/ martes 14 de septiembre de 2021

En El Chapitel, primer Grito de Independencia

Debido a la relevancia del acontecimiento, el presidente Benito Juárez nombró a Huichapan Segunda Cuna de la Independencia.

Resguardado por sólidos edificios de cantera, en el centro histórico de Huichapan se localiza El Chapitel, una pequeña ermita que data del siglo XVI, cuya historia se mantiene viva hasta nuestros días porque justo ahí, la madrugada del 16 de septiembre de 1812, se conmemoró por primera vez el Grito de Independencia.

Debido a la relevancia del acontecimiento, el presidente Benito Juárez nombró a este municipio Segunda Cuna de la Independencia.

Fue en el balcón del emblemático inmueble, cuyos barandales de hierro permanecen intactos, en donde Ignacio López Rayón, Andrés Quintana Roo y José María Villagrán, acompañados de los párrocos José Antonio Magos García y José Manuel Correa realizaron la primera proclama independentista.

También fueron protagonistas de ese momento histórico los brigadieres José Francisco Guerrero y José Julián Teodoro González, según documenta la cronista del municipio, Blanca Estela Sánchez Orozco.

“Viva la virgen santísima de Guadalupe, viva Hidalgo, viva Allende, viva Abasolo y vivan los héroes que nos dan patria y libertad”, se escuchó desde El Chapitel, edificio que actualmente es la quinta sala del Museo de Arqueología e Historia de Huichapan.

Pero, ¿cómo fue que Huichapan y El Chapitel adquirieron tal protagonismo en la historia? Mónica González Ramírez, mediadora cultural del museo, narró para la Organización Editorial Mexicana (OEM), a la que pertenecen el Sol de Hidalgo y El Sol de Tulancingo, que esta demarcación siempre ha sido un lugar de paso, tanto para el comercio, como para el turismo.

Parafraseando a la cronista del municipio, Blanca Estela Sánchez Orozco, la encargada del complejo, explicó que en aquellos años estaba asentada en la región la familia Villagrán, de ocupación arriera, es decir, se dedicaban al traslado de valores y mercancías, quienes para garantizar la seguridad de estos bienes, comandaban un pequeño ejército.

Este linaje también estaba muy al tanto de todos los hechos suscitados a consecuencia del levantamiento armado que buscaba la independencia de México.

La jurisdicción de Huichapan abarcaba una gran extensión territorial, por lo cual fue uno de los primeros lugares en ser tomados en cuenta por su colindancia con la capital como parte de esta lucha.

González Ramírez, quien desde 2012 forma parte del equipo de mediación del Museo de Arqueología e Historia de Huichapan, relató que para 1812 el movimiento de Independencia estaba perdiendo fuerza en todo el país.

Las traiciones y deserciones a partir de la muerte de los principales actores de la independencia, detalló González, fueron motivo suficiente para que los diversos grupos se dispersaran. Así, Morelos, Guerrero y el mismo comandante supremo don Ignacio López Rayón, se vieron menguados en su esfuerzo.

Pese a que el entusiasmo del pueblo había bajado, López Rayón seguía en la lucha y tras enterarse de que en Huichapan había un ejército y que ahí seguía viva la flama de la independencia, buscó reunirse con Julián Villagrán, quien encomendó el recibimiento a su hijo, José María Villagrán, también conocido como “Chito”, quien a sus escasos 21 años, ya estaba muy involucrado en la lucha por la libertad.

Antes de su arribo a Huichapan, el comandante de las tropas Insurgentes, envió la primera imprenta al municipio en donde se imprimieron los boletines relativos a esta lucha. Fue así que en Huichapan, con las fuerzas de los Villagrán y López Rayón unidas se reinició el movimiento independentista.

Para motivar a las tropas, el 16 de septiembre de 1812 a las 5 de la madrugada se ofició una misa con toda la pompa para conmemorar por primera vez el inicio de la lucha de Dolores y desde El Chapitel dar el que fue el primer Grito de la Independencia Nacional.

También se imprimieron los boletines y la Proclama de la Nación y es así cómo Huichapan se convierte en Cuartel General y en Capital de las Américas otorgándole a El Chapitel la denominación “Palacio Nacional de América”.

“Entonces, la madrugada del 16 de septiembre de 1812 se oficia una misa aquí en el conjunto religioso, para motivar a las tropas y en memoria de toda esa gente que había muerto, para que la paz al país llegara, para que este movimiento diera frutos”, detalló Mónica González Ramírez, quien es nativa de esta tierra, rica en historia.

El atrio de la parroquia estaba lleno y una vez terminada la misa, Ignacio López Rayón, José María Villagrán y los dos párrocos involucrados en el movimiento se trasladaron a El Chapitel y salieron al balcón, a gritarle al pueblo por primera vez la proclama que es tradición en cada conmemoración del Grito de Independencia.

El pueblo coreó cada una de las frases que quedaron escritas en papel y hoy están resguardadas en El Chapitel, junto a una réplica de la campana de Dolores, usada por el cura Miguel Hidalgo, cuando inició la lucha.

Al finalizar la misa, los protagonistas de ese momento histórico, disfrutaron de una verbena popular con juegos pirotécnicos, alimentos y música en el kiosko principal. También se realizó el primer desfile militar que se ha vuelto una tradición en ese municipio. “Así es como la tradición de celebrar el Grito de Independencia, nace en Huichapan”, detalló Mónica.

La mediadora convocó a la población a conocer este sitio lleno de historia. Debido a las restricciones propias de la pandemia del Coronavirus los horarios están restringidos, de manera que el Museo de Arqueología e Historia de Huichapan está abierto al público de 10:00 a 14:00 horas y la sala El Chapitel de 14:00 a 17:00 horas. Se sugiere agendar una visita.

Dato: De acuerdo con versiones de gente de la localidad, el histórico edificio del Chapitel en algún momento de la historia albergó una peluquería y hasta una taquería llamada “La Atómica”. También fue la casa de la cronista de la región Blanca Estela Sánchez Orozco y actualmente el inmueble pertenece al municipio y está a resguardo de la Secretaría de Cultura del Estado de Hidalgo y el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo.

Datos

● Hoy en día El Chapitel es la quinta sala del Museo de Arqueología e Historia de Huichapan

● El lugar recibe visitantes provenientes de la Ciudad de México, Estado de México y Querétaro, así como algunos provenientes del extranjero, principalmente de Estados Unidos. También reciben visitantes de diferentes planteles educativos.

● En promedio el Museo de Arqueología e Historia de Huichapan recibe 2 mil visitantes en temporada normal y hasta 2 mil 500 en temporada alta. Sin embargo, por la pandemia, que implicó el cierre de actividades y la restricción de horarios, en julio se recibieron apenas 500 visitantes.

● Actualmente es uno de los complejos más visitados de la Red Estatal de Museos, porque además de su valor histórico, se ubica en un pueblo mágico

● El Chapitel fue rehabilitado y restaurado para crear una de las Salas que forman el Museo de

● Arqueología e Historia de Huichapan, se encuentra en óptimo estado para recibir a los visitantes

Resguardado por sólidos edificios de cantera, en el centro histórico de Huichapan se localiza El Chapitel, una pequeña ermita que data del siglo XVI, cuya historia se mantiene viva hasta nuestros días porque justo ahí, la madrugada del 16 de septiembre de 1812, se conmemoró por primera vez el Grito de Independencia.

Debido a la relevancia del acontecimiento, el presidente Benito Juárez nombró a este municipio Segunda Cuna de la Independencia.

Fue en el balcón del emblemático inmueble, cuyos barandales de hierro permanecen intactos, en donde Ignacio López Rayón, Andrés Quintana Roo y José María Villagrán, acompañados de los párrocos José Antonio Magos García y José Manuel Correa realizaron la primera proclama independentista.

También fueron protagonistas de ese momento histórico los brigadieres José Francisco Guerrero y José Julián Teodoro González, según documenta la cronista del municipio, Blanca Estela Sánchez Orozco.

“Viva la virgen santísima de Guadalupe, viva Hidalgo, viva Allende, viva Abasolo y vivan los héroes que nos dan patria y libertad”, se escuchó desde El Chapitel, edificio que actualmente es la quinta sala del Museo de Arqueología e Historia de Huichapan.

Pero, ¿cómo fue que Huichapan y El Chapitel adquirieron tal protagonismo en la historia? Mónica González Ramírez, mediadora cultural del museo, narró para la Organización Editorial Mexicana (OEM), a la que pertenecen el Sol de Hidalgo y El Sol de Tulancingo, que esta demarcación siempre ha sido un lugar de paso, tanto para el comercio, como para el turismo.

Parafraseando a la cronista del municipio, Blanca Estela Sánchez Orozco, la encargada del complejo, explicó que en aquellos años estaba asentada en la región la familia Villagrán, de ocupación arriera, es decir, se dedicaban al traslado de valores y mercancías, quienes para garantizar la seguridad de estos bienes, comandaban un pequeño ejército.

Este linaje también estaba muy al tanto de todos los hechos suscitados a consecuencia del levantamiento armado que buscaba la independencia de México.

La jurisdicción de Huichapan abarcaba una gran extensión territorial, por lo cual fue uno de los primeros lugares en ser tomados en cuenta por su colindancia con la capital como parte de esta lucha.

González Ramírez, quien desde 2012 forma parte del equipo de mediación del Museo de Arqueología e Historia de Huichapan, relató que para 1812 el movimiento de Independencia estaba perdiendo fuerza en todo el país.

Las traiciones y deserciones a partir de la muerte de los principales actores de la independencia, detalló González, fueron motivo suficiente para que los diversos grupos se dispersaran. Así, Morelos, Guerrero y el mismo comandante supremo don Ignacio López Rayón, se vieron menguados en su esfuerzo.

Pese a que el entusiasmo del pueblo había bajado, López Rayón seguía en la lucha y tras enterarse de que en Huichapan había un ejército y que ahí seguía viva la flama de la independencia, buscó reunirse con Julián Villagrán, quien encomendó el recibimiento a su hijo, José María Villagrán, también conocido como “Chito”, quien a sus escasos 21 años, ya estaba muy involucrado en la lucha por la libertad.

Antes de su arribo a Huichapan, el comandante de las tropas Insurgentes, envió la primera imprenta al municipio en donde se imprimieron los boletines relativos a esta lucha. Fue así que en Huichapan, con las fuerzas de los Villagrán y López Rayón unidas se reinició el movimiento independentista.

Para motivar a las tropas, el 16 de septiembre de 1812 a las 5 de la madrugada se ofició una misa con toda la pompa para conmemorar por primera vez el inicio de la lucha de Dolores y desde El Chapitel dar el que fue el primer Grito de la Independencia Nacional.

También se imprimieron los boletines y la Proclama de la Nación y es así cómo Huichapan se convierte en Cuartel General y en Capital de las Américas otorgándole a El Chapitel la denominación “Palacio Nacional de América”.

“Entonces, la madrugada del 16 de septiembre de 1812 se oficia una misa aquí en el conjunto religioso, para motivar a las tropas y en memoria de toda esa gente que había muerto, para que la paz al país llegara, para que este movimiento diera frutos”, detalló Mónica González Ramírez, quien es nativa de esta tierra, rica en historia.

El atrio de la parroquia estaba lleno y una vez terminada la misa, Ignacio López Rayón, José María Villagrán y los dos párrocos involucrados en el movimiento se trasladaron a El Chapitel y salieron al balcón, a gritarle al pueblo por primera vez la proclama que es tradición en cada conmemoración del Grito de Independencia.

El pueblo coreó cada una de las frases que quedaron escritas en papel y hoy están resguardadas en El Chapitel, junto a una réplica de la campana de Dolores, usada por el cura Miguel Hidalgo, cuando inició la lucha.

Al finalizar la misa, los protagonistas de ese momento histórico, disfrutaron de una verbena popular con juegos pirotécnicos, alimentos y música en el kiosko principal. También se realizó el primer desfile militar que se ha vuelto una tradición en ese municipio. “Así es como la tradición de celebrar el Grito de Independencia, nace en Huichapan”, detalló Mónica.

La mediadora convocó a la población a conocer este sitio lleno de historia. Debido a las restricciones propias de la pandemia del Coronavirus los horarios están restringidos, de manera que el Museo de Arqueología e Historia de Huichapan está abierto al público de 10:00 a 14:00 horas y la sala El Chapitel de 14:00 a 17:00 horas. Se sugiere agendar una visita.

Dato: De acuerdo con versiones de gente de la localidad, el histórico edificio del Chapitel en algún momento de la historia albergó una peluquería y hasta una taquería llamada “La Atómica”. También fue la casa de la cronista de la región Blanca Estela Sánchez Orozco y actualmente el inmueble pertenece al municipio y está a resguardo de la Secretaría de Cultura del Estado de Hidalgo y el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo.

Datos

● Hoy en día El Chapitel es la quinta sala del Museo de Arqueología e Historia de Huichapan

● El lugar recibe visitantes provenientes de la Ciudad de México, Estado de México y Querétaro, así como algunos provenientes del extranjero, principalmente de Estados Unidos. También reciben visitantes de diferentes planteles educativos.

● En promedio el Museo de Arqueología e Historia de Huichapan recibe 2 mil visitantes en temporada normal y hasta 2 mil 500 en temporada alta. Sin embargo, por la pandemia, que implicó el cierre de actividades y la restricción de horarios, en julio se recibieron apenas 500 visitantes.

● Actualmente es uno de los complejos más visitados de la Red Estatal de Museos, porque además de su valor histórico, se ubica en un pueblo mágico

● El Chapitel fue rehabilitado y restaurado para crear una de las Salas que forman el Museo de

● Arqueología e Historia de Huichapan, se encuentra en óptimo estado para recibir a los visitantes

Policiaca

Choque deja siete heridos

Dos personas fueron reportadas como graves y hospitalizadas de urgencia

Regional

Mestizas y muñecos, listos para el Xantolo

Desde hace 70 años continúa con la herencia de sus padres, ofreciendo tortitas, mestizas y muñecos, desde las 4 de la mañana en el mercado

Local

Historia y sabor en pan prehispánico

El totomoxtle se convierte en cenizas y la mermelada emula el color del cempasúchil

Sociedad

Guerrero va por la recuperación del tejido social para "empoderar a la ciudadanía"

La gobernadora de la entidad que la recuperación de parques y espacios públicos son prioritarios para la Cuarta Transformación

Deportes

Carlos Derik es el campeón nacional

El deportista de Hidalgo triunfa en lanzamiento de jabalina

Deportes

Viri cerca de romper la marca de goleo

La dorsal 30 de las Tuzas tiene 64 goles en fase regular y seis en liguilla