/ jueves 15 de agosto de 2019

Las charcas salinas de Celestún, la joya del mundo maya

La sal de Celestún es uno de los más recomendables productos orgánicos para cocinar

Celestún significa, en lengua maya, “espanto de piedra”, por derivarse de los vocablos Celes, espanto y Tun piedra. Está ubicada al oeste de la Península de Yucatán, a unos 180 kilómetros de la ciudad de Mérida.


Desde hace algunas décadas, la Reserva de la Biosfera Ría Celestún ha ganado fama gracias a sus esteros que albergan una de las mayores concentraciones de flamingos rosas, a sus bellos manglares y a las enormes charcas de sal que lo han convertido en uno de los principales exportadores de este condimento a nivel nacional.

Foto: Brenda Vega


Se dice que, desde tiempos prehispánicos, los mayas recolectaban sal de las costas yucatecas para conservar y preparar sus alimentos. La obtenían evaporando el agua de las charcas con la luz de sol.


Dichas charcas obtienen su color rosado de una artemia que habita ahí, se trata de un crustáceo de color rosa intenso que, por ende, también le da color a la sal y a los flamingos que se alimentan de ella.


Hoy en día los salineros provenientes de comunidades cercanas a Celestún siguen obteniendo la sal de forma artesanal. Su jornada comienza a las seis de la mañana cuando aun no sale el sol y se puede entrar a las charcas, ya que alrededor de las 11 de la mañana el agua comienza a calentarse con el sol y el trabajo se vuelve imposible. La profundidad de cada charca es muy poca, pero aun así llegan hasta dentro a bordo de balsas o en carretas para poder depositar en ellas las sal que obtienen ayudados de palas.

Foto: Brenda Vega



Cuando tienen la sal suficiente la dejan escurrir y secar al sol de forma natural en montículos acomodados a la orilla de la charca; al principio es de color rosa, pero cuando se seca se vuelve blanca.


Celestún es el segundo exportador de sal en el estado, tan solo después de la salinera en Las Coloradas, un puerto ubicado en el litoral norte de la península de Yucatán perteneciente al municipio de Río Lagartos, donde también sus habitantes se dedican a la pesca y a la industria salinera, muy importante en la región.

aderezo@oem.com.mx

Celestún significa, en lengua maya, “espanto de piedra”, por derivarse de los vocablos Celes, espanto y Tun piedra. Está ubicada al oeste de la Península de Yucatán, a unos 180 kilómetros de la ciudad de Mérida.


Desde hace algunas décadas, la Reserva de la Biosfera Ría Celestún ha ganado fama gracias a sus esteros que albergan una de las mayores concentraciones de flamingos rosas, a sus bellos manglares y a las enormes charcas de sal que lo han convertido en uno de los principales exportadores de este condimento a nivel nacional.

Foto: Brenda Vega


Se dice que, desde tiempos prehispánicos, los mayas recolectaban sal de las costas yucatecas para conservar y preparar sus alimentos. La obtenían evaporando el agua de las charcas con la luz de sol.


Dichas charcas obtienen su color rosado de una artemia que habita ahí, se trata de un crustáceo de color rosa intenso que, por ende, también le da color a la sal y a los flamingos que se alimentan de ella.


Hoy en día los salineros provenientes de comunidades cercanas a Celestún siguen obteniendo la sal de forma artesanal. Su jornada comienza a las seis de la mañana cuando aun no sale el sol y se puede entrar a las charcas, ya que alrededor de las 11 de la mañana el agua comienza a calentarse con el sol y el trabajo se vuelve imposible. La profundidad de cada charca es muy poca, pero aun así llegan hasta dentro a bordo de balsas o en carretas para poder depositar en ellas las sal que obtienen ayudados de palas.

Foto: Brenda Vega



Cuando tienen la sal suficiente la dejan escurrir y secar al sol de forma natural en montículos acomodados a la orilla de la charca; al principio es de color rosa, pero cuando se seca se vuelve blanca.


Celestún es el segundo exportador de sal en el estado, tan solo después de la salinera en Las Coloradas, un puerto ubicado en el litoral norte de la península de Yucatán perteneciente al municipio de Río Lagartos, donde también sus habitantes se dedican a la pesca y a la industria salinera, muy importante en la región.

aderezo@oem.com.mx

Policiaca

Repartidor de pan muere en balacera

El intercambio de plomo se dio entre policías y probables delincuentes que robaron un tractocamión

Local

Casi tres mil personas viven con VIH-Sida

Desde el año 2015 a la fecha, el diagnóstico de casos positivos a VIH–Sida ha ido en aumento

Local

Solo 150 negocios han tramitado apoyo

También pueden gestionarlo locatarios de tres mercados situados en el centro de Pachuca

Regional

Fallece Saúl Uribe, defensor del patrimonio histórico

Víctima del coronavirus a los 92 años, el reconocido abogado dejó un importante legado cultural

Doble Vía

Pide a domicilio y ayuda a perritos maltratados

Una compañía delivery busca reunir medio millón de pesos para asistir a canes abandonados y en situación vulnerable

Justicia

Decomisan 220 kilos de fentanilo en el AICM procedente de España

La mercancía se encontraba envuelta en bidones que al interior contenían bolsas de plástico con polvo color beige

Justicia

Víctimas de Acteal exigen retirar base militar en comunidad de Majomut

"Consideramos que es momento que la paz, la armonía comunitaria retorne a nuestras comunidades", expresaron las víctimas

Futbol

En dramático final, PSG es el primer semifinalista de la Champions League

En una remontada espectacular, el Paris Saint-Germain acabó con los sueños del Atalanta

Ciencia

¿Qué tan efectivo es tu cubrebocas? Estudio revela eficacia de cada modelo

Las bandanas de trekking o las pañoletas, son las menos seguras, ya que al no estar diseñadas para filtrar el aire, su eficiencia es nula