/ sábado 25 de diciembre de 2021

Nutriólogo te “receta” cómo superar la cruda

Prohibido volver a consumir alcohol, refrescos o bebidas azucaradas industrializadas

Después del intenso brindis de Navidad o de año nuevo o el dichoso festejo con las amistades, el cuerpo reciente el exceso de las bebidas alcohólicas. Si supones que comer una rica barbacoa con una salsa picosa te hará sobrellevar la “cruda”, estás equivocado, afirmó el nutriólogo egresado de la UAEH, Pedro Acevedo Romo.

También, si eres de aquel grupo que supone que con una “chela” bien fría o el cantinero, a quien en esos momentos ves como a un doctor, te la va curar con alguna bebida como tequila, mezcal, vodka, etcétera, no conseguirás más que agarrar la fiesta de nuevo, indicó.

El entrevistado dice que es falso el mito de que si bebes o comes sandía o melón para curártela te va pasar algo malo, por el contrario lo recomendó en porciones pequeñas cada cuatro horas y si es posible antes de dormir, comer una fruta.

Indispensable es tomar de uno a dos litros de electrolitos durante todo el día posterior a la parranda o noche de copas, jamás bebidas azucaradas industrializadas (refresco, jugos) porque precisamente, la tarde-noche-madrugada anterior ingeriste demasiados hidratos de carbono y calorías (entre refrescos y botanas), que es con lo que acompañaste tu alcohol.

Hay que comer de los tres grupos de macronutrientes: proteínas, grasas e hidratos de carbono, en diferentes porcentajes, sugirió un emparedado con fríjoles, pollo o jamón o huevo con sus vegetales, una pieza de fruta “y con eso tenemos nutrimentos”.

Cada cuatro horas hay que tener una ingesta, para ir sacando “al demonio”.

Hay que ser “moderado” en el consumo de hidratos de carbono: pan, cereal, tortillas, bolillo o pan de caja, prohibió el refresco.

Por la noche, si decidiste seguir la receta del nutriólogo, viene la fase de “recuperación” si ingieres fruta que aporta vitaminas y fibra.

Si es que tu afición etílica te domina en el día de la “cruda”, Pedro Acevedo dijo que puedes beber “dos copas” de vino tinto en el transcurso (además de ser un cardioprotector), no así una cerveza porque la levadura provoca hambre.

Cada persona es diferente y reacciona distinto, depende también la edad y lo que haya ingerido de alcohol, por ello, su recomendación fue generalizada, poniendo énfasis en lo que no debemos consumir, “todo lo demás sirve para “recuperarse”.

Después del intenso brindis de Navidad o de año nuevo o el dichoso festejo con las amistades, el cuerpo reciente el exceso de las bebidas alcohólicas. Si supones que comer una rica barbacoa con una salsa picosa te hará sobrellevar la “cruda”, estás equivocado, afirmó el nutriólogo egresado de la UAEH, Pedro Acevedo Romo.

También, si eres de aquel grupo que supone que con una “chela” bien fría o el cantinero, a quien en esos momentos ves como a un doctor, te la va curar con alguna bebida como tequila, mezcal, vodka, etcétera, no conseguirás más que agarrar la fiesta de nuevo, indicó.

El entrevistado dice que es falso el mito de que si bebes o comes sandía o melón para curártela te va pasar algo malo, por el contrario lo recomendó en porciones pequeñas cada cuatro horas y si es posible antes de dormir, comer una fruta.

Indispensable es tomar de uno a dos litros de electrolitos durante todo el día posterior a la parranda o noche de copas, jamás bebidas azucaradas industrializadas (refresco, jugos) porque precisamente, la tarde-noche-madrugada anterior ingeriste demasiados hidratos de carbono y calorías (entre refrescos y botanas), que es con lo que acompañaste tu alcohol.

Hay que comer de los tres grupos de macronutrientes: proteínas, grasas e hidratos de carbono, en diferentes porcentajes, sugirió un emparedado con fríjoles, pollo o jamón o huevo con sus vegetales, una pieza de fruta “y con eso tenemos nutrimentos”.

Cada cuatro horas hay que tener una ingesta, para ir sacando “al demonio”.

Hay que ser “moderado” en el consumo de hidratos de carbono: pan, cereal, tortillas, bolillo o pan de caja, prohibió el refresco.

Por la noche, si decidiste seguir la receta del nutriólogo, viene la fase de “recuperación” si ingieres fruta que aporta vitaminas y fibra.

Si es que tu afición etílica te domina en el día de la “cruda”, Pedro Acevedo dijo que puedes beber “dos copas” de vino tinto en el transcurso (además de ser un cardioprotector), no así una cerveza porque la levadura provoca hambre.

Cada persona es diferente y reacciona distinto, depende también la edad y lo que haya ingerido de alcohol, por ello, su recomendación fue generalizada, poniendo énfasis en lo que no debemos consumir, “todo lo demás sirve para “recuperarse”.

Policiaca

Fallece taxista en accidente vial

Su unidad de trabajo fue impactada por un autobús de pasajeros

Local

Mujeres activan su brazalete y detienen a sus agresores

Se conecta a internet y está enlazado con el C5i para que les envíe la ayuda policial

Regional

Tres jóvenes la libran de ser linchados en Chapulhuacán

Fueron acusados de robar en diversas ocasiones en la comunidad, fueron asegurados por la población y liberados en la madrugada

Gossip

Alejandra Guzmán afirma vivir una etapa de plenitud

Tras la gira Perrísimas con Paulina Rubio en Estados Unidos, Alejandra Guzmán prepara un tour como solista con invitados especiales llamado Tuya

Cultura

Exhiben en Gertrude Duby la gran pasión por las raíces chiapanecas

Gertrude Duby: una suiza para Chiapas reúne fotos, documentos, libros, vestidos, joyería, objetos de uso cotidiano, grabaciones y pinturas

Cultura

Reabre la Sala de Arte Público Siqueiros

Tras una mejora estructural, el recinto está listo para recibir a los visitantes a partir de este sábado

Finanzas

Libertad digital: ¿qué significa y cómo México ha logrado tenerla?

Un estudio señala que tres de cada 10 mexicanos son vulnerables a ataques, contra casi cinco en China

Finanzas

Inauguran refinería en Dos Bocas, pero sin fecha para refinar

Durante la inauguración de la refinería, la titular de Energía dijo que ahora harán pruebas en los sistemas

Mundo

La frontera EU-México, la más letal del mundo

En 2021 murieron mil 238 personas, entre ellos 51 niños menores de cinco años, en la frontera más mortífera en todo el planeta, advierte la OIM en un informe