/ martes 28 de junio de 2022

Sin árboles, el cielo caería sobre nosotros

Este 28 de junio se celebra el Día Mundial del Árbol y es una fecha ideal para recordar la gran importancia que tienen estos habitantes de la naturaleza

Los árboles son necesarios para el mantenimiento de la vida y la salud del Planeta, aunque su tala deliberada ha estado provocando que las causas del calentamiento global sean inexorables.

Este 28 de junio se celebra el Día Mundial del Árbol y es una fecha para recordar la importancia que tienen estos habitantes de la naturaleza.

Te puede interesar: Vivimos una sexta extinción masiva

El naturalista, escritor y estudioso de las culturas y tradiciones relacionadas con las plantas y los árboles, Ignacio Abella explica como la paulatina extinción de los árboles ha estado provocando el distanciamiento del hombre con la naturaleza.

Detalla que la relación que mantenía la humanidad con el árbol se ha ido deteriorando conforme se han ido perdiendo las raíces que nos unían a él y a la naturaleza en general.

Para él, los pueblos indígenas son los que mantuvieron una relación muy estrecha con el árbol, debido a que ellos sabían muy bien que este cubría todas sus necesidades, desde darles de comer, hasta calentarlos y sabían muy bien que sin los árboles no había lluvia.

“Hay relatos muy bonitos a este respecto en los que se habla de que mucho antes de que lo descubriera la ciencia, antiguamente ya lo sabían, y la relación que se establecía era como la de los hijos hacia sus madres, de lo que se extrae una conclusión principal y es que la humanidad es como un gran árbol que ha perdido sus raíces y, por tanto, no tiene futuro mientras no recobre esas raíces”, destaca el escritor.


LA CONCIENCIA AMBIENTAL ANTIGUA

Otra de las causas del desequilibrio planetario es la deforestación, que nos conduce a un futuro cada vez más incierto y es que, de acuerdo Abella, es curioso que las antiguas tradiciones tuvieran una conciencia medioambiental mucho más clara que nosotros.

Ignacio Abella narra que Chan´Kin Viejo (1900-1996), el último to'ohil (líder espiritual) de los lacandones, denunció la tala de árboles de su territorio por parte de los extranjeros que saqueaban la tierra de sus ancestros, e inculcó siempre entre su gente la relación respetuosa con el mundo natural y el respeto por las influencias del mundo exterior, cuidando de mantener las propias tradiciones, formas de vida e identidad.

Te puede interesar: Menor contaminación, mayor esperanza de vida

Ante los problemas que se van desencadenando con el cambio climático, la existencia y la supervivencia de los árboles ya resulta imprescindible debido al oxígeno que producen, por la contaminación que reducen a todos los niveles, entre muchos otros beneficios que aportan a la naturaleza y a los seres vivos.

“Pero si sólo lo entendemos bajo un punto de vista intelectual o científico -aunque también sea necesario- no seremos capaces de entender realmente al árbol, no lo consideraremos realmente como algo de lo que formamos parte y con el que, yo diría, hace falta tener una relación espiritual”, detalló Abella. Y enseguida citó un proverbio: "los árboles son las columnas del cielo, si los derribamos el cielo caerá sobre nosotros".

ESENCIALES PARA EL FUTURO

El escritor enfatizó que sólo la empatía con el árbol nos incitará a defenderlo y a protegerlo, así como plantarlo y a tener ese mismo sentimiento de que alguna vez formamos parte de un mundo en el que los árboles eran esenciales para las generaciones venideras.

“Para nuestros mayores, los ancestros en todas las tradiciones de todos los continentes, cuando éramos indígenas, existían esas raíces en el entorno en el que vivíamos; el árbol era siempre el centro del mundo, lo mismo podemos verlo en la cosmogonía maya o en el universo mítico de los vikingos, donde el gran árbol del mundo mantiene y sostiene todo el universo”, señaló Abella.

Añade que hay que evitar las plantaciones masivas de monocultivos que pueden resultar muy rentables para las multinacionales que los implantan, pero que son catastróficos para los paisajes y las comunidades locales, porque acaban con la diversidad y consumen el agua de los territorios, agravando en suma los problemas ecológicos.

Finalmente, puntualiza que en las ciudades es donde resulta más difícil, pero más necesario cultivar esos grandes ejemplares que generan un clima saludable y benéfico para todos.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Los árboles son necesarios para el mantenimiento de la vida y la salud del Planeta, aunque su tala deliberada ha estado provocando que las causas del calentamiento global sean inexorables.

Este 28 de junio se celebra el Día Mundial del Árbol y es una fecha para recordar la importancia que tienen estos habitantes de la naturaleza.

Te puede interesar: Vivimos una sexta extinción masiva

El naturalista, escritor y estudioso de las culturas y tradiciones relacionadas con las plantas y los árboles, Ignacio Abella explica como la paulatina extinción de los árboles ha estado provocando el distanciamiento del hombre con la naturaleza.

Detalla que la relación que mantenía la humanidad con el árbol se ha ido deteriorando conforme se han ido perdiendo las raíces que nos unían a él y a la naturaleza en general.

Para él, los pueblos indígenas son los que mantuvieron una relación muy estrecha con el árbol, debido a que ellos sabían muy bien que este cubría todas sus necesidades, desde darles de comer, hasta calentarlos y sabían muy bien que sin los árboles no había lluvia.

“Hay relatos muy bonitos a este respecto en los que se habla de que mucho antes de que lo descubriera la ciencia, antiguamente ya lo sabían, y la relación que se establecía era como la de los hijos hacia sus madres, de lo que se extrae una conclusión principal y es que la humanidad es como un gran árbol que ha perdido sus raíces y, por tanto, no tiene futuro mientras no recobre esas raíces”, destaca el escritor.


LA CONCIENCIA AMBIENTAL ANTIGUA

Otra de las causas del desequilibrio planetario es la deforestación, que nos conduce a un futuro cada vez más incierto y es que, de acuerdo Abella, es curioso que las antiguas tradiciones tuvieran una conciencia medioambiental mucho más clara que nosotros.

Ignacio Abella narra que Chan´Kin Viejo (1900-1996), el último to'ohil (líder espiritual) de los lacandones, denunció la tala de árboles de su territorio por parte de los extranjeros que saqueaban la tierra de sus ancestros, e inculcó siempre entre su gente la relación respetuosa con el mundo natural y el respeto por las influencias del mundo exterior, cuidando de mantener las propias tradiciones, formas de vida e identidad.

Te puede interesar: Menor contaminación, mayor esperanza de vida

Ante los problemas que se van desencadenando con el cambio climático, la existencia y la supervivencia de los árboles ya resulta imprescindible debido al oxígeno que producen, por la contaminación que reducen a todos los niveles, entre muchos otros beneficios que aportan a la naturaleza y a los seres vivos.

“Pero si sólo lo entendemos bajo un punto de vista intelectual o científico -aunque también sea necesario- no seremos capaces de entender realmente al árbol, no lo consideraremos realmente como algo de lo que formamos parte y con el que, yo diría, hace falta tener una relación espiritual”, detalló Abella. Y enseguida citó un proverbio: "los árboles son las columnas del cielo, si los derribamos el cielo caerá sobre nosotros".

ESENCIALES PARA EL FUTURO

El escritor enfatizó que sólo la empatía con el árbol nos incitará a defenderlo y a protegerlo, así como plantarlo y a tener ese mismo sentimiento de que alguna vez formamos parte de un mundo en el que los árboles eran esenciales para las generaciones venideras.

“Para nuestros mayores, los ancestros en todas las tradiciones de todos los continentes, cuando éramos indígenas, existían esas raíces en el entorno en el que vivíamos; el árbol era siempre el centro del mundo, lo mismo podemos verlo en la cosmogonía maya o en el universo mítico de los vikingos, donde el gran árbol del mundo mantiene y sostiene todo el universo”, señaló Abella.

Añade que hay que evitar las plantaciones masivas de monocultivos que pueden resultar muy rentables para las multinacionales que los implantan, pero que son catastróficos para los paisajes y las comunidades locales, porque acaban con la diversidad y consumen el agua de los territorios, agravando en suma los problemas ecológicos.

Finalmente, puntualiza que en las ciudades es donde resulta más difícil, pero más necesario cultivar esos grandes ejemplares que generan un clima saludable y benéfico para todos.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Policiaca

Cae con todo y bici a un canal

El hombre no sufrió graves lesiones pero quedó atrapado

Local

Se registró incremento de nuevos contagios de Covid

En las últimas 24 horas en Hidalgo hay 217 personas que dieron positivo a la enfermedad

Local

Más de cinco mil adultos mayores de 65 años tendrán pensión

Recibirán su medio de cobro para el último bimestre del presente año, noviembre-diciembre

Local

Se registró incremento de nuevos contagios de Covid

En las últimas 24 horas en Hidalgo hay 217 personas que dieron positivo a la enfermedad

Policiaca

Joven se electrocuta al pintar fachada de gimnasio

Fue trasladado al Hospital Regional de la Huasteca

Política

Mayores recursos no representa mayor democracia en el país, señalan especialistas

Plantean que se debe inducir adecuadamente a que los partidos políticos aprendan a reorganizar su gasto y definir prioridades que alienten el debate público

Local

CEMEX comprometida para reducir accidentes de ciclistas

Junto con las organizaciones civiles buscan garantizar la seguridad en calles, a través de un manual

Sociedad

Se han tomado decisiones tardías en rescate de mineros: investigadora de la UNAM

Para la integrante del Instituto de Geología de la UNAM podría ocurrir lo mismo que en Pasta de Conchos

Local

Hidalgo libre de viruela del mono

El segundo caso sospechoso en la entidad quedo descartado, informó la Secretaría de Salud de Hidalgo