/ sábado 8 de junio de 2019

¡Sentenciado! 'Enfermero de la muerte' mató a 85 personas en Alemania

Niels Högel se convierte en uno de los peores asesinos en serie en la historia reciente de Alemania

Un tribunal alemán sentenció esta semana a cadena perpetua a un enfermero por el asesinato de 85 pacientes en dos hospitales del norte del país, por lo que se convierte en uno de los peores asesinos en serie en la historia reciente de Alemania.

Durante el proceso, iniciado el pasado 30 de octubre en la Audiencia Provincial de Oldenburg (centro de Alemania), el enfermero Niels Högel confesó haber administrado dosis letales de medicación a los pacientes a su cargo en los hospitales de Oldemburgo y Delmenhorst entre 1999 y 2005.

El juez Sebastian Buehrmann describió como “incomprensible” la serie de asesinatos de Högel, quien ya está cumpliendo desde 2015 cadena perpetua por dos asesinatos, de acuerdo con la emisora alemana Deutsche Welle. En el último día de su juicio, Högel pidió a las familias de sus víctimas que lo perdonarán por sus "actos horribles". “Me gustaría disculparme sinceramente por todo lo que le hice a lo largo de los años", dijo. Högel, de 42 años, fue acusado por la fiscalía alemana de suministrar medicamentos a 100 pacientes, el más joven de ellos de 34 años y el mayor 96 años, para desencadenar fallos cardíacos o un colapso circulatorio.

La defensa del enfermero asumía para su cliente 55 casos de asesinato, 14 de intento de asesinato y para otros 31 había pedido la absolución, mientras la fiscalía, por el contrario, hablaba de 97 asesinatos y sólo en tres casos consideraba que las pruebas eran insuficientes, pero al final fue hallado culpable de 85.

Los asesinatos de Högel, considerado el mayor asesino en serie de la historia criminal alemana desde la Segunda Guerra Mundial, salieron a relucir en verano de 2005, cuando una compañera de trabajo lo sorprendió en momentos en que envenenaba a un paciente.

A raíz de ese hecho, las autoridades abrieron investigaciones contra él, en el curso de las cuales se revelaron otras muertes en circunstancias sospechosas que derivaron en un juicio, donde confesó que entre 2003 y 2005 había inyectado dosis de diversos medicamentos a unos 90 pacientes.

Luego de ser condenado a cadena perpetua, la fiscalía alemana decidió proseguir las investigaciones de otros presuntos asesinatos, hasta abrirse una nueva acusación formal por hasta 106 asesinatos, de los cuales se probaron un centenar.

Un tribunal alemán sentenció esta semana a cadena perpetua a un enfermero por el asesinato de 85 pacientes en dos hospitales del norte del país, por lo que se convierte en uno de los peores asesinos en serie en la historia reciente de Alemania.

Durante el proceso, iniciado el pasado 30 de octubre en la Audiencia Provincial de Oldenburg (centro de Alemania), el enfermero Niels Högel confesó haber administrado dosis letales de medicación a los pacientes a su cargo en los hospitales de Oldemburgo y Delmenhorst entre 1999 y 2005.

El juez Sebastian Buehrmann describió como “incomprensible” la serie de asesinatos de Högel, quien ya está cumpliendo desde 2015 cadena perpetua por dos asesinatos, de acuerdo con la emisora alemana Deutsche Welle. En el último día de su juicio, Högel pidió a las familias de sus víctimas que lo perdonarán por sus "actos horribles". “Me gustaría disculparme sinceramente por todo lo que le hice a lo largo de los años", dijo. Högel, de 42 años, fue acusado por la fiscalía alemana de suministrar medicamentos a 100 pacientes, el más joven de ellos de 34 años y el mayor 96 años, para desencadenar fallos cardíacos o un colapso circulatorio.

La defensa del enfermero asumía para su cliente 55 casos de asesinato, 14 de intento de asesinato y para otros 31 había pedido la absolución, mientras la fiscalía, por el contrario, hablaba de 97 asesinatos y sólo en tres casos consideraba que las pruebas eran insuficientes, pero al final fue hallado culpable de 85.

Los asesinatos de Högel, considerado el mayor asesino en serie de la historia criminal alemana desde la Segunda Guerra Mundial, salieron a relucir en verano de 2005, cuando una compañera de trabajo lo sorprendió en momentos en que envenenaba a un paciente.

A raíz de ese hecho, las autoridades abrieron investigaciones contra él, en el curso de las cuales se revelaron otras muertes en circunstancias sospechosas que derivaron en un juicio, donde confesó que entre 2003 y 2005 había inyectado dosis de diversos medicamentos a unos 90 pacientes.

Luego de ser condenado a cadena perpetua, la fiscalía alemana decidió proseguir las investigaciones de otros presuntos asesinatos, hasta abrirse una nueva acusación formal por hasta 106 asesinatos, de los cuales se probaron un centenar.

Policiaca

Aparece otro ejecutado en Tecozautla

En unos terrenos de cultivo fue hallado con el tiro de gracia

Deportes

México va mañana por revancha vs Argentina

El Tricolor regresa a Hidalgo después de más de 20 años

Regional

Marchan vecinos a la alcaldía

Exigen una estrategia efectiva de seguridad

Deportes

Jardín Dorado de Tai chi se prepara para torneo nacional

Esperan conseguir más preseas y sumarlas a dos de oro y dos de bronce logradas este año

Regional

INAH elaborará guión para mostrar piezas prehistóricas en Singuilucan

Será el Centro Cultural de este municipio y se levantará con recursos del Paice

Policiaca

De día y noche talan predio en Zacacuautla

A más de 10 años de denunciar, no hay detenidos ni freno al delito

Policiaca

Fatal accidente carretero dejó una mujer muerta

El accidente ocurrió en la carretera Pachuca-Tulancingo

Regional

En Cueva del Tecolote hacen “magia negra”

Es el descuido de la zona donde hay vestigios prehispánicos, en Huapalcalco, comunidad de Tulancingo

Policiaca

Intentaron hacer “justicia por propia mano” en Loma Bonita

Dos personas identificadas como presuntos asaltantes estuvieron a punto de ser linchados