/ viernes 25 de marzo de 2022

La tumba de la llorona sí existe y está en Guanajuato, ¿la conoces?

Si deseas visitar la tumba de La Llorona, se tienen que tomar en cuenta los siguientes consejos⬇️

León Gto.- Existen muchas versiones acerca de la leyenda de “La Llorona”, pero solo en Guanajuato está la tumba dedicada a este personaje y en poco tiempo quien quiera ir a conocer la tumba podrá quedarse a dormir a unos metros.

Te puede interesar: A comer monstruos… antes de que te coman a ti


Isidro Arteaga Quevedo, es el propietario de una fracción de la hacienda de La Venta, que después cambió de nombre a la hacienda Siete Reales, que se encuentra ubicada en el kilómetro 21 de la carretera Dolores Hidalgo-San Luis de la Paz, punto donde se encuentra el monumento de "La llorona".

En toda la historia el poblado no ha tenido más de 300 habitantes, al día de hoy solo viven 13 familias, su templo de la Virgen de Guadalupe, la actividad económica es el campo, esta era una de las comunidades más grandes del municipio de Dolores Hidalgo, junto con: El Maravillal, Pozo Blanco y El Carmen.

¿CÓMO LLEGAR?

Si deseas visitar la tumba de La Llorona, se tienen que tomar en cuenta los siguientes consejos.

Un dato muy importante es que, para llegar hasta el mítico lugar, no es tan fácil. Comenzando con la ubicación que manda Google Maps, únicamente acerca, por lo que lo más recomendable es preguntar cuando se esté cerca del punto por dónde se llega. La segunda recomendación es tener paciencia como es propiedad privada se tiene que pedir permiso para ingresar.

El terreno donde se ubica la construcción es de 80 hectáreas aproximadamente, están divididas en dos partes sembradío de nopal y maguey.

Para poder visitar la pequeña capilla, se recomienda se haga en un horario de 10:00 de la mañana a las 4:00 de la tarde, normalmente se encuentra con candado y se tiene que buscar a quien autorice el ingreso.

LA LEYENDA

Para los lugareños de Siete Reales, no es la tumba de La Llorona, para ellos es “El Calvarito”, tiene todas las características de una capilla con todo y pila, nadie sabe quién la bautizó como la tumba de “La Llorona”, de lo que recuerdan es que en 1850 estuvo en su auge la leyenda de “La Llorona”.

En la historia del pueblo se cuenta que había algo que los atormentaba todas las noches, por el arroyo se escuchaban supuestos lamentos, como cada año tiene lluvias y tempestades, por lo que los pobladores cooperaron para construir “El Calvarito”, y en 1913 unos misioneros bendijeron el monumento y la mujer dejó de aparecerse, salir y llorar, en honor a ese hecho lo nombraron la tumba de “La Llorona”.

Con el paso del tiempo la construcción ha sufrido diferentes daños como el robo de un cristo de mezquite, que desapareció de la nada y creen que esa persona se fue a confesar y el padre le aconsejó que la regresara y lo repuso con un cristo de madera de pino, que también fue robado y don Isidro instaló una cruz de cantera arriba de la construcción y un trueno la despedazó en 1986.

Al día de hoy luce con una cruz solamente dibujada, al igual que un Cristo trazado con lápiz.

Por más de 79 años de vivir en la comunidad, su propietario confesó que nunca ha visto a La Llorona, pero aseguró que hay una energía diferente en ese lugar.

Aún queda los últimos vestigios de lo que fue el arroyo para mantener la comunidad, el ganado y las cosechas, su camino lleva hacia la ermita.

HABRÁ COSTO

“Don Chilo”, explicó que hasta hace poco a quien llegaba lo dejaban entrar, pero anunció que en poco tiempo cobrará una cuota que servirá para arreglar el camino y remodelar la capilla.

La idea del también agricultor, es dejar pasar a todo el que llegue, solicitando una cooperación de $50 pesos por persona, después de que realice los arreglos señaló que volverá a hacer gratis.

Actualmente el camino luce descuidado por la escases de agua no se ha alcanzado a regar de manera correcta.

“El plan no es hacer negocio con una tradición de muchos años, prefiero cobrar por ingresar que pedirle al gobierno alguna ayuda. Ya veré más adelante como es propiedad privada yo quiero que siga así”.

Han llegado turistas de todo el país y también extranjeros de Argentina, Colombia, Perú, Venezuela, España y Portugal, recordó.

EL HOTEL DE LA TUMBA DE LA LLORONA

La idea de hacer que las personas que asisten a conocer esta leyenda sea toda una experiencia ya se trabaja, para que este sea un punto turístico del estado de Guanajuato.

Contagiado de ver la emoción de la gente al visitar la tumba, Don Isidro cree que la van a pasar mejor, sí les tiene un buen espacio donde puedan entrar con sus carros y poder pasar la noche ahí, a largo plazo espera contar con una inversión y construir su propio hotel con más de 90 habitaciones.

“Ya tengo listas 15 habitaciones con 7 baños, voy a empezar por ahí, estoy en la orilla de la carretera, quiero que todo el que venga se la pase bien”.

TESTIMONIOS

Javier Méndez Ramírez, tiene 45 años viviendo en el lugar, compartió que nunca ha escuchado a “La Llorona”.

“Hace mucho tiempo juntábamos ahí la cosecha ahí, nos quedábamos otros dos muchachos y yo y nunca escuchamos nada raro”.

Emma Concepción Sánchez Arteaga, toda su vida ha vivido en la comunidad comentó lo siguiente.

“Había una vecina que decía que escuchaba a La Llorona, que cocía su nixtamal muy de noche y escuchaba los llantos”.


➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Publicado originalmente en El Sol de León

León Gto.- Existen muchas versiones acerca de la leyenda de “La Llorona”, pero solo en Guanajuato está la tumba dedicada a este personaje y en poco tiempo quien quiera ir a conocer la tumba podrá quedarse a dormir a unos metros.

Te puede interesar: A comer monstruos… antes de que te coman a ti


Isidro Arteaga Quevedo, es el propietario de una fracción de la hacienda de La Venta, que después cambió de nombre a la hacienda Siete Reales, que se encuentra ubicada en el kilómetro 21 de la carretera Dolores Hidalgo-San Luis de la Paz, punto donde se encuentra el monumento de "La llorona".

En toda la historia el poblado no ha tenido más de 300 habitantes, al día de hoy solo viven 13 familias, su templo de la Virgen de Guadalupe, la actividad económica es el campo, esta era una de las comunidades más grandes del municipio de Dolores Hidalgo, junto con: El Maravillal, Pozo Blanco y El Carmen.

¿CÓMO LLEGAR?

Si deseas visitar la tumba de La Llorona, se tienen que tomar en cuenta los siguientes consejos.

Un dato muy importante es que, para llegar hasta el mítico lugar, no es tan fácil. Comenzando con la ubicación que manda Google Maps, únicamente acerca, por lo que lo más recomendable es preguntar cuando se esté cerca del punto por dónde se llega. La segunda recomendación es tener paciencia como es propiedad privada se tiene que pedir permiso para ingresar.

El terreno donde se ubica la construcción es de 80 hectáreas aproximadamente, están divididas en dos partes sembradío de nopal y maguey.

Para poder visitar la pequeña capilla, se recomienda se haga en un horario de 10:00 de la mañana a las 4:00 de la tarde, normalmente se encuentra con candado y se tiene que buscar a quien autorice el ingreso.

LA LEYENDA

Para los lugareños de Siete Reales, no es la tumba de La Llorona, para ellos es “El Calvarito”, tiene todas las características de una capilla con todo y pila, nadie sabe quién la bautizó como la tumba de “La Llorona”, de lo que recuerdan es que en 1850 estuvo en su auge la leyenda de “La Llorona”.

En la historia del pueblo se cuenta que había algo que los atormentaba todas las noches, por el arroyo se escuchaban supuestos lamentos, como cada año tiene lluvias y tempestades, por lo que los pobladores cooperaron para construir “El Calvarito”, y en 1913 unos misioneros bendijeron el monumento y la mujer dejó de aparecerse, salir y llorar, en honor a ese hecho lo nombraron la tumba de “La Llorona”.

Con el paso del tiempo la construcción ha sufrido diferentes daños como el robo de un cristo de mezquite, que desapareció de la nada y creen que esa persona se fue a confesar y el padre le aconsejó que la regresara y lo repuso con un cristo de madera de pino, que también fue robado y don Isidro instaló una cruz de cantera arriba de la construcción y un trueno la despedazó en 1986.

Al día de hoy luce con una cruz solamente dibujada, al igual que un Cristo trazado con lápiz.

Por más de 79 años de vivir en la comunidad, su propietario confesó que nunca ha visto a La Llorona, pero aseguró que hay una energía diferente en ese lugar.

Aún queda los últimos vestigios de lo que fue el arroyo para mantener la comunidad, el ganado y las cosechas, su camino lleva hacia la ermita.

HABRÁ COSTO

“Don Chilo”, explicó que hasta hace poco a quien llegaba lo dejaban entrar, pero anunció que en poco tiempo cobrará una cuota que servirá para arreglar el camino y remodelar la capilla.

La idea del también agricultor, es dejar pasar a todo el que llegue, solicitando una cooperación de $50 pesos por persona, después de que realice los arreglos señaló que volverá a hacer gratis.

Actualmente el camino luce descuidado por la escases de agua no se ha alcanzado a regar de manera correcta.

“El plan no es hacer negocio con una tradición de muchos años, prefiero cobrar por ingresar que pedirle al gobierno alguna ayuda. Ya veré más adelante como es propiedad privada yo quiero que siga así”.

Han llegado turistas de todo el país y también extranjeros de Argentina, Colombia, Perú, Venezuela, España y Portugal, recordó.

EL HOTEL DE LA TUMBA DE LA LLORONA

La idea de hacer que las personas que asisten a conocer esta leyenda sea toda una experiencia ya se trabaja, para que este sea un punto turístico del estado de Guanajuato.

Contagiado de ver la emoción de la gente al visitar la tumba, Don Isidro cree que la van a pasar mejor, sí les tiene un buen espacio donde puedan entrar con sus carros y poder pasar la noche ahí, a largo plazo espera contar con una inversión y construir su propio hotel con más de 90 habitaciones.

“Ya tengo listas 15 habitaciones con 7 baños, voy a empezar por ahí, estoy en la orilla de la carretera, quiero que todo el que venga se la pase bien”.

TESTIMONIOS

Javier Méndez Ramírez, tiene 45 años viviendo en el lugar, compartió que nunca ha escuchado a “La Llorona”.

“Hace mucho tiempo juntábamos ahí la cosecha ahí, nos quedábamos otros dos muchachos y yo y nunca escuchamos nada raro”.

Emma Concepción Sánchez Arteaga, toda su vida ha vivido en la comunidad comentó lo siguiente.

“Había una vecina que decía que escuchaba a La Llorona, que cocía su nixtamal muy de noche y escuchaba los llantos”.


➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Publicado originalmente en El Sol de León

Policiaca

Quema de llantas causa contaminación

La densa nube de humo negro se extendió a zona boscosa

Local

Hidalgo entre los cinco más seguros 

Es la octava entidad con el menor impacto per cápita del país derivado de la violencia

Local

Empieza modificación del antiguo Obstétrico de Pachuca

Están tirando los muros de la entrada principal del hospital, el cual cerró el pasado 29 de julio

Local

Aplazan otra vez resultados de consejos distritales

El partido político dará a conocer las fechas de las elecciones de los consejos estatales

Sociedad

Sigue violencia en Cd. Juárez: matan a cuatro empleados de cadena radiofónica en ataque armado

Las personas se encontraban transmitiendo afuera de una famosa pizzería cuando fueron asesinados

Sociedad

Participan más de 300 personas en reunión pública de información sobre el Tren Maya

Sin mencionar cuáles fueron los temas tratados, la Semarnat destacó el diálogo directo que sostuvieron las personas asistentes y Fonatur.

Local

Encierran a burócratas y escolares

Pobladores del Valle del Mezquital bloquearon accesos ya durante 12 horas

Sociedad

FGR imputará a dueño de mina “El Pinabete”

El posicionamiento de la Fiscalía ocurre tan solo una horas después de que el Congreso de Coahuila mandó una solicitud a la Secretaría de Economía que informe sobre permisos y registros que tiene la mina de carbón

Local

Hidalgo entre los cinco más seguros 

Es la octava entidad con el menor impacto per cápita del país derivado de la violencia