imagotipo

Centenario de la Constitución

  • Juan Manuel Menes Llaguno
  • en Local

Pachuca, Hidalgo.- El dos de noviembre de 1886 nació en Jacala de Ledezma quien llevaría el nombre de Alfonso Mayorga Olivares, hijo de dos humildes campesinos, Francisco Mayorga Muñoz y Petra Olivares de Mayorga. Las precarias condiciones en que se desenvolvieron sus primeros años en su solar nativo, fueron la mejor escuela que formaría a uno de los hombres más recios de la Revolución, señaló muchos años después el general Nicolás Flores, bajo cuyas órdenes luchó durante la revolución constitucionalista.
Ahí mismo, en su tierra natal, realizó sus primeros estudios —entonces llamados de educación elemental—, los que fueron suficientes para permitirle descollar desde su juventud en las actividades comerciales en la región de la Sierra Gorda —donde se ubica la población de Jacala—, con las cuales logró amasar una pequeña fortuna, que ya en 1910 le había permitido ayudar a sus padres y trasladarse a Pachuca, donde debido a su pensamiento liberal, fue llamado a integrar el club antirreeleccionista hidalguense, que organizó en el estado la campaña presidencial de don Francisco I. Madero y formó parte del grupo que planeó el levantamiento de don Ramón M. Rosales en Pachuca y fue el enlace con la comisión que vino a Pachuca a recoger las armas que don Gustavo A. Madero, por conducto de Francisco Cosío Robelo y Abel Serratos, acopió y luego envió para el levantamiento en la Sierra de Hidalgo.
Mayorga Olivares pudo sortear con éxito la persecución de que fueron objeto los revolucionarios de la Sierra Gorda, en razón de que pudo evadir a sus perseguidores, al justificar que sus incursiones en aquella región perseguían tan solo la realización de sus actividades comerciales, lo cual posibilitó la huida de él y sus correligionarios.
El 12 de mayo de 1911, en unión de un importante contingente integrado por habitantes de cinco municipios de la Sierra Gorda, se levantó en armas y avanzó primero sobre Zimapán y enseguida sobre Itzmiquilpan, de donde se trasladó hasta Acolman en el Estado de México, donde organizó la transición del antiguo régimen al maderismo tras la renuncia de Porfirio Díaz y entregó las armas al nuevo gobierno.
Casi de inmediato presentó su candidatura en las elecciones para la presidencia municipal de Jacala, en cuyos comicios resultó electo para el periodo 1912-1914, cargo al que renunció en febrero de 1913 como consecuencia del asesinato de don Francisco I. Madero, para organizar una pequeña fuerza militar con que se unió al general Nicolás Flores, quien fue designado como representante del constitucionalismo en Hidalgo y con él, acudió a la toma de Pachuca. Días después de que tomara posesión como comandante militar del estado el general Flores, Mayorga fue designado como inspector general de Policía del Estado, cargo que desempeñó de manera ejemplar. Los avatares de la Revolución después de la Convención de Aguascalientes, lo obligaron a rebelarse nuevamente, ahora contra las fuerzas de la División del Norte, y pasó a formar parte de la brigada “Leales del Estado de Hidalgo”, reorganizada en Jacala, por indicaciones del propio Carranza, la que de inmediato se unió a la División de Oriente, con la que Mayorga participó en la toma de la Ciudad de México.
Al regresar a Pachuca, el general Flores ordenó se le repusiera en el cargo de jefe de la Policía del Estado y poco después, en octubre de 1916, fue electo diputado al Congreso Constituyente, como representante del undécimo distrito con cabecera en su natal Jacala, por lo que marchó de inmediato a la Ciudad de Querétaro.
No existe constancia de participaciones suyas en el pleno de aquella asamblea soberana, pero sí de su militancia en el “grupo jacobino”. Integró diversas comisiones, entre ellas la redactora del artículo 27, donde seguramente llevó la voz de los paupérrimos campesinos de la Sierra Gorda. En el álbum reunido por David Pastrana Jaimes, diputado constituyente por Puebla. Francisco Mayorga escribió debajo de su fotografía:
“El grupo liberal de la Cámara (de Constituyentes), denominado jacobino, salvó a la niñez, salvó las libertades públicas y salvará a la república”.
A diferencia del resto de sus compañeros constituyentes, Alfonso Mayorga, al concluir los trabajos del Congreso en febrero de 1917, volvió para incorporarse a la brigada constitucionalista en el estado de Hidalgo, de la que se separó tras solicitar licencia indefinida a efecto de atender negocios particulares, gracias a los cuales pudo reconstruir su patrimonio al recuperar diversas bodegas, tiendas y negocios ubicados entre Itzmiquilpan y Jacala.
Durante este tiempo, debido a que fue relegado de toda actividad política por los carrancistas, se unió primero al plan de “Agua Prieta” y enseguida a la campaña de 1920, en la que participó de manera muy activa a favor del general Álvaro Obregón, a quien acompañó en diversas visitas por los estados de Hidalgo, Querétaro y San Luis Potosí, pero también Obregón lo mantuvo apartado de todo encargo público.
Tal vez todo lo anterior propició que a finales de 1923 secundara el levantamiento contra Obregón, al imponer este la candidatura de don Plutarco Elías Calles, con lo se generó la llamada “Revolución Delahuertista” que apoyó al ex presidente Adolfo de la Huerta. Mayorga Olivares fue uno de los más activos militares con que contó Marcial Cavazos, ex jefe de las fuerzas militares federales en el estado de Hidalgo y protagonista del delahuertismo en Hidalgo.
La rebelión de Cavazos en Hidalgo fue cruentamente apagada en la batalla de la hacienda de Pozuelos —cerca de Itzmiquilpan—, donde resultaron muertos el propio Cavazos y dos constituyentes de 1917, el teniente coronel Leopoldo Ruiz y el propio Alfonso Mayorga Olivares. Años más tarde, los restos de ambos se trasladaron al lote de los Constituyentes, en la Ciudad de México.

www.cronistadehidalgo.com.mx
Pachuca Tlahuelilpan, marzo de 2017.

7 ahogados; taxi a un canal, hallan a pasajera desaparecida

7 ahogados; taxi a un canal, hallan a pasajera desaparecida

Ninguna de las víctimas aún es identificada

César Martínez

local

En Hidalgo cambian las cosas, y para bien: Fayad

En Hidalgo cambian las cosas, y para bien: Fayad

Inicia nuevo ciclo escolar

Tuzos, por su tercer triunfo consecutivo

Tuzos, por su tercer triunfo consecutivo

Reciben a Veracruz

Expectación por el ECLIPSE

Expectación por el ECLIPSE

Acudieron al Planetario y Observatorio del Museo El Rehilete

Centro de Salud, en marcha

Centro de Salud, en marcha

Inaugura Omar Fayad en Eloxochitlán

Sedeso e Imss  firmaron convenio de colaboración

Sedeso e Imss firmaron convenio de colaboración

Brindará mejores servicios a la juventud

destacados

Ejecutan al periodista Cándido Ríos del “Diario de Acayucan” en Veracruz

Ejecutan al periodista Cándido Ríos del “Diario de Acayucan” en Veracruz

Fue privado de su vida junto a otras dos personas

Ejecutan al periodista Cándido Ríos del “Diario de Acayucan” en Veracruz

Ejecutan al periodista Cándido Ríos del “Diario de Acayucan” en Veracruz

Fue privado de su vida junto a otras dos personas

Ejecutan al periodista Cándido Ríos del “Diario de Acayucan” en Veracruz

Ejecutan al periodista Cándido Ríos del “Diario de Acayucan” en Veracruz

Fue privado de su vida junto a otras dos personas

Ejecutan al periodista Cándido Ríos del “Diario de Acayucan” en Veracruz

Ejecutan al periodista Cándido Ríos del “Diario de Acayucan” en Veracruz

Fue privado de su vida junto a otras dos personas

Mientras Corea del Norte mantiene actitud bélica, EU espera diálogo de paz

Mientras Corea del Norte mantiene actitud bélica, EU espera diálogo de paz

Norcoreanos encargan producción de más motores y cabezas de misiles