imagotipo

Mujeres en Hidalgo

  • Liliana Castillo

Pachuca, Hidalgo.- Leonor Hernández Reyes y Lourdes López Camacho, ambas originarias de Ixmiquilpan, y María Apolinar Trejo, de Chilcuautla son bordadoras tradicionales de telares de cintura.
En un trabajo totalmente artesanal, las tres han dado un giro a formas, diseños y colores para crear artículos de decoración, de alta calidad, que hoy ocupan un lugar privilegiado en países de Europa.
Trabajando para la empresa Coramodi (hecho con amor), las bordadoras costureras han innovado para convertir caminos de cama, de mesa, y cojines y verdaderas obras de arte.
Su experiencia no es menor. De 18 a 35 años siguiendo tradiciones y herencias familiares.
“Desde hace 18 años me dedico a la costura. Un tiempo colaboré con diseñadoras. Después en mi casa, con mi propia máquina de coser trabajaba. Integrarme a una empresa con una nueva visión de impulso al trabajo manual y artesanal, me costó mucho trabajo. Pero poco a poco logramos piezas única que son altamente valoradas”.
Resalta el orgullo de que cada una de las piezas pueda llegar a otros lugares, y se conozca parte de las tradiciones que tiene México e Hidalgo.
María Apolinar conoció el telar de cintura cuando niña. Admiraba el trabajo que realizaba su tía, y ella trataba de imitarla apenas con unas ramas de árbol.
Esta diversión se convirtió en su oficio durante 20 años que lleva tejiendo en el telar.
“Me gusta mucho hacer dibujos en rebosos y morrales. Cuando terminábamos las piezas eran vendidas en Pachuca, en el Centro Minero. Nuestro trabajo era tan bueno que incluso expusimos en varias plazas, incluyendo la de Toluca”.
En el proyecto de cambio se integró al colaborar para la nueva decoración del Hotel del Tephé. Las habitaciones cuentan con el toque especial que dan los bordados sobre las camas y los cojines.
“Aprendimos a trabajar de otra forma, con colores más alegres, nuevas figuras. Incursionamos en la modernidad”.
Leonor Hernández Reyes, de San Nicolás Ixmiquilpan tiene 35 años bordando y elaborando artesanía.
Toda su familia se ha dedicado a ello, y se siente muy orgullosa de contar con tal herencia de sus antepasados.
“En los últimos años hemos aprendido como la artesanía se puede transformar, e incluso aumentar su belleza, al dar vida a otro tipo de productos que hoy las nuevas generaciones demandan.
“Es necesario estar inmersos en la modernidad. Creo que los artículos de decoración que confeccionamos tienen un enfoque diferente, sin dejar de ser artesanía tradicional hidalguense”.
“Cambio de hilos, telas, diseños. Nuevas creación. Trabajos que no siempre todos valoran, pero que hoy ocupan un lugar especial. Ojalá que los mexicanos valoraron tanto, como los extranjeros, toda la tradición, dedicación y cariño que lleva inmersa cada pieza”.
Lourdes Valencia Torres, investigadora del Instituto Rowwet de Nutrición de la Universidad de Aberdeen.
Sus investigaciones en neurociencia la han llevado a irrumpir en un área en la que predominan los hombres. Trabaja en un proyecto que busca desarrollar nuevos fármacos para tratar el sobrepeso y la diabetes desde una perspectiva integral. Los avances de esta investigación fueron publicados en 2016 en una revista científica internacional de alto prestigio. Lourdes es también una ferviente promotora de la inclusión de las mujeres en la ciencia y corredora asidua de maratones.