imagotipo

Recuerdos Médicos Imborrables

  • Sonia Nochebuena
  • en Local

Pachuca, Hidalgo.- En refuerzo de dinámica, el Centro de Rehabilitación y Neurodesarrollo Infantil (Cryndi) continúa con atención integral e incluyente.
Araceli Islas, médico pediatra y cofundadora del Centro, explicó que ningún niño debe ser rechazado por su condición y debe ser atendido con prontitud.
En este sentido, la Academia Americana de Pediatría recomienda que todos los niños sean examinados para detectar retrasos del desarrollo y discapacidades durante visitas regulares y por lo menos debieran programarse en las edades de los 9 meses, 18 meses, 24 o 30 y al ingreso escolar.
Pero en los niños, reiteró, con condiciones especiales de vigilancia, debe programarse esta evaluación desde el nacimiento y hasta la adolescencia.
“Es muy importante tomar acciones si los padres notan que sus hijos no tienen un desarrollo normal, en las consultas rutinarias sus médicos, o en la escuela sus maestros, les indican que hay algo que les preocupa del desarrollo de los niños”.
En Cryndi la evaluación del desarrollo incluye pruebas que ayudan a conocer cuál es el nivel de madurez y si existen alteraciones.
Existen varias pruebas: la motora, con una serie de pruebas físicas se miden las destrezas como caminar, brincar, correr, dibujar, uso de las manos, escribir, entre otros.
También en inteligencia, desde edades tan tempranas como los dos años, puede determinarse, midiendo los conocimientos.
La social, desde el nacimiento los seres humanos muestran características de socialización, que son importantes para interactuar, comunicarse y aprender. Sin estas habilidades sociales se pone en riesgo el crecimiento de cada niño.
“Los niños amados y estimulados crecerán sanos y bien adaptados. Durante la evaluación que realizamos ponemos énfasis en determinar el estilo de crianza y los signos de bienestar emocional de cada niño”.
Asimismo, al inicio de los cuatro años puede probarse la capacidad de aprendizaje. Habilidades como mantener la atención, destrezas psicomotoras, tener buena memoria, razonamiento y un adecuado lenguaje son necesarias para desarrollar las bases del aprendizaje.
SERVICIO
“Cuando se inicia un tratamiento a tiempo, los niños se pueden rehabilitar más fácilmente”.
Por ello es necesario observar las conductas de los hijos desde los primeros meses de vida.
La pediatra refirió algunos de los trastornos más comunes:
El retraso del desarrollo se identifica cuando un niño no presenta las habilidades que debe realizar según su edad. Estas habilidades tienen relación con la motricidad, lenguaje, inteligencia y socialización.
Trastorno del lenguaje es cuando en los primeros meses empieza a emitir sonidos, imitar y llegado el año de edad dice sus primeras palabras, desde este momento inicia un crecimiento acelerado en esta área y al ingresar al preescolar los niños deben hablar con claridad, poder mantener una conversación, contar historias pequeñas.
Cuando un niño tiene trastorno del lenguaje puede manifestarse con algunas características: problemas para entender lo que le dicen, no se entiende lo que habla, puede intentar comunicarse de otras maneras persistentemente en vez de hablar, como señalar, sacudir la cabeza, hacer gestos.
APOYO
Uno de los más comunes es el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Generalmente se diagnostica desde la infancia y a menudo perdura hasta la edad adulta. Los niños con TDAH tienen dificultad para prestar atención, presentan un comportamiento impulsivo.
Este es un trastorno en el que desde los primeros años escolares se observan dificultades en el aprendizaje y en la forma de aprender. Algunos de sus síntomas son: alteración en la lectura, en el deletreo y la escritura.
Así como en el cálculo, uso de los números y razonamiento matemático. Estas alteraciones se mantienen a pesar de un apoyo académico extra.
También uno de los trastorno de aprendizaje más comunes es la dislexia, donde el niño al leer y escribir puede confundir letras como d y b, p y q, problemas para organizar la secuencia de las letras en las palabras.
Respecto al trastorno de conducta, es parte de las habilidades que vamos enseñando a los niños; están el control de los impulsos, saber cómo responder, mantener buenas, relaciones entre amigos, tomar decisiones.
Cuando un niño no ha mantenido una estimulación adecuada en esta área, como es establecer reglas y límites, enseñarle a comunicarse y mostrar sus sentimientos.
Los trastornos de conducta pueden manifestarse con rabietas, problemas, para seguir órdenes, peleas, incluso síntomas de ansiedad.
Recientemente, Cryndi fue favorecido por el programa de redondeo de conocida tienda de conveniencia. Recibió más de 250 mil pesos, cantidad que será de apoyo para brindar más ayuda.