/ domingo 5 de julio de 2020

Y los objetos preferidos en el confinamiento son

El MODO presenta la primera parte de la exposición Los objetos del confinamiento, armada con piezas del público

En un mes, más de 600 personas respondieron a la convocatoria del Museo del Objeto del Objeto, MODO, que invitaba a compartir digitalmente una fotografía de eso que ha marcado su cuarentena en casa, acompañado por una breve historia explicando las razones de la selección. Un primer centenar, elegido por el equipo de expertos del museo, ya está disponible online.

"Nos sorprendió la cantidad de fotografías y lo emotivo de las historias. Nos dimos cuenta que sí tocamos fibras sensibles en estos momentos de confinamiento y que resultó ser un buen mecanismo para que pudieran no sólo compartir, sino sacar sentimientos", cuenta Paulina Newman, directora del MODO.

Cortesía | Museo del objeto del objeto

"Necesitábamos crear algo no sólo a disposición de los visitantes, sino que también pudiéramos recibir de ellos sus pensamientos y sentimientos", explica la directora.

"El MODO lo que hace es resguardar la historia a través de los objetos", continúa Newman; este momento histórico es una oportunidad de registro, como ya antes hicieron con otras muestras, como la de 2018 sobre la historia de la democracia, que registraba hasta aquel año electoral y en la que la gente expresó sus ideas sobre la democracia, o la intención del voto.

Cortesía | Museo del objeto del objeto

Pero en este caso, "es un recuento de historias de las personas; hace tiempo tuvimos una exposición que trajimos de Croacia, que se llama El museo de las relaciones rotas y eso nos sirvió como inspiración, porque hicimos una convocatoria para que la gente nos contara sus historias de rompimiento, también a través de la donación de un objeto", relata.

"Una persona envió la foto de un robot que construyó y dice que llevaba muchos meses intentándolo, pero ahora gracias al confinamiento le pudo dedicar el tiempo para hacerlo; vi varios pads de yoga y me sorprendió cómo cada historia es diferente, porque el objeto en sí mismo no tiene valor, vale por lo que significa para cada uno de ellos. También cosas que tienen que ver con cocinar, se ve que en nuestra cultura mucho gira alrededor de la comida y el momento de convivir; o de hobbies, que antes no tenían tiempo de practicar, hay historias muy bonitas, por ejemplo, una que empezó a bordar y su mamá le regaló la caja de bordado de la abuela; bordó, bordó, bordó, hasta que se acabó todos los hilos de la abuela".

Cortesía | Museo del objeto del objeto

Los criterios de selección del material fueron la emotividad, la originalidad, lo divertido de las historias y que fueran de interés. "Se hizo un cuestionario de calificación y se seleccionó numéricamente, cada historia tuvo mínimo dos lectores y se seleccionaron para la primera entrega los objetos que tuvieran la más alta calificación en alguno, o varios de los criterios", explica Paulina Newman.

"En el momento que la persona nos platica quién se lo dio, a quién le recuerda, o por qué lo utiliza, la parte emotiva les da un peso", concluye la directora.

Cortesía | Museo del objeto del objeto

La convocatoria permanecerá abierta durante julio en el micrositio https://www.elmodo.mx/participa-los-objetos-del-confinamiento/

La muestra está en https://www.elmodo.mx/los-objetos-del-confinamiento/

Los criterios de selección del material fueron la emotividad, la originalidad, lo divertido de las historias y que fueran de interés

Cortesía | Museo del objeto del objeto


En un mes, más de 600 personas respondieron a la convocatoria del Museo del Objeto del Objeto, MODO, que invitaba a compartir digitalmente una fotografía de eso que ha marcado su cuarentena en casa, acompañado por una breve historia explicando las razones de la selección. Un primer centenar, elegido por el equipo de expertos del museo, ya está disponible online.

"Nos sorprendió la cantidad de fotografías y lo emotivo de las historias. Nos dimos cuenta que sí tocamos fibras sensibles en estos momentos de confinamiento y que resultó ser un buen mecanismo para que pudieran no sólo compartir, sino sacar sentimientos", cuenta Paulina Newman, directora del MODO.

Cortesía | Museo del objeto del objeto

"Necesitábamos crear algo no sólo a disposición de los visitantes, sino que también pudiéramos recibir de ellos sus pensamientos y sentimientos", explica la directora.

"El MODO lo que hace es resguardar la historia a través de los objetos", continúa Newman; este momento histórico es una oportunidad de registro, como ya antes hicieron con otras muestras, como la de 2018 sobre la historia de la democracia, que registraba hasta aquel año electoral y en la que la gente expresó sus ideas sobre la democracia, o la intención del voto.

Cortesía | Museo del objeto del objeto

Pero en este caso, "es un recuento de historias de las personas; hace tiempo tuvimos una exposición que trajimos de Croacia, que se llama El museo de las relaciones rotas y eso nos sirvió como inspiración, porque hicimos una convocatoria para que la gente nos contara sus historias de rompimiento, también a través de la donación de un objeto", relata.

"Una persona envió la foto de un robot que construyó y dice que llevaba muchos meses intentándolo, pero ahora gracias al confinamiento le pudo dedicar el tiempo para hacerlo; vi varios pads de yoga y me sorprendió cómo cada historia es diferente, porque el objeto en sí mismo no tiene valor, vale por lo que significa para cada uno de ellos. También cosas que tienen que ver con cocinar, se ve que en nuestra cultura mucho gira alrededor de la comida y el momento de convivir; o de hobbies, que antes no tenían tiempo de practicar, hay historias muy bonitas, por ejemplo, una que empezó a bordar y su mamá le regaló la caja de bordado de la abuela; bordó, bordó, bordó, hasta que se acabó todos los hilos de la abuela".

Cortesía | Museo del objeto del objeto

Los criterios de selección del material fueron la emotividad, la originalidad, lo divertido de las historias y que fueran de interés. "Se hizo un cuestionario de calificación y se seleccionó numéricamente, cada historia tuvo mínimo dos lectores y se seleccionaron para la primera entrega los objetos que tuvieran la más alta calificación en alguno, o varios de los criterios", explica Paulina Newman.

"En el momento que la persona nos platica quién se lo dio, a quién le recuerda, o por qué lo utiliza, la parte emotiva les da un peso", concluye la directora.

Cortesía | Museo del objeto del objeto

La convocatoria permanecerá abierta durante julio en el micrositio https://www.elmodo.mx/participa-los-objetos-del-confinamiento/

La muestra está en https://www.elmodo.mx/los-objetos-del-confinamiento/

Los criterios de selección del material fueron la emotividad, la originalidad, lo divertido de las historias y que fueran de interés

Cortesía | Museo del objeto del objeto


Policiaca

Reconocieron a 4 muertos de Omitlán

El Ministerio Público, los servicios periciales y agentes de la policía investigadora trabajan en la las indagatorias

Local

Hidalgo registra 16 feminicidios

Pachuca, con 3 casos, entre los 100 municipios del país con más incidencias

Sociedad

Dos alcaldes inauguran la lista negra de agresores

El registro nacional de personas sancionadas por violencia política contra mujeres se estrenó ayer

Finanzas

Hay 6 mil empresas de outsourcing ilegal

Representantes de las cúpulas empresariales solicitaron que el cambio legal tenga vigencia a partir de 2022

Sociedad

Hay que ir más allá de las cifras de feminicidio

Especialistas invitadas a la segunda sesión del Consejo Editorial con Perspectiva de Género de la OEM coinciden en la importancia de abordar las historias de las mujeres

Sociedad

No quedó nada de mi hija: madre de víctima

Soledad Jarquín le entregó a López Obrador 18 mil firmas para poner fin a la violencia contra las mujeres

Sociedad

Piden evaluación de presas en Chihuahua

En los hechos se le han extraído siete millones de metros cúbicos por día, aproximadamente, a la presa La Boquilla

Gossip

Julieta Venegas cumple 50 años celebrando su música

La cantante y compositora decidió compartir una experiencia musical que vivió en Montevideo, Uruguay, en este año tan complejo enmarcado por la pandemia por el coronavirus