imagotipo

Mujeres en Hidalgo

  • Liliana Castillo

Cuatro perfiles de éxito en escenarios diferentes

>> GLADYS Mora Luna. Foto: El Sol de Hidalgo.

                               >> GLADYS Mora Luna. Foto: El Sol de Hidalgo.

Pachuca, Hidalgo.- Si algo caracteriza a Gladys Mora Luna es su sentido de responsabilidad, el amor a su familia y su espíritu emprendedor e innovador.
Licenciada en Derecho por el Centro Hidalguense de Estudios Superiores, cuenta con una especialidad en Derecho Constitucional y Amparo.
Además de estar al frente del despacho jurídico Rico Mora y Asociados, donde atiende asuntos en materia familiar, es directora general de la Constructora Rimora y creadora y diseñadora de la marca comercial Manola, ropa para dama y niña con detalles en bordados de Tenango.
Forma parte de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias, Capítulo Hidalgo, donde fue parte del consejo directivo, y de la Fundación Impulso Rosa.
Dentro de su experiencia laboral, destaca su labor como secretaria de Acuerdos en los juzgados Primero Familiar y Tercero Familiar del distrito judicial de Pachuca.
“Tras mi desempeño en la administración pública, decidí emprender mi propio negocio de la mano de una gran socia. Juntas como abogadas abrimos el despacho hace ocho años. La construcción ha sido un negocio familiar de siempre. Mi esposo se ha dedicado a ello con gran afán, bajo el nombre de Espacios Residenciales, aunque hoy también participa en la Procuraduría General de Justicia, como subprocurador de Derecho Humanos”.
Con toda esta experiencia, pero esta vez de la mano de su hija María José, estudiante de Arquitectura, abre hace un par de años una nueva constructora: Rimora.
“Ella diseña proyectos, planos, y nosotros los materializamos. Empezamos a hacer obra pública. Nuestro compromiso, calidad y responsabilidad nos han llevado a crecer poco a poco. Nos gusta cumplir y hacerlo bien”.
Su fuerte, menciona, es la obra pública y la construcción de vivienda en todos los niveles. En la empresa familiar han construido los fraccionamientos San Cristóbal, Villa Fontana, San Idelfonso, Esmeralda y Viñedos.
“Nos hace buenos la calidad de la construcción. El ser innovadores con desarrollos que no existían en Pachuca, integrados con áreas comunes, salón de usos múltiples, gimnasio, alberca, parque, caseta de vigilancia, cámaras de seguridad, circuito cerrado, en fin, todo para privilegiar la seguridad”.
En cuanto a obra pública resalta drenaje, alcantarillado, construcción y remodelación de edificios, oficina y diseño de interiores.
“Como constructores ofertamos vivienda con créditos hipotecarios, y operaciones de contado. Contamos con vivienda de interés social, semirresidencial y residencial. Insisto, nos respalda la calidad de los materiales, tiempo y la atención directa con los compradores. Es un negocio que cuidamos porque es nuestro patrimonio”.
Plena, feliz, con 22 años de matrimonio, afirma que los esfuerzos diarios se materializan siempre en su familia.
“Mi esposo Mario Rico Moreno y yo estamos convencidos de lo que queremos hacer por nosotros y para nuestros hijos”.
Trabajando, haciendo lo que le gusta, se esfuerza por que el tiempo le alcance para cubrir todos los espacios.
“Las personas que logran tener lo que siempre soñaron no se quedaron con el hubiera. Hoy estoy en una etapa de mi vida en que disfruto todos estos logros con mi familia”.
Y es justamente como un tema familiar que la marca Manola surge, y en apenas unos meses ha logrado posesionarse en el gusto de las hidalguenses.
“Se llama Manola porque así se llama mi hija la más pequeña, y al principio eran diseños para ella. Después pensamos en comercializarla. Tenemos unos meses con la marca de ropa, con un toque moderno, pero con el sello hidalguense. Para lograrlo, tres familias de bordadoras de Tenango nos apoyan”.
Así han logrado estar en varias exposiciones, y fueron la marca principal de la primera pasarela por La Inclusión, realizada en el Tuzofórum.
“Quiero hacer crecer la producción de Manola, e impulsar un proyecto de obra pública; además, estamos por construir un desarrollo semirresidencial en Querétaro, del que se encargaría directamente María José, que vive en esa ciudad.
“También con Impulso Rosa apoyamos a tres emprendedoras que hacen dulces, buscando áreas fijas donde puedan vender”.

>> MONSERRAT Jiménez. Foto: El Sol de Hidalgo.

                    >> MONSERRAT Jiménez. Foto: El Sol de Hidalgo.

Monserrat Jiménez Fernández es FreeLancer en diseño. Actualmente impulsa su propia empresa KALI, dedicada a la elaboración de arreglos florales para eventos corporativos, privados, y también ofrece el servicio de ambientación para mesas.
Me fascina, es algo muy femenino. Hago cosas muy diferentes. En el diseño lo menos es más, y llegar a la simplicidad es lo más difícil. No se trata de una flor con follaje, sino de toda una composición, donde cada elemento le da un toque especial”.
Licenciada en Diseño Textil por la Universidad Iberoamericana, cuenta con capacitación en Diagnóstico Participativo Comunitario Artesanal del municipio de Thdziu, Impacto Social del Diseño MX Design, Tintes Naturales, Visual Merchandising y Arquitectura Floral.
La punta del desarrollo de su creatividad inició en Tulancingo, trabajando en una fábrica de linos que se exportaban a Alemania, dentro de un proyecto que aprovechaba la tela que no se utilizaba para elaborar prendas, combinando el arte de mujeres de Tenango, todo esto a través de una asociación. Ella era la encargada de la experimentación textil.
“Sacamos una primera colección con el excedente y quedó increíble”.
Después desarrolló la idea completa de un nuevo concepto de restaurante, apoyándose en su personalidad multifacética, creativa y con gran gusto por los retos.
“El diseño textil es la base a miles de opciones; manejé desde la concepción de la idea. Siempre me ha gustado lo diferente y no quedarme en mi zona de confort”.
El restaurante se llamó Hoja Seca, y estuvo ubicado en la colonia Doctores, en Pachuca, en una casa antigua remodelada ex profeso para ese giro.
“Mi novio, que es cocinero, y yo desarrollamos la idea durante casi un año; fue un concepto muy interesante, donde podías sentirte en casa y escuchar incluso la música que te gustaba. La experiencia que tenías al llegar a este lugar era increíble”.
Pero el restaurante cerró y la pareja decidió iniciar una nueva aventura empresarial, pero esta vez en San Miguel de Allende, Querétaro.
“Arrancamos con la empresa de un camión de comida, con una carta muy amplia y muy rica; al principio nos fue muy bien, nuestros clientes fuertes eran extranjeros. En sociedad con mi hermana y mi novio, yo me hice cargo de la imagen. Se llamó La Agustina”.
El negocio fue viento en popa, hasta que autoridades municipales intervinieron y ante tantas trabas, decidieron vender y probar con otro giro.
“Retomé lo aprendido en mi carrera, y en un espacio que era de la fábrica textilera La Aurora, dedicado al arte y al diseño con muchas galerías, trabajé más de un año. Se ofrecía de todo, desde decorativo, abstracto y firmas de cierto prestigio”.
Como vendedora explicaba la obra, datos del artista.
“Quien compra un cuadro es porque le gusta coleccionar y tiene el dinero para ello”, dice.
Fue un trabajo interesante y complicado.
“Un ambiente difícil, ambicioso y también dictador, manejado por una comunidad judía. Aprendí muchas cosas, pero me salí de ese trabajo para dedicarme a mi titulación”.
Tras culminar este proceso académico, pensó que tenía que encontrar algo que la apasionara y donde pusiera en práctica lo aprendido.
“Como diseñador sabes muchas cosas y, a la vez, no sabes nada. Siempre me han gustado las flores, así que tomé cursos, ya tenía las bases y me encanto”.

>> EMMA Pineda. Foto: El Sol de Hidalgo.

                           >> EMMA Pineda. Foto: El Sol de Hidalgo.

Emma Claudia Pineda López es odontóloga de profesión, docente por convicción y feliz con decisión.
Es cirujano dentista por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, maestra en Psicopedagogía Humanista y doctora en Gestión Pedagógica Humanista.
“Desde niña me vi en las aulas. Estudié Odontología y, a la par, me desarrollé en cuestiones pedagógicas. Realicé mi servicio social en nivel básico. Abrí mi consultorio y también entré a laborar en una estancia infantil en Fomento a la Salud; ahí hice vínculo y viví la experiencia educativa”.
Especialista en su tema, combina lo pedagógico y lo educativo como una oportunidad para transformar la sociedad.
Ha tenido la oportunidad de laborar en todos los niveles educativos, desde la educación inicial hasta posgrado y actualmente presta sus servicios en el bachillerato tecnológico en el área de Puericultura, a nivel licenciatura en las carreras de Pedagogía y Cirujano Dentista. Así como en las maestrías de Formación Docente y Educación.
“Comencé porque me invitaron a impartir cátedra a nivel medio superior y superior; ahí me di cuenta que había muchas carencias y que estar frente a grupo implica gran compromiso”.
Eso la llevó a ampliar sus estudios y enfocarse a la parte emocional.
“Cada uno de los actores educativos tenemos un compromiso para generar ambientes adecuados, donde los estudiantes no solo adquieran aprendizajes de carácter fáctico. Lo que hoy requieren es que dejemos de verlos como simples alumnos, y los visualicemos como seres que piensan, crean, sienten, indagan, son críticos, analizan y son un mundo”.
Sugiere que los docentes deben ser y hacer la diferencia, creando felicidad en las aulas. Este concepto junto con el manejo de emociones es lo que ella promueve en las charlas que imparte en los ámbitos local y nacional.
“Hay muchas estancias infantiles, pero, desafortunadamente, quienes están al frente no siempre tienen la capacidad para realizar bien su labor. Les hacen falta conocimientos técnicos y sensibilización”.
Con 14 años de experiencia en el área de Puericultura, ha promovido la importancia de la formación de los agentes educativos que tiene a su cargo ese sector, enfocando el interés en crear felicidad en las aulas, manejo de emociones y límites en la etapa inicial.
“Es importante que las emociones, así como las virtudes y los valores se manejen como pilar fundamental en la formación de los agentes educativos encargados de los pueriles”.
Considera que el trabajo con nños es un gran compromiso, por lo que debe ser bien remunerado.
“Es mi interés poner en marcha proyectos con grupos de agentes educativos donde puedan generar de manera particular sus propias empresas y prestar sus servicios generando compensaciones monetarias más satisfactorias de acuerdo con sus expectativas, y de igual manera redes de padres y madres de familia donde se fomente el cuidado en puericultura, disciplina con amor y otros temas”.

>> KIM Ramos. Foto: El Sol de Hidalgo.

                                    >> KIM Ramos. Foto: El Sol de Hidalgo.

Kim Ramos, subsecretaria de Relaciones Intergubernamentales de la Oficina del presidente de la Asamblea Estatal de Nueva York.
La mayor experiencia profesional de Kim Ramos ha sido abrir caminos para que políticos y organizaciones latinas puedan “navegar el sistema, conocer el presupuesto y llegar a la gente correcta”.
Así adquirió las herramientas para tender puentes en la Asamblea Estatal de Nueva York, donde es subsecretaria de Relaciones Intergubernamentales de la Oficina del presidente, Carl Heastie. Desde 2002, Ramos fue asesora y vicepresidenta de MirRam, el grupo de los consultores políticos Luis Miranda y Roberto Ramírez, que estuvo detrás de las campañas por el Senado Federal de Charles Schumer, Hillary Clinton y Kirsten Gillibrand..
En 2015, Carl Hastie se convirtió en el presidente de la Asamblea, siendo el primer afroamericano en tener esa posición y quien es de El Bronx como Kim Ramos. “Vi que había una gran oportunidad de trabajar a nivel del estado en problemas que afectan a todos, haciendo lo que sabía pero a mayor escala”, recuerda. A cambio, tuvo que dejar su zona de confort, la firma donde “todos se conocen muy bien”.
Por eso, lo más difícil de su cambio profesional “ha sido lograr ese nivel de confianza otra vez y construir nuevas relaciones”. Su paso por MirRam le legó una filosofía que hoy aplica en la división de Relaciones Intergubernamentales: “No debes ser una mente cuadrada, no todo sigue un camino recto y siempre debes encontrar algo original”.