

Dio a conocer Marysol Reséndiz Vega, profesora de la Universidad Tecnológica Tula-Tepeji (UTTT), quien dirigió una investigación sobre el Tillandsia recurbata, el cual está secando los árboles en la región, principalmente los mezquites y huizaches.

La investigadora, profesora de Química Ambiental, explicó que los daños causados por esta planta a la flora de la zona, en especial a especies propias del Valle del Mezquital, como el mezquite y el huizache, les llevó el año pasado a los alumnos que cursan la materia integradora, a realizar esta investigación.

En la primera etapa del estudio eligieron analizar el heno alojado en los huizaches que hay en la universidad, dijo, y encontraron que las plantas absorben todos sus nutrientes de la humedad del ambiente a través de tricomas, una especie de escamas, y no de la planta hospedaria. Lo único que le proporciona el árbol es soporte. Entonces, destacó, las ramas de los arboles infestados mueren, porque el heno no permite el paso del sol y se debilita y entonces se vuelven vulnerables al ataque de hongos.

El heno motita, aseveró la investigadora, puede vivir fijo a cables y estructuras metálicas y de madera, porque su sustento lo adquiere por completo del aire y es capaz de procesar metales pesados. En las plantas analizadas encontraron metales como plomo, cadmio y cromo. Entonces si hay gran contaminación, la planta prolifera.

La presencia del heno motita no es tan malo. La planta ha evolucionado para poder crecer de otra planta sin absorber nada por las raíces y tiene una función ambiente. Para sobrevivir, es capaz de retirar de la atmósfera sustancias que no son favorables para el ser humano ni para el ambiente. Pero, dijo, precisamente por las ventajas biológicas que tiene la planta, debe tener un control para que no termine convertida en una plaga.

Sobre su control, explicó que esta especie florea al inicio del verano, alrededor del 21 de junio, y en estas fechas ya ha producido frutos y semillas, por lo que al retirarlo manualmente se contribuye a su diseminación.

Entonces debe retirarse antes de su floración, antes del verano y poco antes de que comience el invierno, teniendo cuidado de no dejar hijuelos en el árbol, pues volverá a reproducirse. “Hay que tener cuidado de retirarlo completamente, volviendo al mismo lugar cada 8 días, dos o tres ocasiones y además hay que hacer un control químico aplicando vinagre o carbonato.

En el laboratorio encontramos que al rociar el árbol con una de estas sustancias o las dos la planta muere. Se seca. Y luego hay que retirarla y quemarla, para que no vuelva a crecer.” Comentó que la aplicación de vinagre y carbonato es un importante avance realizado en el laboratorio por los alumnos, porque hay poca investigación sobre esta planta y solo hay un producto que está aprobado en Argentina para controlarla, pero es muy contaminante.

“Y lo que nosotros proponemos son sustancias más amigables con el ambiente, que ya probaron su efectividad”, comentó. Reséndiz Vega dijo que buscando posibles usos de heno motita, vieron que podría ser un excelente abono, siempre que este no tenga grandes cantidades de metales pesados. Y entonces buscaron ejemplares de la planta de sitio que en apariencia son zonas libres de contaminación por procesos industriales, en el estado de México, pero también tiene presencia de esas sustancias,

“No es recomendable usarlas, porque la contaminación se trasladaría al suelo”.

Policiaca

Se accidentan policías de Chapantongo

La patrulla que tripulaban se salió de la carretera

Local

Modificarán el puente peatonal en La Herradura

Los vecinos y las dueñas de plaza comercial fijaron 45 días para obtener permisos y licencias, así como tres meses para las obras

Local

Invita la OFIP a concierto navideño por la niñez

Integran la OFIP 59 jóvenes de entre 12 a 29 años

Local

Incrementa tabaquismo en pandemia

El reporte federal indica que las personas entre 25 a 55 años son los más vulnerables a sufrir este padecimiento

Local

Fiestas navideñas, un riesgo de rebrote

La mortalidad de la cuarta ola en Europa es severa en países donde más de 60 por ciento de la población rechaza vacunarse

Local

Exigen a mercados claridad en cambios

La presidencia municipal reiteró que son autónomos en administración, pero están regulados en funcionamiento