/ viernes 17 de septiembre de 2021

Anuncian expedición gratuita de escrituras públicas

El programa aplicará para personas que resultaron afectadas por la inundación en las regiones de Tula y Valle del Mezquital

Notarías de Hidalgo participarán en el Programa de Documentación para que las personas que resultaron afectados por la inundación tras el desbordamiento del Río Tula, Salado y Rosas, puedan recuperar los papeles relacionados con su patrimonio, así lo confirmó Guillermo Vega Guasco, presidente del Consejo Directivo del Colegio de Notarios.

En entrevista, explicó que las notarías en Hidalgo expedirán testimonios, copias certificadas y realizará la reposición de documentos a las personas afectadas con las inundaciones, todo ello sin costo alguno.

La importancia de que las personas recuperen dicha documentación, radica – dijo – en que tengan la certeza de la tenencia jurídica de sus propiedades, que pueden ser una casa o un terreno.

Guillermo Vega comentó que en los próximos días se recibirán a las personas, ya sea en las Notarías o en los módulos de apoyo que se instalarán en la región que resultó afectada y se estarán reexpidiendo totalmente gratis los documentos que hayan perdido a causa de la inundación.

“Vamos a ver las necesidades de cada quién, estaremos poniendo un módulo de apoyo, pueden acudir a las notarías, si es necesario que se habiliten notarios lo vamos ver con el apoyo del gobierno para poder ayudar a la gente”, expresó.

Si bien, señaló se entiende que la primera necesidad de las personas es recuperar sus casas, después tener dónde dormir, los medicamentos, (…) “posteriormente nos van a necesitar y ahí vamos a estar”.

Por su parte, el gobernador del estado, Omar Fayad Meneses, anunció que el Programa de Documentación también se extenderá en el Registro Familiar, y en las áreas como donde se expiden licencias de conducir, ello para que las personas afectadas puedan recuperar actas de nacimiento, escrituras públicas, cartillas de vacunación, entre otro tipo de documentos que se pudieron perder con el agua.

Notarías de Hidalgo participarán en el Programa de Documentación para que las personas que resultaron afectados por la inundación tras el desbordamiento del Río Tula, Salado y Rosas, puedan recuperar los papeles relacionados con su patrimonio, así lo confirmó Guillermo Vega Guasco, presidente del Consejo Directivo del Colegio de Notarios.

En entrevista, explicó que las notarías en Hidalgo expedirán testimonios, copias certificadas y realizará la reposición de documentos a las personas afectadas con las inundaciones, todo ello sin costo alguno.

La importancia de que las personas recuperen dicha documentación, radica – dijo – en que tengan la certeza de la tenencia jurídica de sus propiedades, que pueden ser una casa o un terreno.

Guillermo Vega comentó que en los próximos días se recibirán a las personas, ya sea en las Notarías o en los módulos de apoyo que se instalarán en la región que resultó afectada y se estarán reexpidiendo totalmente gratis los documentos que hayan perdido a causa de la inundación.

“Vamos a ver las necesidades de cada quién, estaremos poniendo un módulo de apoyo, pueden acudir a las notarías, si es necesario que se habiliten notarios lo vamos ver con el apoyo del gobierno para poder ayudar a la gente”, expresó.

Si bien, señaló se entiende que la primera necesidad de las personas es recuperar sus casas, después tener dónde dormir, los medicamentos, (…) “posteriormente nos van a necesitar y ahí vamos a estar”.

Por su parte, el gobernador del estado, Omar Fayad Meneses, anunció que el Programa de Documentación también se extenderá en el Registro Familiar, y en las áreas como donde se expiden licencias de conducir, ello para que las personas afectadas puedan recuperar actas de nacimiento, escrituras públicas, cartillas de vacunación, entre otro tipo de documentos que se pudieron perder con el agua.

Regional

Falla logística en el pago de pensiones

Llegó tarde el dinero y se colocaron pocas sillas

Local

Piden apostarle más a ciclopistas

La mayoría de las vías exclusivas existentes están en desuso y son espacios inseguros, dicen activistas