/ viernes 14 de junio de 2019

Conoce la importancia de los grupos sanguíneos

Durante siglos las funciones de la sangre eran descocidas, tan sólo se intuía su relevancia, por lo cual los médicos realizaron diversos intentos de trasfusiones sanguíneas para tratar distintas enfermedades, aunque en la mayoría de los casos los resultados eran nocivos para los pacientes, debido a ello, esta práctica tuvo que ser prohibida.

En 1900, tras realizar mezclas de sangre de distintas personas, el patólogo de origen alemán, Karl Landsteiner, se percató que algunas muestras eran compatibles, mientras que otras no lo eran.

Descubrió que, en la superficie de los hematíes, existían dos tipos de proteínas marcadoras o antígenos que denominó A y B. Observó, además, que el plasma contiene también dos tipos de anticuerpos que reaccionan con las proteínas de los glóbulos rojos y que llamó anticuerpos Anti-A y Anti-B. De esta manera estableció cuatro tipos de grupos sanguíneos:

GRUPO A: Sus glóbulos rojos tienen el antígeno A y en las que su plasma se encuentra el anticuerpo Anti-B.

GRUPO B: Sus glóbulos rojos tienen el antígeno B y su plasma los anticuerpos Anti-A.

GRUPO AB: Los glóbulos rojos de este grupo tienen los dos tipos de antígenos: A y B; pero el plasma no tiene ningún anticuerpo.

GRUPO O: Los glóbulos rojos no tienen antígenos, pero el plasma tiene anticuerpos Anti-A y Anti-B.

Partiendo de esta premisa estableció la compatibilidad entre los distintos grupos según las reacciones que se producían, ya que los anticuerpos que posee cada grupo sanguíneo reaccionan cuando se introducen en el torrente sanguíneo hematíes con antígenos “extraños”: Anti-A contra antígenos A y Anti-B contra antígenos B.

Landsteiner continuó investigando sobre el tema, puesto que seguían produciéndose reacciones transfusionales, y así descubrió, en 1940, el factor Rhesus durante sus experimentos con macacos Rhesus.

Este sistema comprende varios antígenos, el más importante de los cuales es el factor D.

Este factor se encuentra en la sangre del 85% de las personas, que se denominan Rh positivos, mientras que el 15% restante que carece de este factor, son Rh negativos.

Por tanto, las personas se clasifican, por ejemplo, como 0 positivas o AB negativas, basándose en los grupos AB0 y en el Rh.

De esta manera, cuando se va a realizar una transfusión hay que atender la compatibilidad de los dos factores.

Durante siglos las funciones de la sangre eran descocidas, tan sólo se intuía su relevancia, por lo cual los médicos realizaron diversos intentos de trasfusiones sanguíneas para tratar distintas enfermedades, aunque en la mayoría de los casos los resultados eran nocivos para los pacientes, debido a ello, esta práctica tuvo que ser prohibida.

En 1900, tras realizar mezclas de sangre de distintas personas, el patólogo de origen alemán, Karl Landsteiner, se percató que algunas muestras eran compatibles, mientras que otras no lo eran.

Descubrió que, en la superficie de los hematíes, existían dos tipos de proteínas marcadoras o antígenos que denominó A y B. Observó, además, que el plasma contiene también dos tipos de anticuerpos que reaccionan con las proteínas de los glóbulos rojos y que llamó anticuerpos Anti-A y Anti-B. De esta manera estableció cuatro tipos de grupos sanguíneos:

GRUPO A: Sus glóbulos rojos tienen el antígeno A y en las que su plasma se encuentra el anticuerpo Anti-B.

GRUPO B: Sus glóbulos rojos tienen el antígeno B y su plasma los anticuerpos Anti-A.

GRUPO AB: Los glóbulos rojos de este grupo tienen los dos tipos de antígenos: A y B; pero el plasma no tiene ningún anticuerpo.

GRUPO O: Los glóbulos rojos no tienen antígenos, pero el plasma tiene anticuerpos Anti-A y Anti-B.

Partiendo de esta premisa estableció la compatibilidad entre los distintos grupos según las reacciones que se producían, ya que los anticuerpos que posee cada grupo sanguíneo reaccionan cuando se introducen en el torrente sanguíneo hematíes con antígenos “extraños”: Anti-A contra antígenos A y Anti-B contra antígenos B.

Landsteiner continuó investigando sobre el tema, puesto que seguían produciéndose reacciones transfusionales, y así descubrió, en 1940, el factor Rhesus durante sus experimentos con macacos Rhesus.

Este sistema comprende varios antígenos, el más importante de los cuales es el factor D.

Este factor se encuentra en la sangre del 85% de las personas, que se denominan Rh positivos, mientras que el 15% restante que carece de este factor, son Rh negativos.

Por tanto, las personas se clasifican, por ejemplo, como 0 positivas o AB negativas, basándose en los grupos AB0 y en el Rh.

De esta manera, cuando se va a realizar una transfusión hay que atender la compatibilidad de los dos factores.

Policiaca

Menor casi muere ahogada en el Tephé

Con vida fue trasladada al hospital regional donde La reanimaron

Local

Perdió la batalla contra el Covid-19

Salió de La Misión a trabajar y días después de llegar a Tulsa, contrajo el nuevo coronavirus

Regional

Tizayuca, donde el gas LP resultó el más caro del país

Un grupo de regidores exhortó a que las empresas gaseras consideren la crisis económica

Finanzas

Microsoft apoyará a la digitalización de Pymes mexicanas

“Las Pymes fueron afectadas por la pandemia; sin embargo, están abiertas al cambio”, dijo el director nacional de Tecnología en Microsoft México

Sociedad

Bloqueo ferroviario en Uruapan cumple 48 horas

Integrantes del SNTE-CNTE exigen a la autoridad estatal el pago inmediato de salarios a los trabajadores

Local

No era necesario gastar 500 mdp para consulta

Ese dinero se pudo destinar en temas que nos "queman"

Policiaca

Disparan contra un hombre en Tepetitlán

La persona resultó lesionada por impacto de arma de fuego

Política

Hospitalizan a la gobernadora electa de Chihuahua por Covid-19

Campos Galván detalló que su ingreso al hospital fue para dar seguimiento a la enfermedad

Mundo

[Podcast] Las claves del mundo | Antivacunas, una nueva pandemia

Debido a la pandemia, el movimiento antivacunas se ha fortalecido y extendido en diversos puntos del planeta