/ domingo 5 de septiembre de 2021

Con granito y aceite tapan los baches

Ismael y Jonathan dedicaron su tiempo y mano de obra a arreglar los hoyos que están en Parque Los Encinos

Por propia iniciativa y de paso para ganarse unas monedas, Ismael y Jonathan dedicaron, ayer, su tiempo y mano de obra para tapar los conflictivos baches de la carretera antigua La Noria, una entrada y salida muy transitada para las colonias Tuzos y Tulipanes.

Los más profundos están a la altura del fraccionamiento Parque Los Encinos. Son dos y todavía contienen el agua de las recientes lluvias. Los automovilistas deben pasar con cuidado, de no hacerlo alguna de las llantas puede hundirse.

Así se observó durante la entrevista, pues en un lapso de seis minutos tres vehículos quedaron atorados. En todos los casos tuvieron que ayudar para poder sacarlos del bache.

Ismael y Jonathan provienen del estado de Puebla y desde hace tres años rentan una vivienda en la colonia Los Tuzos. Son soldadores, pero hace seis meses quedaron sin empleo. En ocasiones realizan trabajos a domicilio.

Diariamente salen a buscar trabajo con apoyo de una camioneta vieja. La Noria es su entrada y salida, por eso han dado cuenta de que estos baches son un enorme problema. Aprovecharon este sábado para taparlos y, también, para ganarse unos pesos.

En su camioneta trajeron palas, cubetas, aceite quemado y granito negro. Lo primero que hicieron fue limitar el área con unos conos de naranja fosforescente. Luego con cubetas quitaron el agua y procedieron a taparlos con tepetate y piedras.

Finalmente revolvieron el granito negro con aceite quemado para la última capa. Reconocieron que si vuelve a llover tan fuerte como en los pasados días, rápidamente volverá a abrirse. "Si llueve poco si va a aguantar".

El granito negro lo recibieron de regalo de parte de unos trabajadores de una obra en construcción y el aceite quemado lo consiguieron en una refaccionaria a 45 pesos por cubeta.

Mientras realizaban el trabajo varios de los automovilistas se mostraron agradecidos entregándoles unas monedas.

Por propia iniciativa y de paso para ganarse unas monedas, Ismael y Jonathan dedicaron, ayer, su tiempo y mano de obra para tapar los conflictivos baches de la carretera antigua La Noria, una entrada y salida muy transitada para las colonias Tuzos y Tulipanes.

Los más profundos están a la altura del fraccionamiento Parque Los Encinos. Son dos y todavía contienen el agua de las recientes lluvias. Los automovilistas deben pasar con cuidado, de no hacerlo alguna de las llantas puede hundirse.

Así se observó durante la entrevista, pues en un lapso de seis minutos tres vehículos quedaron atorados. En todos los casos tuvieron que ayudar para poder sacarlos del bache.

Ismael y Jonathan provienen del estado de Puebla y desde hace tres años rentan una vivienda en la colonia Los Tuzos. Son soldadores, pero hace seis meses quedaron sin empleo. En ocasiones realizan trabajos a domicilio.

Diariamente salen a buscar trabajo con apoyo de una camioneta vieja. La Noria es su entrada y salida, por eso han dado cuenta de que estos baches son un enorme problema. Aprovecharon este sábado para taparlos y, también, para ganarse unos pesos.

En su camioneta trajeron palas, cubetas, aceite quemado y granito negro. Lo primero que hicieron fue limitar el área con unos conos de naranja fosforescente. Luego con cubetas quitaron el agua y procedieron a taparlos con tepetate y piedras.

Finalmente revolvieron el granito negro con aceite quemado para la última capa. Reconocieron que si vuelve a llover tan fuerte como en los pasados días, rápidamente volverá a abrirse. "Si llueve poco si va a aguantar".

El granito negro lo recibieron de regalo de parte de unos trabajadores de una obra en construcción y el aceite quemado lo consiguieron en una refaccionaria a 45 pesos por cubeta.

Mientras realizaban el trabajo varios de los automovilistas se mostraron agradecidos entregándoles unas monedas.

Regional

Falla logística en el pago de pensiones

Llegó tarde el dinero y se colocaron pocas sillas

Local

Piden apostarle más a ciclopistas

La mayoría de las vías exclusivas existentes están en desuso y son espacios inseguros, dicen activistas