/ martes 13 de julio de 2021

Emociones inciden en aumento de peso

Estrés, aburrimiento, miedo o soledad influyen en hábitos alimenticios: especialista

Las emociones y la ingesta de alimentos tienen relación estrecha, ya que las personas tienden a asociar la comida con una forma de responder ante los afectos positivos y negativos, de ahí que es común, por ejemplo, que ingieran mayor cantidad de víveres para disminuir estrés, tristeza o aburrimiento, aunque su alimentación no siempre sea nutritiva.

Esto lo afirmó José Alfredo Contreras Valdez, académico de la Facultad de Psicología (FP), quien señaló si bien para regular la respuesta emocional funciona a corto plazo la ingesta de alimentos ricos en grasas, azúcares y carbohidratos o de bebidas azucaradas, y por lo mismo constituye una estrategia ampliamente utilizada, esta práctica puede ocasionar, a largo plazo, el aumento de peso en algunas personas.

Aunado a la alteración de rutinas, la organización de las actividades en el hogar y el trabajo provocaron que diversas personas no duerman lo suficiente, sean más sedentarias y/o modifiquen su alimentación, incluso incrementen el consumo de alimentos no saludables con alto contenido calórico (azúcares, harinas, etcétera.) y de bebidas azucaradas para regular las emociones que les produce el confinamiento o el temor a contagiarse del virus que ocasiona la COVID-19, resaltó.

Durante los últimos meses, abundó el universitario, la mayoría de la población experimentó cambios en sus actividades cotidianas, por ejemplo, trabajar en casa, ordenar comida rápida a domicilio e incremento del sedentarismo, entre otras, situación que ocasionó aumento de peso significativo en un grupo particular. Hubo también quienes optaron por la comida rápida porque les permitía no distraerse de las actividades, estudios o home office (trabajo en casa).

Sin embargo, son diversos los fenómenos que contribuyen a que las personas suban de peso, pues además de los psicológicos, existen correlatos fisiológicos, económicos y socioculturales importantes que no deben pasarse por alto, precisó Contreras Valdez.

Ante esta situación sugirió establecer paulatinamente horarios para las actividades cotidianas, incluidas las comidas, así como regularizar el tiempo para dormir, incrementar la actividad física y mejorar la calidad de la alimentación. Lo anterior beneficiará la salud física y psicológica.

Las emociones y la ingesta de alimentos tienen relación estrecha, ya que las personas tienden a asociar la comida con una forma de responder ante los afectos positivos y negativos, de ahí que es común, por ejemplo, que ingieran mayor cantidad de víveres para disminuir estrés, tristeza o aburrimiento, aunque su alimentación no siempre sea nutritiva.

Esto lo afirmó José Alfredo Contreras Valdez, académico de la Facultad de Psicología (FP), quien señaló si bien para regular la respuesta emocional funciona a corto plazo la ingesta de alimentos ricos en grasas, azúcares y carbohidratos o de bebidas azucaradas, y por lo mismo constituye una estrategia ampliamente utilizada, esta práctica puede ocasionar, a largo plazo, el aumento de peso en algunas personas.

Aunado a la alteración de rutinas, la organización de las actividades en el hogar y el trabajo provocaron que diversas personas no duerman lo suficiente, sean más sedentarias y/o modifiquen su alimentación, incluso incrementen el consumo de alimentos no saludables con alto contenido calórico (azúcares, harinas, etcétera.) y de bebidas azucaradas para regular las emociones que les produce el confinamiento o el temor a contagiarse del virus que ocasiona la COVID-19, resaltó.

Durante los últimos meses, abundó el universitario, la mayoría de la población experimentó cambios en sus actividades cotidianas, por ejemplo, trabajar en casa, ordenar comida rápida a domicilio e incremento del sedentarismo, entre otras, situación que ocasionó aumento de peso significativo en un grupo particular. Hubo también quienes optaron por la comida rápida porque les permitía no distraerse de las actividades, estudios o home office (trabajo en casa).

Sin embargo, son diversos los fenómenos que contribuyen a que las personas suban de peso, pues además de los psicológicos, existen correlatos fisiológicos, económicos y socioculturales importantes que no deben pasarse por alto, precisó Contreras Valdez.

Ante esta situación sugirió establecer paulatinamente horarios para las actividades cotidianas, incluidas las comidas, así como regularizar el tiempo para dormir, incrementar la actividad física y mejorar la calidad de la alimentación. Lo anterior beneficiará la salud física y psicológica.

Policiaca

Impacta tráiler contra un salón

Aparentemente la pesada unidad circulaba muy veloz

Local

El panteón de Pachuca cierra en Día de Muertos

El objetivo es evitar aglomeraciones y el riesgo de contagio de Covid-19, por el gran número de familias que acuden al lugar

Local

Prevén baja temperatura por frente frío número 4

Abrigarse y evitar el cambio de temperatura, recomiendan las autoridades para evitar enfermedades de las vías respiratorias

New Articles

Balacera en Zinacantán, Chiapas, deja dos personas muertas

De acuerdo a un vídeo que circuló en redes sociales, el enfrentamiento se dio sobre una de las carreteras y los baleados intentaron huir por la montaña

Sociedad

A 2 años del "Culiacanazo", Gobierno aún adeuda en materia de seguridad

El Consejo Estatal de Seguridad de Culiacán recordó las causas que desataron al también llamado "Jueves Negro"

Sociedad

Persecución termina en balacera cerca de tianguis en Matamoros

Hombres armados se enfrentaron con militares cerca de un tianguis

Sociedad

Feminicidios y trata de personas crecen en Guerrero al cobijo de la impunidad

De enero a la fecha han sido asesinadas 96 mujeres en distintos puntos del territorio guerrerense, aseguró la regidora Ricarda Robles

Sociedad

Integrantes de la CNTE marchan en Morelia por falta de pagos

Los integrantes del movimiento exigen a las autoridades el pago de sus quincenas adeudadas y el cumplimiento de sus prestaciones

Finanzas

Conflictos sindicales, como en Dos Bocas, se deben a fallas en la Ley Federal de Trabajo

El abogado Óscar de la Vega consideró que muchos conflictos sindicales, como el ocurrido en la refinería de Dos Bocas, tienen su origen en la LFT