/ miércoles 5 de mayo de 2021

Consejo del Café nunca fue regulado; decidieron desaparecerlo

Es preocupante que gobierno estatal no genere programas de vigilancia continua para apoyar a productores de café, cuyo cultivo en la entidad va disminuyendo cada año, señaló el ingeniero agrónomo y productor en San Bartolo Tutotepec, Joaquín Munive Cabrera, luego de que se decretará la desaparición del Consejo Hidalguense del Café, creado en 1994.

Opinó que el extinto Consejo debió ser regulado en sus funciones, ya que “siempre fue usado de forma política y no para lo que fue creado, pues nunca se ayudó de forma real a los cafetaleros hidalguenses”.

Con ello se desperdicia una gran oportunidad de regresar a los años que el cultivo del café, en especial en la zona de la Sierra y Otomí-Tepehua, sostenía económicamente a esta región y era de los más reconocidos a nivel nacional por su calidad, dijo.

La desaparición del organismo descentralizado no perjudicará notoriamente a las y los productores, “porque nunca se nos apoyó. En un principio se nos dijo que regularía los precios, además de dotarnos de material para el cultivo, pero nunca sucedió. Lo único que nos daban eran plantitas”.

Derivado de la ausencia de regulación tampoco se dotó de capacitación y asesoría técnica continúa, necesaria debido a las nuevas tecnologías para uso de la agricultura. “Todo lo que sabemos y aprendemos es de forma empírica”.

“Las condiciones climáticas existen, la calidad de la planta la hay, productores hay, buena tierra también, lo que falta es la asistencia técnica, apoyos y facilidades para producir y vender”, señaló.

De acuerdo a cifras de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (Sedagro), en la entidad hay 24 mil 604 hectáreas para producir café y alrededor de 35 mil cafetaleros. De los 84 municipios, 24 tienen vocación para producir el grano.

Algunos de estos municipios tienen mayor rentabilidad. Son Calnali, Chapulhuacán, San Bartolo Tutotepec, Tenango de Doria y Tepehuacán de Guerrero, Tlanchinol y Huehuetla.

Es preocupante que gobierno estatal no genere programas de vigilancia continua para apoyar a productores de café, cuyo cultivo en la entidad va disminuyendo cada año, señaló el ingeniero agrónomo y productor en San Bartolo Tutotepec, Joaquín Munive Cabrera, luego de que se decretará la desaparición del Consejo Hidalguense del Café, creado en 1994.

Opinó que el extinto Consejo debió ser regulado en sus funciones, ya que “siempre fue usado de forma política y no para lo que fue creado, pues nunca se ayudó de forma real a los cafetaleros hidalguenses”.

Con ello se desperdicia una gran oportunidad de regresar a los años que el cultivo del café, en especial en la zona de la Sierra y Otomí-Tepehua, sostenía económicamente a esta región y era de los más reconocidos a nivel nacional por su calidad, dijo.

La desaparición del organismo descentralizado no perjudicará notoriamente a las y los productores, “porque nunca se nos apoyó. En un principio se nos dijo que regularía los precios, además de dotarnos de material para el cultivo, pero nunca sucedió. Lo único que nos daban eran plantitas”.

Derivado de la ausencia de regulación tampoco se dotó de capacitación y asesoría técnica continúa, necesaria debido a las nuevas tecnologías para uso de la agricultura. “Todo lo que sabemos y aprendemos es de forma empírica”.

“Las condiciones climáticas existen, la calidad de la planta la hay, productores hay, buena tierra también, lo que falta es la asistencia técnica, apoyos y facilidades para producir y vender”, señaló.

De acuerdo a cifras de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (Sedagro), en la entidad hay 24 mil 604 hectáreas para producir café y alrededor de 35 mil cafetaleros. De los 84 municipios, 24 tienen vocación para producir el grano.

Algunos de estos municipios tienen mayor rentabilidad. Son Calnali, Chapulhuacán, San Bartolo Tutotepec, Tenango de Doria y Tepehuacán de Guerrero, Tlanchinol y Huehuetla.

Local

Entregan medalla al mérito de Protección Civil

Los legisladores locales reconocieron la labor de Víctor Neria de más de 40 años