imagotipo

Falta para el 2018: Fayad

  • Carlos Sevilla
  • en Local

(Tercera de cuatro partes)

Pachuca, Hidalgo.- Las preguntas y las respuestas se agilizan. Tanto el gobernador Omar Fayad como los entrevistadores conocen de qué se habla.
-¿Los mil 500 despidos?
“Teníamos un gobierno obeso. Sí, era un gobierno obeso. No lo digo yo, lo dice todo mundo. Pero, además, se ha confirmado en el comparativo de ayer y de hoy.
“Desaparecí las coordinaciones regionales y ¿a poco se cayó el gobierno? Y con todas las áreas desaparecidas por duplicidad de funciones”.
-¿Esto no tiene un costo político?
“Sí, sí lo tiene, y es muy alto. El costo político lo he sufrido curiosamente dentro del PRI, de mi partido. Esa es la verdad.
“¿Dónde me cuesta políticamente la decisión de tener que cercenar áreas completas del gobierno, porque duplican funciones? En mi propio partido.
-¿Podría repercutir en el 2018?
“No lo sé. Esa es una pregunta para los priistas. Ellos deben saber que no tenía una consigna, no opera ningún encono, resentimiento, odio. Simplemente es un gobierno que resultaba al tiempo insostenible, por el costo del mismo. Lo dicen hoy las calificadoras.
“¿Por qué subimos ahora rápidamente la calificación?, porque detengo el crecimiento natural de la burocracia y lo retraigo; es decir, se hace un gobierno más pequeño pero más eficaz.
“Pienso en la gente. Voy por los intereses generales, no los particulares. No estoy yendo por los intereses de mi partido.
“¿Quiero mucho a mi partido? Sí. Orgullosamente fui candidato de mi partido, pero eso no significa un compromiso de que tenga que engordar la burocracia, de tal suerte que sea incontenible, que sea impagable, que no tengamos dinero los fines de año para pagar el aguinaldo. Es de tal tamaño la burocracia que resulta impagable, con un costo para la gente, porque el gobierno se paga con el dinero de la gente.
“¿Tengo costo? Sí, sí lo tengo. Lo tengo que asumir de frente, con responsabilidad, y se los he dicho a los priistas. La gran mayoría entiende perfectamente que eran medidas dolorosas, pero necesarias”.
-¿Se entendería que estos mil 500 despedidos no van a votar por el PRI?
“Quién sabe. Si son priistas de corazón, saben que no lo hicimos por una decisión partidista.
“Tomé una insoslayable acción de supervivencia del gobierno.
“No gobierno con decisiones partidistas, gobierno para todos por igual. Por eso le doy su lugar a todos los partidos políticos, a todos los grupos, y a todas las expresiones. A todos.
“Se lo pueden preguntar a los partidos, si no he sido respetuoso y colaboro. Si miento, que lo señalen públicamente”.
-¿Omar Fayad tiene algún compromiso, si no como gobernador, como priista, con alguno de quienes suenan como posibles candidatos del PRI?
“No tengo ningún compromiso con nadie, y como gobernador no puedo ni debo tener un compromiso específico.
“¡¡¡Ah!!!, que hay amistad, que hay afectos, que hay simpatías, que en mi propio análisis político me dice qué puede ser, qué no puede ser, bueno, tengo una opinión personal que he procurado no externar precisamente para no generar nada.
“Pero he de permitir que se den las condiciones para que el relevo del 2018 sea absolutamente democrático. Soy hidalguense.
“He platicado de manera personal con hidalguenses de todas las fuerzas políticas, y bueno, cuando hay un hidalguense al que se alude, pues todo mundo volteamos para ver cómo está el hidalguense que está en la contienda. Esto tampoco tiene nada de malo.
“Creo que, así como los sonorenses, los michoacanos quisieran que alguien de su estado pudiera tener el gran privilegio, ¿a poco los hidalguenses no lo tenemos?
“Y sentimos que las cosas cambiarían un chorro si fuera un hidalguense el que subiera. Son naturales y no deben afectar.
“No, no pudiera comprometer absolutamente en nada el proceso del 2018, porque yo soy el gobernador y gobierno para todos.
-¿Estaría en riesgo la elección de 2018 para el PRI?
“No me gusta especular. Nunca lo hago. Antes cuando era senador, diputado, comentarista, analista político, conductor de radio y televisión, no lo hice.
“Mantengo un dicho, que me recuerda a la familia, en Téllez, mis orígenes. Y dice: Quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes futuros.
“Entonces, cómo vamos a estar haciendo planes para una elección del 2018 fuera de tiempos. Quizá, adelante, tendré un análisis político ocurrido y les podré decir de algún tema prospectivo, de proyección, pero no especular. ¿Pero ahorita? ¿Dar hoy una opinión de lo que va a pasar en el 2018? Por Dios, claro que no.
“Eso sí: todo puede pasar en un año. He visto cambiar al mundo en un minuto, con timas en un año. Todo puede suceder”.
DISTINGUIDO HIDALGUENSE
-Es gobernador de Hidalgo, ¿pensaría como hidalguense que un hidalguense podría ser el candidato del PRI a la Presidencia?
“Haré un análisis concreto. Hoy compite por la Presidencia un hidalguense que está calificado como exgobernador, en temas muy difíciles para la vida nacional, ha salido al paso en asuntos complicados. ¿Puede tener una posibilidad? Por supuesto que sí la veo.
“Pero también depende de él, de su voluntad, de si quiere o no quiere, si puede o no puede, si siente que dentro de un año le alcanza o no le alcanza.
“Si todavía los partidos no deciden, los interesados no deciden, y todavía ni se terminan de asomar todos los que tienen posibilidad en participar. Cuando tenía interés lo anuncié, y dije: tengo interés en ser gobernador de Hidalgo
“Todavía no llegan esas manifestaciones. Ya van a venir en estos días, seguramente. Hay un amigo de Hidalgo.
“Tiene buena imagen, ha sido bien calificado como gobernador. Lo dice la gente, no yo, hombre. Simplemente reflejo serio y objetivo.
“Hay cosas que se ven naturales, no tienen cargas subjetivas. Lo que se ve no se juzga”.
“NO METERÉ LAS MANOS”
-Paralelamente a la elección de 2018 está la de diputados federales, Congreso Local y senadores. ¿Omar Fayad sugerirá nombres? ¿Apoyará a algunos aspirantes?
“No tengo ningún apetito de meter las manos donde no debo de meter las manos. Apetitos no hay, y lo he demostrado sobradamente en muchas ocasiones.
“¿No dijeron que iba a meter las manotas en las candidaturas a diputados y presidentes municipales?
“Pregono con el ejemplo. No intervine en lo de presidentes municipales de Hidalgo; en diputados federales, ni locales.
“Nada más quiero que me digan con certeza a qué diputado recomendé. Por favor, no me ando con dobleces. Que me digan un nombre, federal o estatal. No va a ocurrir, porque el partido debe de tener sus tiempos, sus formas, sus circunstancias, y debe de ser absolutamente un asunto de partido. Nada más.
“A ver, no tengo cuidado cuando se trata de acciones para mejorar los indicadores, como la pobreza, la marginación. No puedo. Soy impulsivo por naturaleza. Pero eso no quiere decir que sea inmaduro.
“Es una forma de conducta que no les ha gustado a muchos políticos. Pero ese soy yo. Dicen que chango viejo no aprende maroma nueva. Y soy impulsivo, y voy a tratar de ser más recatado. Pero ante la falta de empleo, ante la inseguridad, no puedo sino ser impulsivo. Porque siento que tengo un gran compromiso con la gente.
“¿Me voy a quedar callado? No.
“¿Por qué no hablar de lo que falla en Hidalgo, de lo que le hace falta a Hidalgo? ¿Por qué no hablar de lo que hemos logrado? ¿Por qué no hablar de frente? Dicen que ante un problema hay que comenzar por reconocerlo, sino, no lo vas a resolver.
“A ver, doy la cara. Creo que no soy el corte del político tradicional. Enfrento los problemas. Les llamo por su nombre y los menciono yo. No espero a que me los digan por fuera”.
-¿Fue difícil ser candidato del PRI, cuando se hablaba de seis aspirantes?
“Muy difícil. Luche 18 años para ser el candidato del PRI a la gubernatura.
-¿Hubo algún momento cuando pensó que ya no sería?
“Muchos momentos. Todo el tiempo me dije: si no luchas, si no trabajas, si no visitas las comunidades, si no estás cercano a la gente, si no cumples, no vas a ser. Y hoy tengo el orgullo de decir que con el respaldo de la gente logré una elección histórica, ya calificada.
“Es la votación más alta en el estado, con más de 523 mil votos. Nadie los logró.
“La diferencia más grande entre el primero y segundo lugar no la obtuvo ni el PRI en sus épocas mozas del siglo pasado”.
EL CASO IXMIQUILPAN
-Ixmiquilpan. Se pensó que ya era ingobernable y usted llegó en visita no oficial y platicó en la plaza principal. Caminó, fue efusivo, condescendiente, cordial.
“Se cuentan, deslizan historias, versiones, pero muchas no tienen fundamento. Qué bueno que me dicen en visita no oficial, porque a veces la oficialidad es la que te genera los problemas.
“Si tú ves a la gente en Ixmiquilpan está trabajando. Los ixmiquilpenses son como yo: impulsivos. Igualmente quieren salir adelante.
“Es un pueblo que quiere progresar, después de ser la región del valle del Mezquital la más miserable del mundo. Estaba por debajo de los indicadores de Bangladesh en los años setentas. Hoy no está así.
“Hay pobreza, sí; hay carencia, sí. Hay necesidad, sí. Pero hoy hay una nueva clase de personas emprendedoras que están aprovechando el turismo, que hacen balnearios, que los sacan adelante. Los mejores balnearios de México están en Ixmiquilpan.
“No esperes que toda la gente esté apaciguada. Es la vida de cada lugar.
“¿En Ixmiquilpan hay problemas? Claro que hay problemas. No se puede negar. Pero de que está en paz, está en paz.
“El día que fui, asistí a una reunión importante, y después me eché una visita sorpresa a la clínica, fui al centro a platicar con la gente. No recibí una sola mención negativa, ni de los enemigos, o que ellos dicen ser enemigos.
“Simplemente pensamos distinto, no somos enemigos”.
-¿En Ixmiquilpan hay gente externa del estado que está tratando de manipular y crear problemas?
“Siento que durante el conflicto de enero hubo gente de otros estados. Del Distrito Federal, de diversas fuerzas políticas. Hasta Noroña, que fue mi compañero ex diputado, andaba ahí metido.
“Y mira que le tengo aprecio a Noroña, afecto. Hemos sido compañeros legisladores. Debatimos, platicamos.
“Somos amigos y somos diferentes. No es de aquí, y aquí andaba; aquí.
“Esto, lo de Ixmiquilpan, es político porque viene lo del 2018. Hay que pensar que todo trae un ingrediente. Y eso no quiere decir ocultemos necesidades, carencias. Pero Ixmiquilpan tiene un potencial que lo impulsa a proyectarse adelante. Ha sacado la casta.
“A ver, competir con Morelos en balnearios. ¡Wow! Eso habla bien de la gente de Ixmiquilpan.
“Trato de guardar la mejor relación con los actores políticos. Yo nunca he tenido una diferencia personal con el presidente Charrez. Al contrario, he ido a eventos con él.
“¿Con el diputado Charrez? Platicamos. Me siento con él. Estamos en el mismo camino. Nuestros partidos son distintos, como nuestros pensamientos políticos, pero la finalidad es la misma: cómo impulsamos a Ixmiquilpan.
“He concurrido en varias ocasiones; al evento de los maestros, al de Roberto (Pedraza). No tengo problema”.