/ jueves 14 de septiembre de 2017

Olinalá resguarda su aroma en una cajita

Guerrero adoptó el árbol lináloe para darle olor a una de sus más preciadas artesanías

El secreto de las cajitas de Olinalá está en su aroma. En este municipio enclavado en la región de la Montaña de Guerrero, habitan más de 23 mil personas, en su mayoría mujeres indígenas, sólo el diez por ciento se dedica a actividades ajenas a la elaboración de las coloridas y perfumadas artesanías.

¿A qué se debe su olor? el lináloe es el árbol mágico de donde se saca la madera para la elaboración de las cajitas; el proceso que dura dos años consiste en realizarle cortes en el tronco y las ramas más gruesas para que de manera natural, el árbol produzca  aceite o esencia a las zonas afectadas que  se impregnan de un perfume delicado,  que da origen a las auténticas cajitas de Olinalá.

Las cajitas de Olinalá tienen una historia de alrededor de 150 años, cuando comenzaron a elaborarse con lináloe, ya que antes, eran de otro tipo de madera, como pino o encino, pero no contaban con la magia del aroma que las caracteriza a nivel mundial.

Foto Martín Gómez Muños

 

Según los datos proporcionados por el director de la Unidad Olinalá del Instituto de Educación para el Trabajo de la SEP, Bernardo Rosendo Ponce, las técnicas de elaboración de estas artesanías son una herencia colonial de los objetos que provenían del Galeón de Manila, estos trazos influyeron la creación de otros productos como jícaras, bules, máscaras y otras figuras de la fauna local como jaguares, pájaros, venados, entre otros.

“Las técnicas son prehispánicas del maque y llegaron de Asia y de Europa; aún siguen vigentes en Uruapan, Michoacán, parte de Chiapas y Guerrero, pero la producción más profesional está en Olinalá”, expresó.

La producción de las cajitas de Olinalápuede tardar hasta una semana para terminar una sola, ya que son cinco técnicas las que se aplican:

Carpintería.  Llega la madera del lináloe, se elige y distingue por una marca negra que desprende el aroma que hace tan costosas las cajitas de Olinalá; también se hace el resanado y detallado de cada pieza.

Barnizado tradicional o laca de Olinalá. Se  aplica una capa que está integrada por cuatro componentes: el Toctetl que es una piedra que abunda en esa región , la calientan y muelen hasta hacerla polvo, este corresponde el 90 por ciento de todo;  después se aplica el Tecoxtle que es el pegamento natural y después el Tezicaltetl; para el color negro utilizan el carbón de encino o nanche y finalmente se le aplica el aceite de chía.

Rayado.Sobre la capa de barniz se realizan diversos dibujos a mano con una pluma de guajolote;  en la punta colocan una espina de maguey o de huizache, que sirven para perfeccionar los trazos y evitar que la pieza se raye no pase los estándares de calidad solicitados.

Foto Martín Gómez Muños

 

Secado y oro. Tras más de 24 horas de secado el cuarto paso es la colocación de la hoja de oro puro de 24 quilates, que se tiene que hacer con mucho cuidado, casi perfecto, porque es este componente el que eleva el costo de las cajitas de Olinalá y que da un toque de belleza en la imagen de esta artesanía.

Óleo.  Se refiere a la aplicación del óleo, con pinturas elaboradas por los artesanos con vegetales naturales, paisajes, animales y otras figuras pintadas sobre las líneas de oro puro. Se dejan secar por 24 horas para concluir el proceso.

En Olinalá se producen miles de cajitas al mes, todas elaboradas por los grupos indígenas y sus costos pueden variar, desde los 300 pesos, hasta los 10 mil; hay baúles de 80 centímetros que pueden tener un valor en el mercado de más de 50 mil pesos, todos hechos con madera de lináloe y con las cinco técnicas antes mencionadas.

Foto Martín Gómez Muños

 

Cabe mencionar, que a pesar que la cajita y demás artesanías de Olinalá son reconocidas a nivel internacional no pueden ser exportadas, debido a que no existe de manera oficial la denominación de origen, ya que hace falta establecer la Norma Oficial Mexicana para certificar a los artesanos y el proceso de elaboración, y así pasar el control de calidad exigido por todas las instituciones.

A pesar de ello,  han llegado a países como China, Japón, Argentina, Brasil, Cuba, España y Rusia a través de intercambios culturales, pero el objetivo es lograr comercializar los productos y que la economía de Olinalá crezca.

El principal Mercado de las cajitas de Olinalá en este momento es Puebla y la Ciudad de México, aunque durante todo el año, miles de turistas viajan varias horas hasta este municipio para adquirir las artesanías y disfrutar de sus bellezas, así como visitar el santuario de la Virgen de Guadalupe construido en el cerro más alto de Olinalá y donde acuden miles de personas a pedirle favores a la morenita del Tepeyac.

Foto Martín Gómez Muños

 

DESTACADO

- El árbol lináloe no es originario de OIinalá pero existen algunos ejemplares de este árbol en la región

-Olinalá significa “cerca de los terremotos”, la mayoría de sus habitantes hablan el náhuatl o el tlapaneco

- Existen 500 grupos de artesanos dedicados a la elaboración de cajitas y otros productos que ponen a la venta en diversos estados de la República.

Foto Martín Gómez Muños

 

 

 

El secreto de las cajitas de Olinalá está en su aroma. En este municipio enclavado en la región de la Montaña de Guerrero, habitan más de 23 mil personas, en su mayoría mujeres indígenas, sólo el diez por ciento se dedica a actividades ajenas a la elaboración de las coloridas y perfumadas artesanías.

¿A qué se debe su olor? el lináloe es el árbol mágico de donde se saca la madera para la elaboración de las cajitas; el proceso que dura dos años consiste en realizarle cortes en el tronco y las ramas más gruesas para que de manera natural, el árbol produzca  aceite o esencia a las zonas afectadas que  se impregnan de un perfume delicado,  que da origen a las auténticas cajitas de Olinalá.

Las cajitas de Olinalá tienen una historia de alrededor de 150 años, cuando comenzaron a elaborarse con lináloe, ya que antes, eran de otro tipo de madera, como pino o encino, pero no contaban con la magia del aroma que las caracteriza a nivel mundial.

Foto Martín Gómez Muños

 

Según los datos proporcionados por el director de la Unidad Olinalá del Instituto de Educación para el Trabajo de la SEP, Bernardo Rosendo Ponce, las técnicas de elaboración de estas artesanías son una herencia colonial de los objetos que provenían del Galeón de Manila, estos trazos influyeron la creación de otros productos como jícaras, bules, máscaras y otras figuras de la fauna local como jaguares, pájaros, venados, entre otros.

“Las técnicas son prehispánicas del maque y llegaron de Asia y de Europa; aún siguen vigentes en Uruapan, Michoacán, parte de Chiapas y Guerrero, pero la producción más profesional está en Olinalá”, expresó.

La producción de las cajitas de Olinalápuede tardar hasta una semana para terminar una sola, ya que son cinco técnicas las que se aplican:

Carpintería.  Llega la madera del lináloe, se elige y distingue por una marca negra que desprende el aroma que hace tan costosas las cajitas de Olinalá; también se hace el resanado y detallado de cada pieza.

Barnizado tradicional o laca de Olinalá. Se  aplica una capa que está integrada por cuatro componentes: el Toctetl que es una piedra que abunda en esa región , la calientan y muelen hasta hacerla polvo, este corresponde el 90 por ciento de todo;  después se aplica el Tecoxtle que es el pegamento natural y después el Tezicaltetl; para el color negro utilizan el carbón de encino o nanche y finalmente se le aplica el aceite de chía.

Rayado.Sobre la capa de barniz se realizan diversos dibujos a mano con una pluma de guajolote;  en la punta colocan una espina de maguey o de huizache, que sirven para perfeccionar los trazos y evitar que la pieza se raye no pase los estándares de calidad solicitados.

Foto Martín Gómez Muños

 

Secado y oro. Tras más de 24 horas de secado el cuarto paso es la colocación de la hoja de oro puro de 24 quilates, que se tiene que hacer con mucho cuidado, casi perfecto, porque es este componente el que eleva el costo de las cajitas de Olinalá y que da un toque de belleza en la imagen de esta artesanía.

Óleo.  Se refiere a la aplicación del óleo, con pinturas elaboradas por los artesanos con vegetales naturales, paisajes, animales y otras figuras pintadas sobre las líneas de oro puro. Se dejan secar por 24 horas para concluir el proceso.

En Olinalá se producen miles de cajitas al mes, todas elaboradas por los grupos indígenas y sus costos pueden variar, desde los 300 pesos, hasta los 10 mil; hay baúles de 80 centímetros que pueden tener un valor en el mercado de más de 50 mil pesos, todos hechos con madera de lináloe y con las cinco técnicas antes mencionadas.

Foto Martín Gómez Muños

 

Cabe mencionar, que a pesar que la cajita y demás artesanías de Olinalá son reconocidas a nivel internacional no pueden ser exportadas, debido a que no existe de manera oficial la denominación de origen, ya que hace falta establecer la Norma Oficial Mexicana para certificar a los artesanos y el proceso de elaboración, y así pasar el control de calidad exigido por todas las instituciones.

A pesar de ello,  han llegado a países como China, Japón, Argentina, Brasil, Cuba, España y Rusia a través de intercambios culturales, pero el objetivo es lograr comercializar los productos y que la economía de Olinalá crezca.

El principal Mercado de las cajitas de Olinalá en este momento es Puebla y la Ciudad de México, aunque durante todo el año, miles de turistas viajan varias horas hasta este municipio para adquirir las artesanías y disfrutar de sus bellezas, así como visitar el santuario de la Virgen de Guadalupe construido en el cerro más alto de Olinalá y donde acuden miles de personas a pedirle favores a la morenita del Tepeyac.

Foto Martín Gómez Muños

 

DESTACADO

- El árbol lináloe no es originario de OIinalá pero existen algunos ejemplares de este árbol en la región

-Olinalá significa “cerca de los terremotos”, la mayoría de sus habitantes hablan el náhuatl o el tlapaneco

- Existen 500 grupos de artesanos dedicados a la elaboración de cajitas y otros productos que ponen a la venta en diversos estados de la República.

Foto Martín Gómez Muños

 

 

 

Policiaca

Chocan en el Colosio contra un poste y quedan prensados

Las cuatro personas que resultaron lesionadas tuvieron que ser liberadas del vehículo

Regional

Cerveza de estudiantes a expo nacional

Este prototipo de bebida fue creado por los estudiantes del Programa Educativo de Ingeniería en Industrias Alimentarias, del Instituto Tecnológico Superior del Oriente del Estado de Hidalgo

Local

Autorizan fijar límites entre Pachuca y Zapotlán

La presente fue propuesta por el concejero vocal municipal Eder Arenas Pacheco, quien argumentó la necesidad de atender con mayor garantía la infraestructura urbana