imagotipo

Subsidios al consumo eléctrico suman 40 mmdp, asegura Comisión para Uso de Energía

En México los subsidios al consumo de electricidad suman alrededor de 40 mil millones de pesos al año, según un estudio de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee) el cual deja entrever que a tal gasto son agregados 400 millones de pesos anuales para atenuar -en viviendas- necesidades de confort térmico estipuladas en la NOM-020-ENER, a la que constructores se resisten.

“En México se construyen cerca de 225 mil viviendas al año en regiones de clima cálido a través de desarrolladores de vivienda, en localidades con altas temperaturas en verano (principalmente, en el norte del país) o con calor todo el año (como el sur del territorio nacional y las regiones costeras)”, se aclara en el documento “Costos y beneficios de la Norma Oficial Mexicana para envolvente de edificaciones residenciales (NOM-020-ENER)” del citado organismo.

De acuerdo con la Conuee, el uso de electricidad para confort térmico en zonas de clima cálido representa más del 30% de todo el consumo eléctrico del sector residencial y seguirá creciendo, dado que es una necesidad insatisfecha que crece a medida que zonas de clima cálido se urbanizan.

Datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Aparatos Domésticos señalan que las ventas anuales de equipos de aire acondicionado se han triplicado desde 1998 para llegar a cerca de 600 mil al año, lo que muestra una rápida penetración de esta tecnología en los hogares mexicanos, reveló dicha Comisión en el escrito.

Expuso que, aunado a lo anterior, todo parece indicar que las condiciones climáticas se vuelven cada vez más extremas en lo general por el fenómeno del cambio climático y, en lo particular, por el llamado efecto de “isla de calor”, que ocurre en zonas urbanas con creciente pavimentación. Los efectos de estos fenómenos son cada vez más notorios y se estima que tengan impactos negativos en la salud de un porcentaje importante de la población.

“Este creciente problema, que se acumula año con año por viviendas que se ocupan sin tener elementos que atenúen sus necesidades de confort térmico, se ha venido resolviendo con subsidios al consumo de electricidad, que hoy representan una fuerte carga al erario público por más de 40 mil de millones de pesos al año. A costos actuales, se estima que cada año se agregan, solo por el consumo para confort térmico, 400 millones de pesos a lo que tiene que pagar el erario público”, destaca el estudio.

La información resalta que la aplicación de la NOM-020-ENER ha encontrado fuerte resistencia de desarrolladores de vivienda por el costo adicional en la construcción. “Sin embargo, esta perspectiva es parcial, ya que esos costos se recuperan, desde una perspectiva social, en menos de una quinta parte de la vida útil de las viviendas y trae consigo beneficios en salud y productividad que no se han cuantificado”.