/ sábado 27 de octubre de 2018

Desfile de Día de Muertos concluye en el Zócalo Capitalino con homenaje a migrantes

Cerca de dos millones de espectadores, asistieron, algunos con el rostro pintado simulando calaveras, con máscaras o de plano ataviados de esqueletos

La muerte vestida de colores, con música y aromas transitó por el corredor Reforma-Centro Histórico en el desfile anual de Día de Muertos, en esta ocasión en homenaje a los migrantes que en el paso a otras tierras ajenas a su origen han perdido la vida.

Un verdadero carnaval de calaveras, catrinas, cráneos y todas esas expresiones culturales y sincréticas que sorprenden a turistas extranjeros y que forman parte de la tradición mexicana se organizó en la Estela de Luz, desde donde iniciaron el recorrido.

Foto: Roberto Hernández

Ante miles de personas recorrieron un tramo de Paseo de la Reforma, continuaron por avenida Juárez hasta la calle Madero y desembocaron en el Zócalo capitalino, donde cerca de dos millones de espectadores pudieron disfrutar el espectáculo místico y cultural.

El desfile organizado por el Consejo de Promoción Turístico de México y la Secretaría de Cultura inició con el tema de la Gran Tenochtitlán, donde una parvada de colibríes verdes tornasol inflables, hombres-balsas y arcos escenificaron la mística de la migración, el tránsito y el último viaje.

Un hombre ataviado como guerrero azteca sobre una pirámide en medio de una neblina verde, tocando un gran tambor de cuero, anunciaba el gran espectáculo lleno de colorido, música y mística.

Otros pasajes históricos, como la llegada de los exploradores europeos al continente Americano en las tres carabelas, las raíces africanas y del lejano oriente con dos dragones inflables, uno naranja y otro negro con dorado, eran elevados por los aires.

Foto: Roberto Hernández

En medio de mares de gente, tortugas y ballenas inflables de grandes dimensiones, que parecían flotar en medio de los monumentos históricos, causaron furor y admiración de los presentes.

La ciudad como refugio y centro diverso fueron dos temas caracterizados por el personaje de Lázaro Cárdenas a bordo de un automóvil de los años 30, cuando dio refugio a los españoles que huían de la Guerra Civil Española. Atrás un carro alegórico simulando un barco en donde calaveras-migrantes saludaban a la concurrencia.

Foto: Roberto Hernández

Así, como calaveras gigantes estuvieron artistas y escritores que han encontrado refugio en México, como el escritor Gabriel García Márquez que por años vivió aquí, el cineasta Luis Buñuel, la pintora Remedios Varo, el poeta León Felipe, entre otros.

El tzompantli o muro formado por cráneos humanos de quienes en la época prehispánica morían en los sacrificios humanos, un xoloitzcuintle y una Frida Kahlo gigantes también emocionaron a la gente.

Foto: Roberto Hernández

Expresiones culturales y características de los estados invitados, Oaxaca, Aguascalientes, San Luis Potosí y Michoacán, como las mariposas monarcas y el baile de los viejitos, también recorrieron las calles.

Antes, durante horas, la multitud de capitalinos, visitantes nacionales y extranjeros, esperaron el paso del contingente multicolor y multicultural, a lo largo del kilómetro que duró el recorrido y en el que se colocaron vallas de metal para evitar algún incidente.

Foto: Roberto Hernández

Un estimado de cerca de dos millones de espectadores, algunos con el rostro pintado simulando calaveras, con máscaras o de plano ataviados de esqueletos, catrines o catrinas se abría paso para llegar a un punto desde donde poder observar el desfile.

Sin embargo, muchos no pudieron ver más que los inflables a pesar de esperar por horas el evento que inició a las 16:00 en la Estela de Luz.

Foto: Daniel Hidalgo

Sin embargo, mil 200 voluntarios y 100 de Catrina Fest a bordo de carros alegóricos, empujables y que cargaron inflables, mojigangas, marionetas y catrinas gigantes, cumplieron su propósito de deleitar a los cerca de dos millones de personas que se calcula reunió este evento.

La llovizna que por ratos se dejó caer no desanimó a niños, jóvenes, adultos, adultos mayores, personas con discapacidad que esperaron, algunos desde muy temprano, el paso de los diferentes contingentes para celebrar el Día de Muertos en un desfile colorido por tercer año consecutivo.

Foto: Daniel Hidalgo

La muerte vestida de colores, con música y aromas transitó por el corredor Reforma-Centro Histórico en el desfile anual de Día de Muertos, en esta ocasión en homenaje a los migrantes que en el paso a otras tierras ajenas a su origen han perdido la vida.

Un verdadero carnaval de calaveras, catrinas, cráneos y todas esas expresiones culturales y sincréticas que sorprenden a turistas extranjeros y que forman parte de la tradición mexicana se organizó en la Estela de Luz, desde donde iniciaron el recorrido.

Foto: Roberto Hernández

Ante miles de personas recorrieron un tramo de Paseo de la Reforma, continuaron por avenida Juárez hasta la calle Madero y desembocaron en el Zócalo capitalino, donde cerca de dos millones de espectadores pudieron disfrutar el espectáculo místico y cultural.

El desfile organizado por el Consejo de Promoción Turístico de México y la Secretaría de Cultura inició con el tema de la Gran Tenochtitlán, donde una parvada de colibríes verdes tornasol inflables, hombres-balsas y arcos escenificaron la mística de la migración, el tránsito y el último viaje.

Un hombre ataviado como guerrero azteca sobre una pirámide en medio de una neblina verde, tocando un gran tambor de cuero, anunciaba el gran espectáculo lleno de colorido, música y mística.

Otros pasajes históricos, como la llegada de los exploradores europeos al continente Americano en las tres carabelas, las raíces africanas y del lejano oriente con dos dragones inflables, uno naranja y otro negro con dorado, eran elevados por los aires.

Foto: Roberto Hernández

En medio de mares de gente, tortugas y ballenas inflables de grandes dimensiones, que parecían flotar en medio de los monumentos históricos, causaron furor y admiración de los presentes.

La ciudad como refugio y centro diverso fueron dos temas caracterizados por el personaje de Lázaro Cárdenas a bordo de un automóvil de los años 30, cuando dio refugio a los españoles que huían de la Guerra Civil Española. Atrás un carro alegórico simulando un barco en donde calaveras-migrantes saludaban a la concurrencia.

Foto: Roberto Hernández

Así, como calaveras gigantes estuvieron artistas y escritores que han encontrado refugio en México, como el escritor Gabriel García Márquez que por años vivió aquí, el cineasta Luis Buñuel, la pintora Remedios Varo, el poeta León Felipe, entre otros.

El tzompantli o muro formado por cráneos humanos de quienes en la época prehispánica morían en los sacrificios humanos, un xoloitzcuintle y una Frida Kahlo gigantes también emocionaron a la gente.

Foto: Roberto Hernández

Expresiones culturales y características de los estados invitados, Oaxaca, Aguascalientes, San Luis Potosí y Michoacán, como las mariposas monarcas y el baile de los viejitos, también recorrieron las calles.

Antes, durante horas, la multitud de capitalinos, visitantes nacionales y extranjeros, esperaron el paso del contingente multicolor y multicultural, a lo largo del kilómetro que duró el recorrido y en el que se colocaron vallas de metal para evitar algún incidente.

Foto: Roberto Hernández

Un estimado de cerca de dos millones de espectadores, algunos con el rostro pintado simulando calaveras, con máscaras o de plano ataviados de esqueletos, catrines o catrinas se abría paso para llegar a un punto desde donde poder observar el desfile.

Sin embargo, muchos no pudieron ver más que los inflables a pesar de esperar por horas el evento que inició a las 16:00 en la Estela de Luz.

Foto: Daniel Hidalgo

Sin embargo, mil 200 voluntarios y 100 de Catrina Fest a bordo de carros alegóricos, empujables y que cargaron inflables, mojigangas, marionetas y catrinas gigantes, cumplieron su propósito de deleitar a los cerca de dos millones de personas que se calcula reunió este evento.

La llovizna que por ratos se dejó caer no desanimó a niños, jóvenes, adultos, adultos mayores, personas con discapacidad que esperaron, algunos desde muy temprano, el paso de los diferentes contingentes para celebrar el Día de Muertos en un desfile colorido por tercer año consecutivo.

Foto: Daniel Hidalgo

Policiaca

Camioneta cayó 100 metros a un barranco

Todos los heridos fueron ingresados al Hospital Regional de Huejutla

Local

Tribunal Electoral de Hidalgo reencausa juicios

Los enviaron a la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena

Local

Participa Tizayuca en sesión de seguridad en Salud

Junto con otros ayuntamientos, acordaron implementar nuevas medidas sanitarias

Policiaca

Reblandece suelo y se hunde la maquinaria

Además se derrumbó parte de una barda que cae sobre el mismo camión

Policiaca

Camioneta cayó 100 metros a un barranco

Todos los heridos fueron ingresados al Hospital Regional de Huejutla

Policiaca

Incendios forestales en Tenango y Acaxochitlán

En ambos casos se desconoce el número de hectáreas consumidas por las llamas

Policiaca

Automóvil incendiado en plena carretera

Quedó envuelto en llamas y casi inservible, poniéndose a salvo los ocupantes

Policiaca

Automóviles chocan en crucero

Modernas unidades, quedaron destrozadas del frente

Local

No existen los paros técnicos

En caso de contingencia, se suspende la relación laboral