/ viernes 10 de mayo de 2019

“Adoptar, una experiencia maravillosa”

Lucía González Sabiñón, es madre por elección de una niña de 5 años

Lucía González Sabiñón, es una empresaria, de 47 años de edad que por primera vez tendrá un festival de 10 de mayo.

Se casó, intentó tener hijos, se sometió a más de 10 tratamientos in vitro, pero ninguno tuvo los resultados esperados. Después… se divorció.

Con lágrimas en los ojos, Lucía platica que fue una situación difícil la que atravesó, no obstante, agradece a Dios.

La idea de adoptar pasó por su mente, pero pensó que al ser madre soltera no podría. “Hice mis trámites y salí beneficiada, pedí uno o dos nenes o nenas, de cero a ocho años, porque el único pecado de estos chiquitos es crecer y no los quieren por eso, yo quería uno, y me llegó una hermosa nena que tiene cinco años, y que es un ángel”.

“Cualquiera que sabe que adopté me dice ¿sabes en la que te metiste?, pero cuando la conocen es un amor, es un sol, es mi vida, la niña se ha vuelto todo. Es linda, cariñosa, obediente, soy exigente y ella se aplica, le echa ganas y se ordena, vienen muy educados, muy formados, muy independientes”, plática.

Lucía asegura que la adaptación no ha sido difícil, por ello les manda un mensaje a todas las mujeres que si quieren adoptar, lo hagan, “se los recomiendo mi experiencia es maravillosa. Para ella soy su mamá, la verdad no sé cómo los preparen, pero venía con esa mentalidad y apertura a la familia”.

Sobre el proceso de adopción, Lucía comenta que le tomó un año y meses, concluir todo el trámite, “el proceso me agradó sobre todo cuando me dijeron que era para beneficio de los peques, no de los que quieren adoptar. Son seres valiosos, no los hace diferentes a los que somos por estar ahí”.

Lucía González Sabiñón, es una empresaria, de 47 años de edad que por primera vez tendrá un festival de 10 de mayo.

Se casó, intentó tener hijos, se sometió a más de 10 tratamientos in vitro, pero ninguno tuvo los resultados esperados. Después… se divorció.

Con lágrimas en los ojos, Lucía platica que fue una situación difícil la que atravesó, no obstante, agradece a Dios.

La idea de adoptar pasó por su mente, pero pensó que al ser madre soltera no podría. “Hice mis trámites y salí beneficiada, pedí uno o dos nenes o nenas, de cero a ocho años, porque el único pecado de estos chiquitos es crecer y no los quieren por eso, yo quería uno, y me llegó una hermosa nena que tiene cinco años, y que es un ángel”.

“Cualquiera que sabe que adopté me dice ¿sabes en la que te metiste?, pero cuando la conocen es un amor, es un sol, es mi vida, la niña se ha vuelto todo. Es linda, cariñosa, obediente, soy exigente y ella se aplica, le echa ganas y se ordena, vienen muy educados, muy formados, muy independientes”, plática.

Lucía asegura que la adaptación no ha sido difícil, por ello les manda un mensaje a todas las mujeres que si quieren adoptar, lo hagan, “se los recomiendo mi experiencia es maravillosa. Para ella soy su mamá, la verdad no sé cómo los preparen, pero venía con esa mentalidad y apertura a la familia”.

Sobre el proceso de adopción, Lucía comenta que le tomó un año y meses, concluir todo el trámite, “el proceso me agradó sobre todo cuando me dijeron que era para beneficio de los peques, no de los que quieren adoptar. Son seres valiosos, no los hace diferentes a los que somos por estar ahí”.

Regional

Falla logística en el pago de pensiones

Llegó tarde el dinero y se colocaron pocas sillas

Local

Piden apostarle más a ciclopistas

La mayoría de las vías exclusivas existentes están en desuso y son espacios inseguros, dicen activistas