/ martes 8 de marzo de 2022

“Estoy viviendo mi sueño”

En el marco del Día Internacional de la Mujer, Adabel Meza Benítez comparte su día a día como operadora de camión revolvedor de CEMEX y los retos que enfrenta cada jornada laboral

Su tenacidad es tan fuerte como el material que transporta cada jornada por las calles de la ciudad de Monterrey, una mezcla de sueños e ilusiones que la motivan, desde hace 10 meses, a seguir adelante en sus metas y objetivos personales.

Jarocha de nacimiento, pero regiomontana por adopción, Adabel Meza Benítez ha encontrado en “El Intocable” más que una herramienta de trabajo, sino a un “fiel escudero” proporcionado por la empresa CEMEX para abastecer el concreto a las diversas obras que se construyen en la metrópoli nuevoleonesa.

“Mi camión revolvedor y yo somos un mismo equipo”, confiesa la operadora de 34 años, quien junto con otras dos mujeres conforman la plantilla femenil de operadoras que maniobran las pesadas unidades y trasladan el componente esencial de las edificaciones.

Avecindada desde hace más de tres años en el municipio metropolitano de Guadalupe, Ada (como le llaman cariñosamente) comienza la jornada laboral desde las 06:30 horas en la planta ubicada sobre la avenida Ignacio Morones Prieto, en la colonia Buenos Aires de la capital regia, sobre las márgenes del Río Santa Catarina, famoso cauce de la ciudad.

Le toma sólo 15 minutos llegar desde su domicilio hacia la concretera, lugar en el que carga su camión revolvedor entre 07:00 y 07:30 horas para, posteriormente, repartir el material a las obras destino.

“Me levanto y me arreglo muy positiva porque pongo música; trato de vivir mi vida como viene, lo disfruto. Todos los días son una nueva historia en el camión, no sabes cómo te van a tratar, a dónde vas a ir; todos los días son una aventura y trato de tomarlo de una manera que sea positiva”, aseguró la feliz conductora.

A veces cerca y en otras lejos de la planta. Hacia las localidades de San Pedro o hasta Santiago, los itinerarios de Ada, a bordo de “El Intocable”, suelen ser variados y aunque a veces cansados por la rutina que representa un día de trabajo, ella los realiza con el mismo esmero y entusiasmo como los visualizaba en su natal Veracruz.

Y es que, cuando era niña, soñaba con manejar un tráiler o un coche de similares dimensiones y esos anhelos “todoterreno” cobraron mayor fuerza después de enseñarse a conducir el rabón, vehículo de carga que se utilizaba en la granja de su abuelo.

“No sé qué pasaba por mi cabeza, pero me encanta la velocidad, los motores; no me iba a morir con las ganas de manejar un camión enorme. Yo quería sentirlo y ahora lo estoy viviendo, fui insistente hasta que lo logré”, expresó.

Hasta hace poco menos de un año, Ada se desempeñaba como asistente administrativo, pero decidió darle un giro de 180 grados a su vida profesional y solicitó empleo como conductora de camiones revolvedores en CEMEX.

“Me dicen que sólo había vacantes para operadores de camión revolvedor, entonces pregunté: ‘¿Solamente hombres? ¿Mujeres no?’ Y ahí me dicen: ‘Sí, ¿por qué no?”, recordó la conductora, demostrando además ser también una “todoterreno” en el panorama laboral.

Sin pensarlo, Ada se convirtió en una sensación entre sus compañeros y aquellos encargados de las obras a los que abastece concreto, pues hasta ese momento no había mujeres en la Planta Concretos Morones Prieto que manejaran los famosos “trompo” revolvedores, uniéndose al poco tiempo dos compañeras más: Érika Ruiz e Irene Mier

“Hay veces que los ingenieros me piden foto porque la obra va comenzando, realizan un álbum para registrar el avance de la misma y, de paso, para recordar a la primera mujer de CEMEX que va a la obra a dejarles concreto. Mi hija todos los días me pregunta cómo me fue y yo le platico mis anécdotas, porque cada día hay una anécdota qué contar y a ella le gusta mucho cuando le cuento los detalles”, aseguró con orgullo la también madre de familia.

Esa pasión con la que trabaja también la refleja en el manejo de su unidad, bautizada como “El Intocable”, la cual le fue asignada poco después de que su primer camión revolvedor se averió.

El peculiar apodo surgió debido al extremo cuidado que aplica en su principal herramienta de trabajo, el cual fue cedido amablemente por uno de sus compañeros. “Soy muy detallista y lo cuido mucho que siempre esté limpio y tenga buena imagen para la empresa. Los operadores saben que ese camión está a mi cargo y ya no lo agarran; entonces surgió el apodo”, contextualizó.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, Ada dijo sentirse orgullosa y agradecida con la empresa por todo lo que ha logrado en un empleo en el que es muy común que lo desempeñen en su mayoría hombres. “Hacemos lo mismo (que los hombres), me pagan igual, me tratan igual y hasta tenemos ciertos privilegios”, confesó con una pequeña risa al final de su frase.

Asimismo, exhortó a las demás mujeres a salir adelante en la industria de la construcción y cualquier otra rama laboral en general, a pesar de las dificultades de género a las que se enfrentan. “Las invito a que le echen ganas, se propongan las cosas porque sí se puede. Yo voy para más, en CEMEX no pienso quedarme siempre de operadora, yo quiero aspirar a más”, concluyó.

CEMEX apoya a la mujer con igualdad de condiciones y de oportunidades laborales en todos los niveles de la empresa, en aras de una mayor equidad de género y para crear conciencia social.

Su tenacidad es tan fuerte como el material que transporta cada jornada por las calles de la ciudad de Monterrey, una mezcla de sueños e ilusiones que la motivan, desde hace 10 meses, a seguir adelante en sus metas y objetivos personales.

Jarocha de nacimiento, pero regiomontana por adopción, Adabel Meza Benítez ha encontrado en “El Intocable” más que una herramienta de trabajo, sino a un “fiel escudero” proporcionado por la empresa CEMEX para abastecer el concreto a las diversas obras que se construyen en la metrópoli nuevoleonesa.

“Mi camión revolvedor y yo somos un mismo equipo”, confiesa la operadora de 34 años, quien junto con otras dos mujeres conforman la plantilla femenil de operadoras que maniobran las pesadas unidades y trasladan el componente esencial de las edificaciones.

Avecindada desde hace más de tres años en el municipio metropolitano de Guadalupe, Ada (como le llaman cariñosamente) comienza la jornada laboral desde las 06:30 horas en la planta ubicada sobre la avenida Ignacio Morones Prieto, en la colonia Buenos Aires de la capital regia, sobre las márgenes del Río Santa Catarina, famoso cauce de la ciudad.

Le toma sólo 15 minutos llegar desde su domicilio hacia la concretera, lugar en el que carga su camión revolvedor entre 07:00 y 07:30 horas para, posteriormente, repartir el material a las obras destino.

“Me levanto y me arreglo muy positiva porque pongo música; trato de vivir mi vida como viene, lo disfruto. Todos los días son una nueva historia en el camión, no sabes cómo te van a tratar, a dónde vas a ir; todos los días son una aventura y trato de tomarlo de una manera que sea positiva”, aseguró la feliz conductora.

A veces cerca y en otras lejos de la planta. Hacia las localidades de San Pedro o hasta Santiago, los itinerarios de Ada, a bordo de “El Intocable”, suelen ser variados y aunque a veces cansados por la rutina que representa un día de trabajo, ella los realiza con el mismo esmero y entusiasmo como los visualizaba en su natal Veracruz.

Y es que, cuando era niña, soñaba con manejar un tráiler o un coche de similares dimensiones y esos anhelos “todoterreno” cobraron mayor fuerza después de enseñarse a conducir el rabón, vehículo de carga que se utilizaba en la granja de su abuelo.

“No sé qué pasaba por mi cabeza, pero me encanta la velocidad, los motores; no me iba a morir con las ganas de manejar un camión enorme. Yo quería sentirlo y ahora lo estoy viviendo, fui insistente hasta que lo logré”, expresó.

Hasta hace poco menos de un año, Ada se desempeñaba como asistente administrativo, pero decidió darle un giro de 180 grados a su vida profesional y solicitó empleo como conductora de camiones revolvedores en CEMEX.

“Me dicen que sólo había vacantes para operadores de camión revolvedor, entonces pregunté: ‘¿Solamente hombres? ¿Mujeres no?’ Y ahí me dicen: ‘Sí, ¿por qué no?”, recordó la conductora, demostrando además ser también una “todoterreno” en el panorama laboral.

Sin pensarlo, Ada se convirtió en una sensación entre sus compañeros y aquellos encargados de las obras a los que abastece concreto, pues hasta ese momento no había mujeres en la Planta Concretos Morones Prieto que manejaran los famosos “trompo” revolvedores, uniéndose al poco tiempo dos compañeras más: Érika Ruiz e Irene Mier

“Hay veces que los ingenieros me piden foto porque la obra va comenzando, realizan un álbum para registrar el avance de la misma y, de paso, para recordar a la primera mujer de CEMEX que va a la obra a dejarles concreto. Mi hija todos los días me pregunta cómo me fue y yo le platico mis anécdotas, porque cada día hay una anécdota qué contar y a ella le gusta mucho cuando le cuento los detalles”, aseguró con orgullo la también madre de familia.

Esa pasión con la que trabaja también la refleja en el manejo de su unidad, bautizada como “El Intocable”, la cual le fue asignada poco después de que su primer camión revolvedor se averió.

El peculiar apodo surgió debido al extremo cuidado que aplica en su principal herramienta de trabajo, el cual fue cedido amablemente por uno de sus compañeros. “Soy muy detallista y lo cuido mucho que siempre esté limpio y tenga buena imagen para la empresa. Los operadores saben que ese camión está a mi cargo y ya no lo agarran; entonces surgió el apodo”, contextualizó.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, Ada dijo sentirse orgullosa y agradecida con la empresa por todo lo que ha logrado en un empleo en el que es muy común que lo desempeñen en su mayoría hombres. “Hacemos lo mismo (que los hombres), me pagan igual, me tratan igual y hasta tenemos ciertos privilegios”, confesó con una pequeña risa al final de su frase.

Asimismo, exhortó a las demás mujeres a salir adelante en la industria de la construcción y cualquier otra rama laboral en general, a pesar de las dificultades de género a las que se enfrentan. “Las invito a que le echen ganas, se propongan las cosas porque sí se puede. Yo voy para más, en CEMEX no pienso quedarme siempre de operadora, yo quiero aspirar a más”, concluyó.

CEMEX apoya a la mujer con igualdad de condiciones y de oportunidades laborales en todos los niveles de la empresa, en aras de una mayor equidad de género y para crear conciencia social.

Local

Inauguran Centro de Justicia Cívica estatal

Hidalgo, uno de los estados que más impulsan los mecanismos alternativos de solución de controversias

Local

Modifica la Semot ruta alimentadora del Tuzobús

La Semot llamó a los operadores de transporte público a no invadir los cruces peatonales y evitar poner en riesgo a los transeúntes

Policiaca

Baleados cuando tripulaban un taxi

Los hechos ocurrieron en Tula de Allende, reportan las autoridades

Local

Suma Hidalgo 16 casos nuevos por hora

La entidad mantiene un aumento acelerado de contagios activos de coronavirus

Justicia

Envían a prisión a dos jóvenes acusados de violar y asesinar a una pequeña en Puebla

Tras calificarse de legal la detención de los sujetos, ambos fueron vinculados a proceso

Futbol

Entrenadora de Irlanda afirmó haber sido abusada sexualmente cuando era jugadora

La Federación Neerlandesa de Fútbol lamentó el hecho, sin embargo, Vera Pauw dice que les informó de lo sucedido y no actuaron correctamente

Gossip

Muere la actriz Susana Dosamantes, mamá de Paulina Rubio

La actriz padecía cáncer de páncreas, por lo que fue internada en un hospital de Miami, Florida, en abril de este año

Sociedad

Periodistas marchan para exigir justicia por agresión a Susana Carreño

A pesar de que autoridades estatales han señalado que el motivo fue un robo, ciudadanos han expresado que fue un ataque directo por lo cual marcharon para exigir justicia

Virales

Estudiantes franceses creen que en México no hay redes sociales y así reaccionó su profesor

En una clase de español jóvenes europeos cuestionaron a su profesor si en México había redes sociales